Confucio nunca recibía regalos casualmente

12 de Octubre de 2016 Actualizado: 12 de Octubre de 2016

Los antiguos creían en el principio de “Si no hay siembra, no hay cosecha”. Confucio puede considerarse como un ejemplo perfecto. Nunca aceptó casualmente remuneraciones regaladas; mucho menos robó los intereses de otros.

Algunas personas piensan que Confucio continuó siendo pobre toda su vida debido a que no fue reconocido por el mundo en ese momento. De hecho, si Confucio hubiese querido hacerse rico, no habría sido difícil para él. Sin embargo, no lo hizo porque nunca comprometió sus principios de vida.

Una vez, Confucio se reunió con el rey de Qi, quien posteriormente le ofreció un territorio como remuneración llamado Lin Qiu (un territorio que hoy en día es el condado de Yuncheng, provincia de Shandong). Confucio dio las gracias al Rey de Qi, pero declinó la oferta inmediatamente.

[insert page=’confucio-el-mayor-sabio-y-maestro-de-la-historia-china’ display=’template-relacionadas.php’]

Después de que Confucio salió de su reunión con el rey dijo a sus estudiantes “Oí que un caballero sólo acepta una remuneración sobre la base de sus méritos. Ahora traté de persuadir al rey de Qi a seguir mi consejo. El Rey todavía no lo ha implementado, pero me recompensó con Lin Qiu. Él está lejos de comprenderme”.

Luego Confucio hizo que sus estudiantes preparasen un carro rápidamente. Se despidió y se fue.

En ese momento, Confucio no era más que un civil. La posición más alta que alguna vez llevó a cabo en su vida fue Sikou (más o menos similar a ser ministro hoy) en el Reino de Lu.

Nadie comparará a Confucio con esos reyes que llevaban más de 10.000 carruajes. Ningún otro ministro en la historia era tan ilustre como Confucio. Eso fue en parte porque nunca aceptó casualmente remuneración.

TE RECOMENDAMOS