Comunistas de EE.UU. y Canadá se reúnen con líderes venezolanos

Por Trevor Loudon
03 de Abril de 2019 Actualizado: 03 de Abril de 2019

Comentario

A principios de marzo, una delegación encabezada por comunistas de Estados Unidos y Canadá llegó a Venezuela para tener una serie de reuniones con los dirigentes de la nación socialista sudamericana en dificultades.

Varios miembros de esta delegación tienen un historial de apoyar a los enemigos de Estados Unidos en Teherán, Damasco, Moscú, Beijing, Pyongyang, La Habana y ahora Caracas. Esto plantea importantes interrogantes acerca de si estas personas están trabajando contra Estados Unidos con países extranjeros hostiles, en una violación de la ley federal.

La delegación fue organizada por el Consejo de Paz de Estados Unidos, dirigido por el Partido Comunista de Estados Unidos y afiliado al todavía existente grupo fachada comunista internacional de la era soviética, el Consejo Mundial de la Paz, que también brindó cierto apoyo.

Según el periódico marxista-leninista Mundo de los Trabajadores: “Los líderes del movimiento antiguerra en Estados Unidos llegaron a Caracas los días 9 y 10 de marzo para averiguar de primera mano la verdad sobre cómo el gobierno y la población están respondiendo a los ataques dirigidos por Estados Unidos contra Venezuela. Usarán esta verdad para construir solidaridad con los esfuerzos mundiales para detener la guerra encubierta de Estados Unidos, el sabotaje económico y el ataque propagandístico contra Venezuela”.

Entre los líderes de la delegación de 13 miembros estaban:

Bahman Azad: secretario de organización del Consejo de Paz de Estados Unidos; miembro del comité coordinador de la “Coalición Manos Fuera de Siria”; exoficial militar iraní.

Gerry Condon: presidente de Veteranos por la Paz; miembro de una delegación para la paz y de investigación en Siria en 2016; miembro del comité coordinador de “Coalición Manos Fuera de Siria”. Fue parte de una extensa reunión privada con el presidente pro-Rusia Bashar al Assad.

Sara Flounders: co-coordinadora del Centro de Acción Internacional controlado por el Partido Mundial de los Trabajadores; miembro principal del Partido Mundial de los Trabajadores, de tendencia pro-Corea del Norte; miembro del comité coordinador de la “Coalición Manos Fuera de Siria”. En septiembre de 2010, Flounders asistió a una reunión en Nueva York con el entonces presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad, y unos 130 miembros de los “movimientos de paz y justicia social” de Estados Unidos.

Ajamu Baraka: coordinador nacional de la militante Alianza Negra por la Paz; miembro de la Delegación de la Herencia Africana en Israel/Palestina en noviembre de 2014. Viajó a la República de Irlanda para asistir a la Primera Conferencia Internacional contra las Bases Militares Extranjeras de Estados Unidos y la OTAN, a la que asistieron miembros del partido político socialista Sinn Fein y la Dra. Aleida Guevara, parlamentaria cubana e hija del difunto terrorista Che Guevara.

Joe Lombardo: coordinador de la Coalición Nacional Unida Antiguerra; partidario activo del Movimiento Antiglobalización de Rusia con sede en Moscú; miembro del comité coordinador de la “Coalición Manos Fuera de Siria”.

Sarah Martin: miembro de Mujeres Contra la Locura Militar de Minneapolis; miembro de la Organización Socialista por el Camino de la Libertad –FightBack!, de tendencia pro-China. En febrero de 2009, las fuerzas de seguridad israelíes le negaron la entrada a los Territorios Palestinos. En noviembre de 2018, asistió a la Primera Conferencia Internacional contra las Bases Militares Extranjeras de Estados Unidos y la OTAN en Irlanda.

Miguel Figueroa: presidente del Congreso de Paz de Canadá; líder del Partido Comunista de Canadá 1992-2015.

“Lucha histórica”

La delegación norteamericana se reunió con el canciller venezolano Jorge Arreaza, quien “conversó con ellos sobre la histórica lucha entre Estados Unidos y Venezuela sobre quién controlará los grandes recursos de petróleo y oro de esta nación sudamericana”, según el artículo de Mundo de los Trabajadores.

Según Arreaza, Rusia, China y Turquía están ayudando a Venezuela. “Sin embargo, necesitamos la solidaridad de todo el mundo”, dijo. “Brigadas terroristas están siendo armadas contra nosotros”.

Según se informa, Arreaza instó a los delegados a utilizar su fuerza organizativa combinada para defender el socialismo venezolano en las calles de Norteamérica.

“Arreaza dejó claro que el gobierno bolivariano otorga gran importancia a la respuesta potencial del pueblo de Estados Unidos. Dijo que ustedes deben estar en primera línea, que son las primeras víctimas del imperialismo y que el cambio más fundamental ocurrirá dentro de Estados Unidos”, según Mundo de los Trabajadores.

Los miembros de la delegación y sus organizaciones están trabajando actualmente en una gran manifestación de protesta que tendrá lugar el 30 de marzo en Washington. La Coalición Nacional Unida Antiguerra de Joe Lombardo originalmente convocó a este evento para “protestar por el próximo 70 aniversario de la OTAN, que los hacedores occidentales de la guerra celebrarán allí el 4 de abril”, según Mundo de los Trabajadores. Sin embargo “después de las medidas de Estados Unidos contra el gobierno de Caracas, la coalición reorientó la acción del 30 de marzo con una mayor urgencia hacia la oposición a la intervención de Estados Unidos en Venezuela”.

Arreaza también explicó a la delegación comunista que, al contrarrestar los cortes de energía eléctrica en todo el país, Venezuela tuvo que hacer frente a un “ataque al cerebro de su sistema eléctrico”.

“El enemigo conoce la debilidad del sistema”, dijo. “Estados Unidos sabe lo que Venezuela no podría comprar o reemplazar. Sabe lo que tenemos. ¡Esto es ciberterrorismo!”.

La delegación también se reunió con el Dr. Carolus Wimmer, secretario de relaciones internacionales del Partido Comunista de Venezuela y jefe del llamado “Comité de Solidaridad Internacional”, que acogió a los miembros.

También tuvieron reuniones con Carlos Ron, viceministro de Relaciones Exteriores para Norteamérica, y Pasqualina Curcio, economista de la Universidad Central de Venezuela, quien culpó a Estados Unidos por la desastrosa economía venezolana.

“Curcio habló sobre el papel de Estados Unidos en la creación de la ‘crisis humanitaria’ en Venezuela. Esto incluye la escasez de artículos de primera necesidad: papel higiénico, maíz, leche, café y medicamentos vitales”, según el artículo de Mundo de los Trabajadores.

Socavar la política exterior de Estados Unidos

Estos individuos están ofreciendo efectivamente sus servicios a funcionarios extranjeros enemigos para ayudar a socavar la política militar y exterior de Estados Unidos en beneficio de potencias extranjeras hostiles. Si lo hicieran en tiempo de guerra declarada, se consideraría directamente como una traición.

La Ley de Registro de Agentes Extranjeros de EE. UU. exige que los agentes que representan los intereses de las potencias extranjeras con una “capacidad política o cuasipolítica” revelen “su relación con el gobierno extranjero e información sobre actividades y finanzas relacionadas”.

¿Están estas personas registrándose en el Departamento de Justicia como agentes de una potencia extranjera? Si no es así, ¿por qué no?

La administración Trump está trabajando claramente con los amigos de Estados Unidos en Colombia y Brasil para lograr un cambio de régimen muy necesario en Venezuela. Esto no solo será bueno para Venezuela, sino que servirá a los intereses estratégicos de Estados Unidos al contrarrestar la influencia rusa, china, iraní y ahora, aparentemente, turca en Latinoamérica.

¿Por qué se permite que los comunistas estadounidenses y sus aliados saboteen este loable objetivo?

Trevor Loudon es un autor, cineasta y conferencista de Nueva Zelanda. Durante más de 30 años estuvo investigando los movimientos de la izquierda radical, marxistas y terroristas y su influencia encubierta en el ámbito político general.

Los puntos de vista expresados en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de La Gran Época.

***

A continuación

Memorias de un esclavo del comunismo

Una historia de tragedia, fe y resistencia frente al totalitarismo brutal. Memorias de un esclavo del comunismo es el viaje de un hombre que busca revelar lo que cree que lo ha mantenido a él y a su pueblo como rehenes durante demasiado tiempo.

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS