Confirman una tercera muerte producto de una rara enfermedad transmitida por mosquitos en EE. UU.

Por Zachary Stieber
10 de Septiembre de 2019 Actualizado: 10 de Septiembre de 2019

La tercera muerte confirmada por Encefalitis Equina del Este (EEE) se confirmó el 9 de septiembre en Rhode Island.

El Departamento de Salud del estado dijo que un adulto de 50 años murió a causa del virus.

Fue el primer caso fatal desde 2007 y el primer caso humano desde 2010 en Rhode Island.

La persona que murió, de West Warwick, contrajo el virus a finales de agosto.

La muerte se produjo pocos días después de que una agencia de salud en Michigan confirmara que una mujer había fallecido por EEE.

Foto de archivo de un mosquito posado sobre piel humana. (Himas Rafeek/Pixabay)

Los Servicios de Salud y Comunitarios del Condado de Kalamazoo dijeron (pdf) que hubo tres casos humanos confirmados en Michigan, incluyendo dos en el Condado de Kalamazoo. Uno de ellos fatal.

También hay dos casos sospechosos y otros dos casos bajo investigación.

“Recomendamos encarecidamente a los residentes que tomen precauciones como usar repelente de insectos con DEET, usar camisas de manga larga y pantalones largos cuando estén al aire libre durante las horas pico de picadura de mosquitos, que son el atardecer y el amanecer”, señaló James Rutherford, funcionario de salud del departamento, en una declaración.

Las autoridades de Rhode Island dijeron que cuatro mosquitos se han sometido a pruebas de EEE, así como un caballo. Al igual que otros estados que han visto casos de EEE, Rhode Island ha estado pulverizando pesticidas en ciertas áreas. Las autoridades dijeron que han estado rociando Anvil 10+10 “en muy bajas concentraciones”.

“No se esperan riesgos adversos para la salud con su uso para el control de mosquitos. Sin embargo, mientras se está fumigando, es mejor ser prudente y limitar el tiempo al aire libre y mantener las ventanas cerradas. En general, es bueno que la gente limite su exposición a los pesticidas”, afirmó el departamento.

Los casos del virus de la Encefalitis Equina del Este reportados por Estado en Estados Unidos entre 2009 y 2018. (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades)

La pulverización se realizó durante la noche del domingo en West Warwick y partes de Coventry, Cranston, Warwick, East Greenwich y West Greenwich; así como en todo Central Falls, Pawtucket, North Providence y partes de Providence, East Providence, Smithfield, Lincoln, y Cumberland.

La pulverización en el norte de Rhode Island y en partes del sur del Estado estaba programada para completarse entre el anochecer del lunes y las 4:30 a.m. del martes.

El Departamento dijo que la gente debería deshacerse de las cosas alrededor de la casa y el patio que acumulen agua, poner mosquiteros en las ventanas y puertas, y usar insecticidas que contengan DEET, picaridina, IR3535, aceite de eucalipto limón o paramenthane.

Otras técnicas de prevención incluyen poner mosquiteros sobre los corrales de juego y los cochecitos de bebé, tratar de evitar estar afuera al amanecer y al atardecer, y asegurarse de que las canaletas estén limpias.

Las autoridades de Massachusetts dijeron que una mujer murió de EEE a finales de agosto. Dos nuevos casos en el estado fueron anunciados a finales de la semana pasada, incluyendo una niña de 5 años que se encuentra en estado crítico en el hospital.

La Encefalitis Equina del Este es un virus poco común que causa infecciones cerebrales, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Aproximadamente el 30 por ciento de las personas con EEE mueren y muchos sobrevivientes tienen problemas neurológicos continuos.

Solo se notificaron seis casos en todo el país en 2018; el máximo desde 2009 fue en 2012, cuando se notificaron 15 casos.

Los síntomas típicamente aparecen después de 4 a 10 días e incluyen escalofríos, fiebre y malestar. La enfermedad puede durar de una a dos semanas. La muerte suele ocurrir entre dos y diez días después de que empiezan a aparecer los síntomas “pero puede ocurrir mucho más tarde”, señaló la agencia.

“De los que se recuperan, muchos se quedan con secuelas mentales y físicas discapacitantes y progresivas, que pueden variar desde una disfunción cerebral mínima hasta una deficiencia intelectual grave, trastornos de personalidad, convulsiones, parálisis y disfunción del nervio craneal. Muchos pacientes con secuelas graves mueren en pocos años”.

*****

A continuación:

El lupus la tenía al borde del suicidio, pero tres palabras cambiaron su vida para siempre

TE RECOMENDAMOS