Congresista de EE.UU. pide indagar la presión ‘perturbadora’ que pretendía poner fin a la investigación sobre Clinton

Por Ivan Pentchoukov - La Gran Época
03 de Mayo de 2018 Actualizado: 03 de Mayo de 2018

El representante Bob Goodlatte republicano por Virginia instó al Fiscal General de EE.UU, Jefferson Sessions,  para que investigue una llamada telefónica en la que un alto funcionario de la administración Obama aparece presionando al ex director adjunto del FBI Andrew McCabe para que cierre la investigación sobre la Fundación Clinton durante las elecciones presidenciales de 2016.

Los detalles de la llamada telefónica fueron revelados en un informe de la Oficina del Inspector General del Departamento de Justicia que condujo al despido de McCabe. El informe señala que el ex Primer Fiscal General adjunto (PADAG, por sus siglas en inglés), uno de los funcionarios de más alto rango en el Departamento de Justicia, llamó a McCabe el 12 de agosto de 2016 y preguntó por qué el FBI seguía investigando a la Fundación Clinton durante la campaña presidencial.

McCabe retrocedió: “¿Me estás diciendo que necesito cerrar una investigación válida?” La conversación que siguió fue “muy dramática”, según McCabe. Señaló a los investigadores que no había tenido nunca una confrontación con un funcionario de alto nivel del Departamento de Justicia en toda su carrera. El PADAG en ese tiempo era Matthew Axelrod.

Goodlatte describió la llamada como “perturbadora” y pidió a Jefferson Sessions, que investigue la conversación. El congresista también señaló que la descripción de la llamada en el informe está corroborada por un artículo del Wall Street Journal que describía a un funcionario del Departamento de Justicia que estaba “muy enfadado” porque “los agentes del FBI todavía estaban siguiendo abiertamente la investigación sobre la Fundación Clinton durante la temporada electoral”. McCabe autorizó la filtración sobre la llamada al Wall Street Journal.

“Parece que el PADAG estaba por lo menos investigando por qué el FBI estaba siguiendo un caso contra la Fundación Clinton durante las elecciones, y en el peor de los casos, tratando de influir indebida e ilegalmente en el estado de una investigación en curso con fines puramente partidistas”, escribió Goodlatte. “Ambas opciones son indecorosas y deben ser investigadas”.

Además de revelar detalles de la llamada al PADAG, el informe de la Oficina del Inspector General descubre que McCabe mintió en varias ocasiones, incluso bajo juramento, sobre la autorización de una filtración al Wall Street Journal. El informe lo culpa por filtrar con la intención de aumentar su reputación en el Departamento de Justicia. McCabe fue mencionado para una investigación criminal sobre esas declaraciones. Niega haber mentido.

Además, once congresistas mencionaron a McCabe para una investigación criminal por su papel en la presentación de una solicitud de autorización para vigilar al voluntario de la campaña Trump Carter Page. La solicitud de autorización se basó en gran medida por el expediente Steele sin algún fundamento. Los congresistas acusan a McCabe de privar a Page de sus derechos y de mala conducta en la investigación.

Axelrod era “uno de los funcionarios de más alto rango del Departamento de Justicia y miembro del equipo directivo superior”, según su perfil en el bufete de abogados Linklaters, del que es socio. Axelrod fue despedido junto con su jefe, la ex Fiscal General adjunta Sally Yates, poco después de que el presidente Donald Trump asumiera el cargo.

“Matt[hew Axelrod] también tomó la iniciativa de asesorar sobre el manejo de crisis dentro del Departamento de Justicia, trabajando estrechamente con la Casa Blanca, el Congreso, el FBI y los medios de comunicación en los asuntos más delicados y de alto perfil del Departamento de Justicia”, describe el perfil.

 

Por favor comparte este artículo en tus redes sociales, de esta manera ayudarás a La Gran Época a continuar ejerciendo un periodismo independiente. ¡Gracias por tu apoyo!

TE RECOMENDAMOS