Comunistas pro-China del Área de la Bahía intentan voltear Arizona y “proteger” a Nevada en 2020

Por Trevor Loudon
17 de Diciembre de 2019
Actualizado: 17 de Diciembre de 2019

Comentario

Los comunistas pro-China de la organización Camino para la Liberación están dirigiendo su atención a Arizona y Nevada tras haber ganado el Partido Demócrata recientemente en Virginia, además de ayudar a elegir a un gobernador demócrata en Kentucky y ganando un escaño en el Consejo de la Ciudad de Filadelfia.

Camino para la Liberación está reuniendo todos sus recursos para derrotar al presidente Donald Trump, convirtiendo en azul (demócrata) a Arizona, un estado con tendencias republicanas, y manteniendo al estado de Nevada bajo la órbita de los demócratas, lo que contribuiría en gran medida a lograr ese objetivo y a alterar permanentemente el “equilibrio de poder” en Estados Unidos.

La organización es el principal representante del movimiento maoísta estadounidense. Formado como Organización Socialista del Camino para la Libertad (FRSO) en 1985, Camino para la Liberación se unió a los restos de varios grupos maoístas: Liga de Unidad Proletaria, Cuartel General Obrero Revolucionario, Sindicato Revolucionario del Área de la Bahía, Colectivo Robeson-Cabral, Liga de Lucha Revolucionaria, Partido Obrero Comunista, Línea de Marcha y otros en una organización unificada.

En 1999, los camaradas maoístas más tradicionales de la FRSO en Illinois y Minnesota se separaron para formar una nueva organización también llamada Organización Socialista del Camino para la Libertad. La fracción mayoritaria de la FRSO se orientó más hacia el trabajo electoral y la política racial, a través de movimientos como La Vida de los Negros Importa y Mostrarse por la Justicia Racial (SURJ).

En abril de este año, la mayoría de FRSO se rebautizó a sí misma como Camino para la Liberación, en parte para diferenciarse de sus antiguos camaradas y en parte para facilitar el trabajo con el Partido Demócrata.

Arizona es un estado en el que debe ganar el presidente Trump en 2020. Antes era un confiable estado republicano, los socialistas han sabido explotar las crecientes minorías latinas de Arizona para mover el estado hacia la izquierda. La demócrata Kyrsten Sinema, apoyada por el Partido Comunista, ganó por un estrecho margen su candidatura para el Senado de Estados Unidos en 2018, y la actual senadora republicana Martha McSally enfrenta un fuerte desafío del demócrata Mark Kelly, un exastronauta.

Nevada sería un estado sólidamente republicano si no fuera por el Condado de Clark – Las Vegas. Con una enorme población de trabajadores latinos y asiáticos, grupos de izquierda como la Alianza Laboral Asiática del Pacífico de Estados Unidos (APALA), de raíces maoístas, han inscripto miles de nuevos votantes demócratas para dominar la política estatal.

Camino para la Liberación ha tenido un bloqueo en la política de la Bahía de San Francisco durante muchos años. Casi todos los principales políticos de San Francisco y Oakland deben algo al Camino para la Liberación o a sus grupos afiliados, como Resistencia de Bahía, Acción en Aumento de Bahía, Alianza en Aumento de San Francisco, Oakland en Aumento o la Asociación Progresista China.

En consecuencia, Camino para la Liberación puede dedicar recursos y personal a estados cercanos como Arizona y Nevada.

Sembrar el voto

Camino para la Liberación del Área de la Bahía y su organización satélite, Raíces de Izquierda, han establecido un Comité de Acción Política (CAP) para llevar a cabo el trabajo electoral tanto en el estado como fuera de él.

Personas Comunes CAP es una “organización de justicia social comprometida con la movilización de nuestras comunidades para elegir candidatos que compartan nuestros valores”.

Una organización afiliada, “Sembrar el Voto”, es un “proyecto de Personas Comunes CAP, y es apoyado por Resistencia de Bahía, Acción en Aumento de Bahía, Fondo Acción en Aumento de San Francisco, y otras organizaciones e individuos a través del Área de la Bahía comprometidos a construir poder político en nuestras comunidades”.

Según el sitio web de Sembrar el Voto, la organización cuenta con el apoyo de los cuadros de Camino para la Liberación, Sarah Jarmon y Michelle Foy, y de los miembros de Raíces de Izquierda Emily Lee de Alianza en Aumento de San Francisco y Adam Gold del Centro de Acción para la Democracia Popular.

Otros partidarios son Kimi Lee, de Acción en Aumento de Bahía, Lara Kiswani del Centro Árabe de Recursos y Organización, Jill Shenker del Fondo de Acción en Aumento de San Francisco, Rose Mendelsohn de Resistencia de Bahía y Max Elbaum, exlíder de Línea de Marcha.

El miembro del equipo de educación de Sembrar el Voto, Calvin Cheung-Miaw, también es líder del Proyecto Izquierda Interior Exterior, una alianza nacional de Camino para la Liberación, Raíces de Izquierda, el Partido Comunista de los Estados Unidos, los Socialistas Demócratas de América y los Comités de Correspondencia para la Democracia y el Socialismo establecidos para infiltrarse aún más en el Partido Demócrata y derrotar al Presidente Trump en 2020.

Otra semilla, el líder electoral Jason Negron-Gonzales, fue una vez partidario de la organización del movimiento revolucionario (STORM) en el Área de la Bahía, al igual que Adam Gold, también mencionado anteriormente.

Según Negron-Gonzales, escribiendo en el sitio web afiliado al Camino para la Liberación “Organizing Upgrade”:

“La era de Trump ha sido todo acerca de la agresión desnuda de la extrema derecha, pero están apareciendo grietas. Trump está luchando contra el impeachment, un resultado no solo de su criminalidad sino de los cambios que la ola azul trajo al Congreso. El mes pasado vimos más pérdidas para la derecha en Virginia, Kentucky y Pennsylvania -es el resultado de una organización sostenida no por cientos, si no por miles. Ese trabajo no comenzó este año; es la culminación de muchos años de trabajo. Nada de esto fue espontáneo. Cuando nos organizamos, podemos ganar. Cuando nos levantamos para luchar, podemos ganar.

“Esas son las lecciones del año pasado y de esta semana, lecciones que tenemos que aplicar hasta 2020. Sembrar el Voto es un proyecto en el Área de la Bahía que intenta crear un vehículo para hacer precisamente eso. Queremos aprovechar la experiencia, capacidad y pericia de los organizadores y activistas en California para apoyar la organización a largo plazo en nuestros estados vecinos.

“Nuestra meta no es solo empujar a Trump fuera del despacho, sino ayudar a cambiar el equilibrio de poder en los estados donde estamos trabajando a favor de las comunidades de color, las organizaciones de justicia social y los trabajadores. Queremos ser táctica y políticamente inteligentes, y hacer avanzar nuestra política y nuestras organizaciones”.

Con este fin, según Negrón-Gonzales, se decidió desplazar los recursos de las carreras locales en 2020 para centrarse en Arizona y Nevada, y construir un pequeño ejército para hacerlo.

“La posibilidad de la reelección de Trump en 2020 es real. Y es una que estamos decididos a detener. Cuando nosotros -un grupo de activistas de izquierda arraigados en la organización comunitaria y laboral en el Área de la Bahía de San Francisco- nos reunimos esta primavera, fue con la urgencia de ver a nuestras comunidades bajo un ataque implacable de una administración nacionalista blanca y autoritaria”.

“Pero también sabíamos que el año 2020 -con el tamaño, la energía y el giro hacia la izquierda de la oposición al Trumpismo- nos daría una oportunidad: si planificamos cuidadosamente y pensamos en grande, podemos hacer una diferencia en las urnas en el año 2020, el tipo de diferencia que la izquierda no logró hacer en el año 2016. Y pensamos que podíamos hacerlo mientras construíamos una izquierda más fuerte y cohesionada”.

“Así que lanzamos Sembrar el Voto. Nuestro enfoque práctico se centra en reforzar los esfuerzos electorales de 2020 para derrotar a Trump y al Partido Republicano en dos estados clave, Nevada y Arizona”.

“Ya estamos construyendo infraestructura y reclutando para: 1) desplegar a varios cientos de activistas del Área de la Bahía para trabajar con sindicatos asociados y organizaciones comunitarias en Nevada y Arizona por períodos de dos semanas en octubre de 2020; y 2) conectar a los voluntarios con las llamadas remotas y las actividades de envío de mensajes de texto desde el Área de la Bahía para inscribir a los votantes, proteger los derechos de voto y aumentar la participación en las circunscripciones electorales clave en noviembre de 2020”.

El plan es no solo ganar en 2020, sino cambiar permanentemente la política de Estados Unidos a favor de la izquierda:

“Este esfuerzo no solo está diseñado para impactar el resultado de las elecciones de 2020. Estamos incluyendo un componente de capacitación para proporcionar a nuestros voluntarios las habilidades y la experiencia para dirigir el trabajo de compromiso electoral, que abarcan desde los encuestadores avanzados hasta los líderes de equipo que pueden capacitar y supervisar a otros, pasando por los gerentes de campaña.

“Y nuestro programa está diseñado para aumentar la capacidad y el alcance de las organizaciones asociadas en Nevada y Arizona, así como de las organizaciones participantes en la Bahía.

“Sembrar el Voto es una inversión activa en el trabajo a largo plazo de construir una fuerza electoral independiente de las organizaciones de justicia social arraigadas en las comunidades de color y la clase obrera”.

Varios cientos de dedicados comunistas del Área de la Bahía que trabajan con grupos ya establecidos de votantes de izquierda y grupos de Conseguir el Voto en dos estados clave podrían muy bien decidir la elección del 2020.

Si a eso le sumamos el trabajo disciplinado y concentrado de Camino para la Liberación en todo el sur, en Virginia, Carolina del Norte, Tennessee, Georgia y Florida, tenemos una tormenta maoísta perfecta en ciernes.

Los líderes comunistas de China podrían arriesgar cientos de miles de millones de dólares tratando de derrotar a Trump en una guerra comercial. O arriesgar cientos de millones de vidas (incluyendo la tuya propia) en una guerra de disparos de resultados indeterminados. O podrían derrotar a Trump alentando a su “franquicia” comunista estadounidense a gastar unos cuantos millones de dólares en enviar tres o cuatro estados del sur y del suroeste al lado demócrata, todo bajo control.

¿Qué opción elegirías si dirigieras el Partido Comunista de China?

Trevor Loudon es un autor, cineasta y conferencista de Nueva Zelanda. Durante más de 30 años, ha investigado los movimientos de izquierda radical, marxista y terrorista y su influencia encubierta en el ámbito político principal.

*****

A continuación:

El objetivo del comunismo

Lee la serie completa Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS