Con el inicio de la temporada de inundaciones aumenta el riesgo de una represa en California

Por BRAD JONES
21 de Noviembre de 2019 Actualizado: 21 de Noviembre de 2019

Una antigua represa en el desierto del sur de California podría amenazar la seguridad de miles de residentes si no se hace nada para reforzarla antes de que ocurra una tormenta extrema, dicen las autoridades del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos.

La presa del río Mojave representa un alto riesgo para Victorville, Hesperia, Apple Valley y Barstow: 16,000 personas y 1500 millones de dólares en propiedades, dijo el Cuerpo de Ingenieros en un comunicado de prensa.

La agencia recientemente cambió el estatus de la presa de tierra, de 48 años de antigüedad, de “baja” a “alta urgencia”, basándose en un estudio de evaluación de riesgos que encontró que la presa de 200 pies (60.96m) de altura podría desbordarse durante “un evento de inundación extrema”, y potencialmente anegar las comunidades que viven a una distancia de hasta 140 millas (225.30 km) de distancia río abajo.

“La presa nunca ha experimentado el flujo del aliviadero o un evento de inundación que la haya cargado significativamente”, dijo el Coronel Aaron Barta, comandante del Distrito de Los Ángeles del Cuerpo de Ingenieros, en el comunicado. “Esta es una tormenta que es improbable que ocurra, pero es una posibilidad real y para la que debemos estar preparados”.

De las 300,000 personas que viven en la cuenca, unas 16,000 viven en zonas de alto riesgo río abajo de la presa, dijo Luciano Vera, portavoz del Cuerpo de Ingenieros, a La Gran Época en una entrevista.

Para que el agua se derrame por encima de la presa, se necesitaría una tormenta de 10,000 años, lo que significa que las probabilidades de que ocurra son de una en 10.000 en un año dado, o una probabilidad de 0.01 por ciento. Incluso para que el agua llegue al desagüe de emergencia, se necesitaría una tormenta de 900 años, una en 900 oportunidades anuales. Los niveles de agua nunca han subido a la cima de la presa, aunque en 2005 alcanzaron un récord de 77 pies (23.46m)— unos 72 pies (2194.56) por debajo de su aliviadero de emergencia de concreto.

La presa se encuentra en el lado norte de las montañas de San Bernardino, adelante de la confluencia del río Mojave de West Fork y Deep Creek, que forma el río Mojave. El río es alimentado por el agua de escorrentía de aproximadamente 215 millas cuadradas (556.84 km cuadrados) de terreno montañoso aguas arriba de la presa, y su cuenca por debajo de 4700 millas cuadradas (12,172.94 km cuadrados) de desierto.

El Distrito de Los Ángeles posee y opera 17 presas en California, Nevada y Arizona que reducen el riesgo de inundación para alrededor de siete millones de personas y 200,000 millones de dólares en propiedades.

Todas las presas están clasificadas en el sistema de Clase de Acción de Seguridad de Presas (DSAC, por sus siglas en inglés) de DSAC 1 a DSAC 4, siendo DSAC 1 el escenario de riesgo más urgente y DSAC 4 el menos urgente, dijo Vera.

“Cambiamos la presa del río Mohave de una DSAC 4 a una 2, y la DSAC 2 es de alta urgencia”, dijo.

El cambio en el rating permite al Cuerpo de Ingenieros solicitar un estudio de factibilidad.

“En ese estudio, tenemos en cuenta el cambio climático. Nuestro equipo lo superó. Observamos incluso las tormentas más severas que causarían que cualquier presa se rompiera”, dijo Vera. “Sería un evento muy raro. Es difícil de cuantificar. No podemos decir que estamos arreglando la presa debido al cambio climático. Eso no es exacto. Así que, mientras digo que hay más tormentas, no digo que fueron causadas por el cambio climático”.

El Cuerpo de Ingenieros no necesita autorización del Congreso para que el estudio de factibilidad siga adelante porque los fondos federales ya están asignados para operaciones, mantenimiento y para realizar estudios sobre represas federales, dijo.

“Pasar a la fase de estudio nos ayudaría a identificar las opciones disponibles. Una podría ser para endurecer la presa, y otra podría ser para levantar la presa por tres pies (43.59 metros)”, dijo Vera. “Estamos siendo proactivos y buscando pasar a la fase de estudio”.

Como precaución de seguridad, se aconseja a los residentes del desierto alto que preparen un kit de emergencia, registren los teléfonos en el Sistema de Notificación de Emergencia Telefónica del Condado de San Bernardino para alertas, creen un plan de evacuación y establezcan un plan de comunicación de emergencia familiar, de acuerdo con la agencia.

Cuando fue contactada por La Gran Época, Rachel Molina, vocera de la ciudad de Hesperia, dijo que el personal está consciente del riesgo que representa la represa.

“Con este cambio hace un par de semanas, estamos revisando nuestros planes de emergencia”, dijo. “El plan de comunicaciones de emergencia es muy importante en cualquier emergencia para poder notificar a los residentes de cualquier evacuación que pudiera ser necesaria”.

Debido a que la represa está bajo jurisdicción federal, la carga de la responsabilidad por la seguridad recae directamente sobre los hombros del Cuerpo de Ingenieros del Ejército.

“Aunque apreciamos que nos pongan al día, es su responsabilidad mantener la presa. Es muy poco probable que veamos agua sobre la parte superior de esta represa”, dijo Molina. “Ya sea de bajo riesgo o de alto riesgo, tenemos que planear para la presa a pesar de todo. Está fuera de los límites de la ciudad, pero está cerca y por eso ya está identificado en nuestro plan de mitigación de riesgos”.

Otras represas en el estado también han mostrado signos de riesgo para las comunidades río abajo en los últimos años.

La presa Whittier Narrow Dam, de 60 años de edad, tiene actualmente una calificación DSAC 1, un “riesgo de urgencia muy alto” para las personas que viven y trabajan a lo largo de la planicie aluvial del río San Gabriel.

“Si la presa Whittier se rompiera, afectaría a 1.2 millones de personas hasta Long Beach”, dijo Vera, añadiendo que el número de personas y la cantidad de propiedades río abajo de las presas también afecta a las clasificaciones del DSAC.

En 2017, fuertes lluvias e inundaciones dañaron un aliviadero de concreto en la presa Oroville, causando la evacuación de más de 180,000 residentes del área.

Aunque muchas personas disfrutan de los beneficios recreativos de los lagos que crean las represas, nunca deben ser demasiado complacientes, dijo Vera.

“No hay garantías cuando se trata de la madre naturaleza. Nunca se sabe, e incluso si se reduce el riesgo, no se puede eliminar ese riesgo”, dijo. “Estamos llegando a la temporada de inundaciones y estas inundaciones repentinas pueden ocurrir en cuestión de horas”.

¿Sabías?

‘No hay emergencia climática’: científicos piden un debate razonado

TE RECOMENDAMOS