La confianza de los inversores se desploma en tanto el ‘Equipo Nacional’ chino se retira

21 de Marzo de 2016 Actualizado: 22 de Marzo de 2016

“El equipo nacional” chino, que fue organizado por las autoridades y dotado de miles de millones en dinero en efectivo para salvar el mercado de valores tras la caída económica del año pasado, se comprometió a que la operación de rescate se extendería en los próximos años. Sin embargo, informes publicados por un número de empresas que cotizan en la bolsa han puesto de manifiesto que se llevan a cabo un retiro silencioso.

Esto llevado a un gran revuelo por parte de los inversores que han sido afectados, quienes exigen una mayor divulgación de la información de la Corporación Reguladora de Valores de China (CSRC). La confianza del inversor también volvió a caer.

La turbulencia en el mercado de acciones de China continúa en 2016 tras la caída financiera. El índice de Shanghai ha sufrido una caída acumulada de un 18% desde el comienzo del año.

El 14 de agosto del año pasado, la CSRC emitió un anuncio público en el que declaró: “En los próximos años, la Corporación Financiera de Valores de China (CSFC) no se retirará del mercado, y su papel para estabilizar el mercado se mantendrá sin cambios”.

También declaró que la CSFC entraría en un acuerdo con la compañía Central Huijin Investment Ltd. para que ésta pueda convertirse en un inversor a largo plazo en acciones.

Sin embargo, Xu Caiyuan, un inversor profesional de 38 años que se hizo famoso en Wenzhou por proteger los derechos de los inversores, dijo que el Grupo Nacional se está retirando silenciosamente del mercado. Dijo que sus actividades de venta pudieron exacerbar la reciente caída en el mercado y consiguió nuevas pruebas para demandar a la CSRC.

La CSRC y la CSFC, un miembro clave del Grupo Nacional, hasta el momento, mantienen reservada las operaciones de rescate.

Disminuyendo las participaciones accionarias

Informes publicados por empresas que cotizan en la bolsa de acciones A, para el último trimestre de 2015 revelaron que a partir del 3 de marzo, el Grupo Nacional ya no está en la lista de los 10 accionistas de no menos de 30 empresas cotizadoras de la bolsa. De acuerdo con algunos informes, éstos incluyeron cuatro empresas financieras no bancarias, incluyendo Shaanxi International Trust Co. Ltd. y Chengdu Honqi Chain Co. Ltd

Las participaciones accionarias también disminuyeron en Anxin Trust Co. Ltd. (en 14,5 millones de acciones), Everbright Securities (53 millones de acciones), y China Merchant Securities (6,75 millones de acciones).

Xu espera que más empresas tengan el mismo destino. Señaló que en esta caída de la bolsa, sufrió el mayor golpe en sus 18 años de experiencia en inversiones.

Muchos de sus amigos también perdieron grandes fortunas, algunos ascienden a cientos de millones de yuanes, dijo. Los que participaron en las operaciones de margen están ahora muy endeudados.

CSRC demandó

Xu dijo que los fallos en el sistema fueron el principal culpable de la caída financiera. “Es un desastre hecho por el hombre, no un acto de Dios”, dijo.

“Altos funcionarios deben actuar con prudencia en lo que dicen y no se deben confiar de un comentarista de valores”, agregó, citando al ex presidente de la CSRC, Xiao Gang “con la teoría de la reforma alcista”, que afirma que a pesar de los malos resultados del mercado, la abundancia de la liquidez hará flotar el mercado de valores.

Xu acusó a Xiao de engañar gravemente a los inversores, cubriendo deliberadamente los riesgos sistémicos, y cometiendo un grave delito de administración.

En enero de 2016, la CSRC introdujo el “mecanismo dual de circuito interruptor” en el mercado de valores, pero rápidamente lo detuvo poco después de su lanzamiento. Por lo tanto, Xu ha presentado una demanda contra la CSRC por una serie de delitos, entre ellos negligencia y el no tomar las acciones apropiadas.

También dijo que Xiao, el presidente caído en desgracia, debe rendir cuentas. A Xiao se le obligó a renunciar el mes pasado. La demanda fue aceptada por el Tribunal Popular Superior de Beijing después de ser rechazada por un tribunal inferior, y la audiencia comenzará el 17 de marzo.

