Con nieve y frió de -18° C, joven de buen corazón se detiene a salvar a esta bola de pelos congelada

Por La Gran Época
20 de Junio de 2018 Actualizado: 21 de Junio de 2019

Ni un solo coche notó la bola de pelo temblorosa y congelada a un lado de la carretera, luchando en medio de la fuerte nieve. Afortunadamente, un joven de buen corazón vio al felino congelado y se detuvo para ayudarlo.

Habiendo escapado del hielo y la nieve, ¡esta gatita ahora tiene un nuevo hogar!

En un día muy helado, Slava conducía por una carretera invernal cuando se dio cuenta que había algo peludo al borde del camino. Enseguida supo que era algún tipo de animal y tomó la rápida decisión de regresar para salvar la pobre alma.

“Pensé que era un animal y que debía estar congelándose con este tiempo”, dijo Slava a Love Meow.

Cuando se detuvo y se acercó a la bola de pelo congelada, apenas podía moverse. Aunque era débil, todavía estaba tan asustada que intentó saltar para esconderse en un árbol cercano.

Imagen Ilustrativa. (Crédito: stux/Pixabay)

Slava se acercó y descubrió que era una gatita cubierta de escarcha y nieve.

“Hacía mucho frío, así que la envolví en una toalla y la llevé de vuelta a mi auto. Subí el calor a toda su capacidad para ayudar a eliminar la escarcha de su pelo”, dijo Slava.

El joven llevó a la gatita a casa de su padre para calentarla. Allí le prepararon una cama caliente, la envolvieron con unas mantas y le colocaron un radiador cerca para darle calor.

Cuando se dio cuenta que este ser humano era amistoso, mostró su aprecio al frotarse contra su salvador.

Imagen Ilustrativa (Crédito: Pixabay)

“Creo que la gatita se perdió y terminó en un campo con unos pocos árboles y no pudo encontrar la salida debido a la fuerte nieve, y no tuvo fuerzas para moverse”, dijo Slava.

Después que la gatita se calentó, Slava la llevó a que la examinaran. La gatita, a la que llamó Nika, tenía solo 6 meses de edad. Desafortunadamente, su cola se había congelado tanto que tuvo que ser amputada. Sin embargo, Nika se recuperó poco a poco, y terminó recuperándose por completo.

“Ella sabía que estábamos tratando de ayudarla. Fue paciente, no se quejó y fue muy dulce todo el tiempo”, aseguró Slava.

Después de medio mes, Nika se recuperó con todas sus fuerzas, y ahora es una gata joven, enérgica y juguetona.

“Es una gata activa a la que le gusta jugar y correr”, dijo Slava.

Gracias a su héroe, que se tomó un momento del día para salvar una pequeña vida, la pequeña Nika escapó de un destino sombrío e invernal y terminó ganando un hogar cómodo y feliz.

Veamos la historia de Nika en el siguiente video:

Para ver el siguiente video puedes activar los subtítulos en español en tu navegador, en la barra de abajo a la derecha.

 

Ciclista trepa un árbol para rescatar gatitos

 

¿Te gusto este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya el periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS