Con miras a los juegos olímpicos de Río, el sistema deportivo chino enfrenta fuga de talentos

01 de Agosto de 2016 Actualizado: 01 de Agosto de 2016

Desde que la República Popular comenzó a participar en los Juegos Olímpicos en la década de 1980, el riguroso sistema para entrenar atletas chinos con el fin de producir medallas en gran cantidad se hizo famoso, pero el rígido régimen en el deporte podría terminar acabando con el desempeño del país en los Juegos de este año en Río de Janeiro, Brasil.

Debido a que las opciones de los que están en el deporte son tan limitadas para aquellos que no pueden llegar a la cima, cada vez menos padres chinos están dispuestos a que sus hijos dediquen su vida al deporte. De acuerdo con un informe de Reuters, esto causó que las piscinas atléticas en China se sequen. En abril, China Sports Daily informó de que sólo alrededor de 23.000 personas estaban entrenando para ser jugadores de tenis de mesa, en comparación con casi cuatro veces ese número a finales de 1980.

Y de acuerdo a estadísticas estatales, de cerca de 3.700 escuelas deportivas que estaban abiertas a través de toda China en 1990, solamente 2.183 están todavía en funcionamiento.

(Foto: WANG ZHAO/AFP/Getty Images)
(Foto: WANG ZHAO/AFP/Getty Images)

“En las décadas de los 80 y 90, las escuelas como la nuestra eran extremadamente atractivas”, dijo a Reuters Huang Qin, un funcionario del Partido Comunista que trabaja con una escuela deportiva en Shanghai.

En esos tiempos, cuando las familias chinas eran en general más pobres, poner a un niño en el mundo del deporte era visto como una oportunidad para ganar fama y prosperidad.

Sin embargo, las normas eran extremadamente vigorosas, y el fracaso que era el resultado para la mayoría de los atletas jóvenes, no era una opción. Desprovistos de una enseñanza convencional, o un título universitario, un trabajo normal sería casi imposible de obtener.

Como los padres chinos perdieron el interés con el enfoque de todo o nada, las escuelas están cambiando sus métodos, informa Reuters.

Hace tres años, la escuela Huang, la escuela de deportes No.1 en el área Pudong New, cambió una antigua regla de cuatro décadas la cual consistía en que sus estudiantes tenían que estudiar, entrenar y vivir exclusivamente en el campus.

Más de la mitad de los estudiantes de la escuela ahora estudian en otras instituciones. Una escuela en Beijing, la cual ha producido una parte de los campeones olímpicos, ahora se centra en ser capaz de dotar a los atletas de habilidades para la vida y el apoyo necesario después de sus carreras deportivas.

Wang Linwen de la provincia de Shanxi, antes era una artista marcial profesional, dijo que el sistema tenía una urgente necesidad de reforma.

Wang se retiró en el 2009 a los 25 años. Ella tenía un horario de entrenamiento de siete días, con estudios académicos reservados para los fines de semana, dijo a Reuters.

“He perdido mucho porque no tuve el sistema de educación”, comentó.

TE RECOMENDAMOS