¿Golpe económico?

El experto sobre China, Shi Cangshan dijo que la caída de la bolsa fue de hecho maquinada por la facción de Jiang del Partido Comunista chino, la cual quería hacer caer al líder del Partido, Xi Jinping.

Se dice que los miembros de la familia del ex líder del Partido Jiang Zemin y sus seguidores Zeng Qinghong y Liu Yunshan están involucrados.

Para contrarrestar este problema se informó de que Xi comenzó una investigación por corrupción a gran escala dentro del sector financiero. El ex presidente de CSRC, Xiao Gang, el vicepresidente de CSRC, Yao Gang, el asistente del presidente Zhang Yujun, y muchos otros funcionarios han sido investigados por uso de información privilegiada.

Once funcionarios de alto rango del CSFC también fueron investigados por “presunta participación en la negociación de valores ilegales”, entre ellos el hijo de Liu Yunshan, Liu Lefei, vice-presidente de la junta directiva.

Los accionistas mayoritarios venden

El sentimiento del mercado se vio enfriado ya que los accionistas mayoritarios en los mercados A comenzaron a bajar el precio de sus participaciones.

El 8 de marzo, siete compañías cotizadoras en bolsa, incluyendo a Chixia Development, el Banco de Nanjing, Changbai Mountain Tourism, Kangqiang Electronics, Kunbaida A, Coollion, y Yizumi emitieron anuncios públicos para reducir su participación accionaria. Antes de esto, se anunciaron planes similares por parte de Boya Biological, Hualian Holdings, y Wing Real State.

Entre estos accionistas mayoritarios, Nanjing Gaoke fue la más agresiva y dispuso no más de 20 millones de acciones de Chixia Development y 30 millones de acciones del Banco de Nanjing a los precios de no menos de 6 yuanes (aprox. US $ 0,93) y 15 yuanes ( US $ 2.32) por acción, respectivamente.

De acuerdo con las regulaciones emitidas por la CSRC en enero, los accionistas mayoritarios no pueden disponer de más de un 1% del número total de acciones de la compañía que cotizan en bolsa a través de licitación pública durante un período de 3 meses. La venta de Nanjing Gaoke casi alcanzó este límite superior.

De acuerdo con otra regulación emitida por la CSRC el 7 de enero, los accionistas controladores y los accionistas que posean el 5% o más de las acciones de compañías que listan en la bolsa no se les permite disponer de más de un 1% del número total de acciones de la compañía a través de licitación pública dentro de cualquier período de 3 meses.

En los últimos meses, los accionistas de Kangqiang Electronics, East Energy y Zhejiang Nanyang technology redujeron su participación accionaria de estas empresas a menos del 5%. Los analistas del mercado señalaron que tales movimientos sugieren que podrían planear disponer de todas sus acciones de estas empresas en el futuro.

Los defectos en el mercado de China

El mercado de valores de China está básicamente basado en políticas y siempre ha sido criticado por su falta de transparencia. Su última caída financiera envió ondas de choque por todo el mundo, y adyacente a la China continental, el mercado de valores de Hong Kong también se ha visto gravemente afectado.

El Sr. Cheung Chi-wai, director de Prudential Brokerage en Hong Kong, identificó una serie de factores que han provocado el caos en el mercado A, incluyendo la confusión en las políticas del gobierno, así como las fallas en la ejecución de operaciones de rescate.

Según él, algunos funcionarios han sido detenidos por no seguir las instrucciones de las autoridades, como lo es comprar en revestimientos de segunda o tercera en lugar de hacerlo en el índice de acciones constituyentes. Lamentó que los inversores se tengan que quemar los dedos al poner mal su confianza en el gobierno central.

Cheung añadió que la falta de integridad del gobierno comunista en el manejo de la caída del mercado borró por completo la confianza del público. Citando a Hong Kong como un ejemplo de buen gobierno, dijo que el gobierno no debe interferir demasiado en el mercado de valores.

Mao Yushi, un eminente economista en China, también se hizo eco de las opiniones de Cheung y acusó a los esfuerzos de rescate del gobierno chino por crear más confusión. Añadió que la inconsistencia de las políticas del gobierno y la inmadurez de los inversores que ven al mercado de valores como un casino por lo cual deberían también ser considerados responsables.

TE RECOMENDAMOS