Comunidad se reúne para cosechar 450 acres en 10 horas para ayudar a granjero con cáncer terminal

Por Louise Bevan
29 de Junio de 2020
Actualizado: 29 de Junio de 2020

Carl Bates estaba dirigiendo una granja de cereales en Galva, Illinois, cuando le diagnosticaron un cáncer metastásico y le dieron solo unos meses de vida. En ese momento, no solo su familia luchaba con el corazón roto por esta devastadora noticia, sino que su sustento pendía de un hilo.

Carl Bates en una foto cuando era joven (Cortesía de Pamela Bates)

En el verano de 2015, poco después del diagnóstico de Carl, su familia pidió ayuda a amigos y familiares provisionalmente para la cosecha de maíz, con la esperanza de limitar sus pérdidas y ayudar a pagar las crecientes facturas médicas de Carl. No hace falta decir que quedarán impresionados por lo ocurrido.

En una muestra de solidaridad con el agricultor enfermo, apareció la comunidad local de Galva con toda su fuerza, y ese se convirtió en un día de cosecha inolvidable.

En una entrevista por correo electrónico con The Epoch Times, la esposa de Carl, Pamela Bates, compartió su versión del día de la cosecha que nunca olvidará, los buenos recuerdos de su difunto marido, Carl, y el libro que nació cuando un pueblo se unió para ayudarlos.

Devastadoras noticias

“Empezamos a salir cuando yo tenía 15 y él 16, así que fuimos novios de la escuela”, empezó Pam. “Nos casamos cinco años después de empezar a salir y estuvimos casados 34 años”.

Carl fue un sobreviviente de cáncer infantil y le dijeron que nunca tendría hijos. Sin embargo, Carl y Pam tuvieron dos hijos juntos, “un milagro del que él siempre estuvo agradecido”, dijo Pam. El 31 de julio de 2015, el diagnóstico de cáncer terminal del granjero fue un doloroso golpe para toda la familia.

“Él siempre fue mi persona fuerte”, reflexionó Pam. “Su paz me dio paz. Cuando le preguntaron si quería que rezáramos por un milagro, dijo: ‘Ya tuve mis milagros; no puedo ser codicioso'”.

Voluntarios que llegaron el día de la cosecha el 25 de septiembre de 2015 (Cortesía de Pamela Bates)

Un propósito común

Sin embargo, resultó que aún quedaba por realizar un poderoso milagro para el amado patriarca.

Carl ingresó a un hospital para enfermos terminales de cáncer, pero la época de la cosecha se acercaba rápidamente. Como Carl no podía cosechar debido a su condición, la familia Bates decidió pedir ayuda a algunas personas seleccionadas. Sin embargo, después de que la familia decidió correr la voz, la participación fue nada menos que extraordinaria.

“Dan, el primo de Carl, puso en marcha el plan y todos estuvieron muy comprometidos a hacer su parte”, recordó Pam.

Granjeros trabajan juntos en solidaridad con la familia Bates el día de la cosecha. (Cortesía de Pamela Bates)

El 25 de septiembre de 2015, alrededor de 40 voluntarios, 10 cosechadoras, 12 carros de grano y 16 semirremolques llegaron a la granja de los Bateses. Al equipo diligente le tomó unas diez horas cosechar los 450 acres de tierra.

Los Bateses después dedujeron que les habría tomado casi una semana conseguir el mismo resultado.

Al recordar el día y el evento, que ahora se denomina “La cosecha más asombrosa”, Pam dijo: “Había un gran sentimiento de comunidad; todos se unieron con un propósito común”.

Los negocios locales incluso donaron comida, bocadillos y bebidas para los voluntarios en una muestra de solidaridad. “Carl salió esa noche mientras todos habían parado para cenar y les dio las gracias desde el camión”, recordó Pam. “Carl nunca quiso pedir ayuda; siempre fue él quien quiso ayudar a los demás”.

Pam dijo que se sintió “honrada” y “bendecida” por el flujo de apoyo de la comunidad.

No mucho después, esta adorable historia se hizo viral, atrayendo la atención de los medios internacionales, debido a que la comunidad se unió sin esperar nada a cambio.

Espíritu comunitario en la granja de los Bates el 25 de septiembre de 2015. (Cortesía de Pamela Bates)

Perdiendo a Carl

Después de una valiente batalla, Carl perdió la vida menos de dos meses después del día de la cosecha de la comunidad. Pam soportó el dolor aferrándose a su fe y encontrando consuelo en los grupos de apoyo.

“Conocí un gran grupo de mujeres a través de una organización llamada Club de Viudas Modernas”, dijo; “esta comunidad entiende lo que atraviesan las viudas y las ayuda a centrarse en el crecimiento”.

Día de la cosecha: una toma aérea (Cortesía de Pamela Bates)

“La cosecha más asombrosa”

Al poco tiempo, Pam se vio obligada a compartir la trayectoria de Carl escribiendo un libro con su hermana gemela, Paula Patty.

“Honestamente, Dios me estaba diciendo que ‘escribiera su historia’ una y otra vez”, recordó Pam. “Cuando me di cuenta que no se iba a rendir, le pedí a Paula que me ayudara y emprendimos nuestro primer viaje para escribir el libro”.

El 1 de noviembre de 2016, el primer aniversario del fallecimiento de Carl, las hermanas hicieron un viaje juntas y su proyecto cobró fuerza. “Este viaje fue una confirmación de Dios de que nos estuvo ayudando”, dijo Pam, “nos ayudó a escribirlo y luego nos proporcionó un editor”.

El fruto del amor y el trabajo de las hermanas fue una biografía, La Cosecha Más Asombrosa, una conmovedora historia de amor y un tributo a un pequeño pueblo con un enorme espíritu comunitario que se ofreció a ayudar.

Según el sitio web de La Cosecha Más Asombrosa (The Most Amazing Harvest) “El objetivo al escribir la historia de Carl fue inspirar a otros a reconocer los milagros y la alegría sin importar los desafíos a los que enfrenten”.

Celebrando la culminación de la “cosecha más asombrosa” en la granja de la familia Bates (Cortesía de Pamela Bates)

Recordando una vida hermosa

“Hicimos un montón de grandes recuerdos cuando viajamos”, compartió Pam, rememorando un conmovedor recuerdo de los primeros años de su matrimonio con Carl. “Un viaje en particular fue un viaje a Hawaii cuando exploramos un pequeño y pintoresco pueblo”, continuó.

“Después de encontrarnos con una pareja de ancianos con dificultad para andar, ambos comentamos lo agradecidos que éramos de gastar el dinero y hacer este viaje mientras éramos jóvenes y podíamos disfrutar”, reflexionó. “Realmente tuvimos una vida hermosa”.

(Cortesía de Pamela Bates)

Hoy, Pam recuerda a su difunto marido en los “pequeños momentos”, una canción en la radio, un regalo o cuando uno de los seis nietos de la pareja lo menciona.

Hablando de la filosofía personal que la mantiene fuerte, Pam explicó: “Creé una declaración de una misión hace años que he tratado de cumplir. Es un acrónimo de ENFOQUE (FOCUSED)”, dijo, demostrando, “Seguir el plan de Dios, Abrirse a las oportunidades, Crear un legado de amor, Usar mis talentos, Sonreír, Animar a los demás, Soñar”.

“Si Dios te llama a eso, él hará que usted [sic] lo atraviese”, dijo.

La Cosecha Más Asombrosa se publicó como un libro electrónico el 2 de junio de 2020. Las copias impresas estarán disponibles a partir del 22 de septiembre.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

Esta chica solitaria y acosada recupera su autoestima al asistir a un evento que cambiaría su vida para siempre

TE RECOMENDAMOS