Con abrazos y apapachos voluntarios están salvando bebés internados o dados en adopción

Por Blanca Téllez - La Gran Época
12 de Julio de 2019 Actualizado: 12 de Julio de 2019

¿Te gusta abrazar a los bebés? Ahora tendrás muchas oportunidades para hacerlo gracias a los programas de abrazo y acurrucamiento que varios hospitales y agencias de adopción impulsan para contener a los bebés que no pueden estar con sus madres en el inicio de su vida.

Los recién nacidos y bebés que no pueden gozar del abrazo y cuidado de su madre biológica por alguna circunstancia, como estar en proceso de adopción o alguna condición incapacitante para atender a sus pequeños son mucho más vulnerables para afrontar un desarrollo sano.

Pero la buena noticia es que cada vez son más los voluntarios que se suman a los programas de abrazos y cariño maternal. El abrazo y acurruco, aunque sea por un corto tiempo, permite que el pequeñito reciba el calor maternal y los cuidados que necesita, que por lo general una institución hospitalaria  o de resguardo infantil no están en condiciones de ofrecer.

Las personas que participan en programas para abrazar a bebés ayudan de forma voluntaria y contribuyen a evitar el abandono, maltrato o abuso que pueden poner en peligro su vida y su futuro. Con el abrazo y acurruco se brinda calor, seguridad y compañía, esenciales para el adecuado desarrollo de estos pequeñines, según el estudio publicado en la revista Biological Psychiatry.

El programa para la primera infancia de la Fundación Abrázame, de Chile, promueve el voluntariado para el cuidado de bebés.

Además de la alimentación, con este programa se busca que a través del acompañamiento temporal se les provea a los bebés los cuidados básicos y complementarios, como llevarlos a dormir, la atención médica, estimulación temprana e inclusive celebración de cumpleaños.

Las “madres” temporales de estos bebés son seleccionadas cuidadosamente para asegurar que los pequeños reciban acurrucos, abrazos y toda la atención que un bebé requiere para crecer saludable, con seguridad y cariño.

Otra forma de apoyo voluntario para bebés y sus madres es a través del programa Madrina que funciona en Madrid, España.

A través de este programa las madres y sus bebés pueden recibir ayuda de mujeres que las acompañan desde el parto hasta el nacimiento, e incluso pueden apadrinar al bebé y acompañarlo por más tiempo.

Otras ayudas voluntarias para bebés consisten en armar el libro de vida del bebé y hacer sus cobijitas mientras el bebé está en proceso de adopción. o çayudando a organizar donaciones para sus fiestas de cumpleaños y de navidad como ofrece el Departamento de protección de familia del gobierno de Texas, EE. UU.

El acompañamiento y abrazos en hospitales proporcionan a los pequeñitos enfermos una atención extra para que mejoren en menos tiempo. El hospital St. Boniface de Manitoba, Canadá, ofrece voluntariado para acompañar con calidez a bebés hospitalizados y a sus padres en la unidad de cuidados intensivos neonatales.

Las personas voluntarias pueden apoyar a bebés e infantes que reciben atención en el hospital infantil de México con acompañamiento en piso y cuando llegan a consulta. El hospital italiano de Buenos Aires, Argentina, facilita el apoyo de voluntarios a los niños enfermos cuando sus padres no pueden hacerlo, también con juegos y cuentos.

Así que si quieres compartir tu amor maternal con bebés que lo necesitan, solo contacta a hospitales o agencias de cuidados de infantes más cercano. Estos bebés te lo agradecerán con toda su ternura.

Súper mamá alista a 4 niños para dormir con una incréible destreza

Si te gustó este artículo te invitamos a que lo compartas en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. ¡Gracias!

TE RECOMENDAMOS