Con 8 años completa un triatlón llevando a su hermano discapacitado y su amor fraterno inspira al mundo

Por La Gran Época
14 de Enero de 2019 Actualizado: 15 de Enero de 2019

El mundo entero se conmovió cuando un niño completó un triatlón con su hermano menor con discapacidad que no podía caminar ni hablar, pero se asombró aún más de cómo se las arregló para lograr esta hazaña.

En julio de 2014, Noah Aldrich, de Boise, Idaho, sorprendió al mundo al completar un triatlón juvenil cuando tenía solo 8 años, pero no lo hizo solo: llevó a su hermano Lucas, de entonces 6 años.

Noah tiró y empujó a su hermano en silla de ruedas durante toda la competencia.

Cuando tenía solo 3 meses de edad, a Lucas le diagnosticaron un raro trastorno cerebral llamado lisencefalia.

“No puede caminar, no puede hablar, pero es el chico más feliz que te puedas imaginar y le encanta estar rodeado de gente”, dijo su mamá, Alissa Aldrich, a TODAY Parents.

Y Noah ama a Lucas con todo su corazón.

“Tienen un vínculo increíble. Son los mejores amigos y lo hacen todo juntos”, dijo Aldrich. “La conexión y el amor que comparten es realmente único”.

“Me gusta todo de él, es perfecto”, asegura Noah.

“Lucas es realmente especial”, le dijo Noah a 7KTVB. “Me preocupo por él tanto como él se preocupa por mí”.

Naturalmente, cuando Noah se enteró de la existencia de un triatlón juvenil de la YMCA, estaba decidido a participar con Lucas.

Se entrenó durante casi tres meses para poder nadar, correr y andar en bicicleta con el peso de Lucas.

Y desde esa primera aventura, se abrió el camino para muchos desafíos más.

“Ni siquiera puedo llevar la cuenta de cuántos triatlones hemos hecho”, confesó Noah. “Hago triatlones con Lucas porque no puede hacer nada por sí mismo, solo quiero darle esas experiencias”.

En enero, Noah se enteró que había ganado el premio Walter Camp Football Foundation American Hero Award, y recibió una ovación de pie cuando pronunció un discurso durante la ceremonia.

“Me sentí muy bien”, aseguró Noah. “La sonrisa de Lucas es lo mejor que puedo pedir, no hay premio que lo justifique”.

Verdaderamente, es reconfortante ver su amor fraternal.

“Es tan humilde y todo se trata de Lucas”, dijo Aldrich. “No creo que haría triatlones si no fuera por él”.

“Al final solo queremos que la gente recuerde a Noah y Lucas por su amor y amabilidad. Creo que el mundo no es muy bueno en este momento, y tener este legado de amor fraternal es lo mejor”, dijo la emocionada mamá.

 

¿Te gusto este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya el periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS