Condiciones de trabajo brutales hacen que un hombre chino prefiera “tumbarse”

Por Daniel Holl
22 de Octubre de 2021
Actualizado: 22 de Octubre de 2021

Para muchos jóvenes de todo el mundo, el sueño de la riqueza y la comodidad es habitual. Aunque todavía existen oportunidades en algunos países, muchos jóvenes chinos están abandonando la esperanza de una promoción social ascendente y están optando por un estilo de vida pasivo, satisfaciendo las necesidades personales básicas— una tendencia social que ha llegado a conocerse como “tumbarse”.

Un joven de 23 años, con el seudónimo de Jiang, relató sus dificultades en la búsqueda de la idealizada vida china, aceptando trabajos como migrante, y finalmente abandonando las esperanzas y sueños inalcanzables. “Si te hieren o quedas con discapacidad, el dinero no significa nada y todo va al hospital”, dijo Jiang a la edición en chino de The Epoch Times el 1 de octubre.

La herida de Jiang fue una barra de acero que le perforó el abdomen tras ser lanzada desde la maquinaria de una fábrica en la que trabajaba a principios de verano. “Mientras estaba en el hospital tras la lesión laboral, me pregunté: “¿Cuál es el sentido de nuestra vida?”.

Ahora vive en su pueblo natal, en la montañosa provincia de Sichuan, todavía recuperándose de su lesión, y centrándose en trabajar los campos de su familia y cuidar el ganado. “Ahora, de vuelta al campo, vivo en mi propia y humilde granja. No necesito un coche”, dijo Jiang. “No tengo esposa, pero no debo al banco ni a nadie. No tengo ninguna preocupación en este momento”.

Unos aldeanos cavan en busca de hongos de oruga chinos en una montaña del distrito de Yongchuan del municipio de Chongqing, China, el 17 de mayo de 2005. (China Photos/Getty Images)

Todos los compañeros de Jiang han abandonado ya el pueblo, muchos como trabajadores migrantes, otros siguiendo sueños similares. Jiang relató lo que le hizo abandonar su pueblo a los 16 años y la agitación que vivió antes de volver a casa.

Su maestro de escuela lo envió como trabajador a una planta procesadora local, pero el trabajo duró poco. Continuó con trabajos a tiempo parcial cerca de su pueblo durante los dos años siguientes, hasta que su padre se lesionó. Con sus limitados ingresos, la familia de Jiang no pudo hacer mucho por su padre, que quedó con discapacidad el resto de su vida.

Los ingresos de la familia se convirtieron en la única responsabilidad de Jiang. Aunque su familia sobrevive fácilmente con su cosecha anual, Jiang necesitaba dinero para comprar un coche y una casa, requisitos indispensables para encontrar una esposa en China.

Entonces, Jiang emigró a Guangdong en busca de trabajo. Enumeró la explotación, las largas jornadas, las normas estrictas y las lesiones como experiencias habituales de este tipo de trabajadores.

Los trabajadores hacen vainas para la empresa de cigarrillos electrónicos Mystlabs en la línea de producción de First Union, uno de los principales fabricantes de productos vaping de China en la ciudad de Shenzhen, provincia de Guangdong, China, el 25 de septiembre de 2019. (Kevin Frayer/Getty Images)

Jiang dijo que había trabajado anteriormente en fábricas de su provincia, así como en la provincia de Guangdong, a lo largo de la costa sur de China. Encontró trabajo a través de agencias de contratación, que le asignaron a varias fábricas de tamaño medio y grande.

Sin embargo, según Jiang, las agencias se basan en gran medida en el engaño. “Por ejemplo, aceptan casi todas sus condiciones”, dijo Jiang.

“¿Cinco dólares por hora? ‘Está bien’, dicen… pero una vez que empiezas a trabajar, te dicen que recibirás el dinero después de trabajar durante ciertas horas. Entonces trabajas durante ese tiempo, pero luego te salen con otras excusas”.

Una fábrica se ve en Datangzhen, provincia de Guangdong, China, el 9 de septiembre de 2017. (Fred Dufour/AFP vía Getty Images)

Jiang dijo que los pagos simplemente nunca llegan como se prometió. Dijo que una planta de ensamblaje electrónico le prometió una compensación de entre 460 y 620 dólares al mes. Sin embargo, después de tres meses de trabajo, solo le habían pagado algo menos de 390 dólares.

“Perdí toda mi motivación nada más empezar, la sensación de un joven frente a esas agencias negras con experiencia”, dijo Jiang. Añadió que las agencias se aprovechan de la ingenuidad de los jóvenes trabajadores.

Las jornadas suelen dividirse en dos turnos de doce horas, según Jiang: de 8 de la mañana a 8 de la tarde, y viceversa. Durante ese tiempo, las pausas para ir al baño son limitadas, los abusos verbales de los supervisores son habituales y Jiang compara las comidas con la alimentación de los animales.

Trabajadores almuerzan en la cafetería de una fábrica de zapatos en Dongguan, en la provincia de Guangdong, al sur de China, el 14 de septiembre de 2016. (Greg Baker/AFP vía Getty Images)

“Debido a las largas horas de trabajo, mis manos temblaban todo el tiempo”, dijo Jiang. “Mis manos no eran capaces de sostener un cuenco de arroz o palillos”.

Jiang dijo que vio a sus amigos trabajar duro para conseguir un permiso de residencia local, y luego pagar altas hipotecas por casas en las que apenas tenían tiempo de vivir porque pasaban todo el tiempo trabajando. Vio a personas sin hogar —viejos y jóvenes, niños, matrimonios— que se alojaban bajo los puentes peatonales y fuera de las estaciones de autobús y de las tiendas cerradas por la noche.

También vio a los hijos de los ricos funcionarios del Partido Comunista Chino presumiendo sus villas, vehículos de lujo, relojes de marca y grandes fiestas.

“Realmente no entiendo esta sociedad; hay una brecha tan grande entre los ricos y los pobres”, dijo Jiang. “Trabajamos mucho y no podemos permitirnos una vivienda decente”.

Ahora se centra en la granja y en compartir su estilo de vida a través de las redes sociales.

Con información de Gu Xiaohua y Sophia Lam.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS