Plantó un árbol todos los días por 35 años y logró un impresionante bosque en medio del desierto

12 de Septiembre de 2017 Actualizado: 18 de Septiembre de 2019

Un hombre extraordinario de Assam, India, logró algo que muchos encontrarían increíble. A través de su iniciativa desinteresada, en el transcurso de 35 años plantó un exuberante bosque en medio de una isla muy árida que ahora alberga un próspero ecosistema con muchos tigres de Bengala e incluso rinocerontes indios que adornan su rico hábitat.

Esta es la historia de Jadav “Molai” Payeng, a quien el ex presidente de la India, A. P. J. J., Abdul Kalam, apodó con el “hombre del bosque de la India”, por sus notables esfuerzos. Hace casi 4 décadas, en 1979, el entonces hombre de 16 años de la tribu Mishing notó un gran número de serpientes arrastradas por las aguas de las inundaciones que habían muerto en la isla debido a la falta de hábitat forestal y a la exposición al sol abrasador.

“Las serpientes murieron por el calor, sin ninguna cubierta de árboles. Me senté y lloré por sus cuerpos sin vida. Fue una carnicería”, relató Jadav al Times de India.

Los ancianos de su aldea le dijeron que los animales del mundo perderían su hogar debido a la deforestación y la falta de vegetación.

Para su consternación, los funcionarios le dijeron a Jadav que allí no podían crecer árboles.

“Dijeron que nada crecería allí”, dijo Jadav recordando que no había nadie para ayudarlo. “Nadie estaba interesado”, aseguró.

Los ancianos le presentaron una solución para restaurar el hábitat de los animales. “Me dieron algunas plantas de bambú y me pidieron que las plantara”, señaló a Aljazeera.

Fue entonces cuando Jadav comenzó su búsqueda para plantar un bosque en la isla de la barra de arena, que se convirtió en un santuario donde los animales y los pájaros podrían prosperar.

(Bijitdutta.com/Shutterstock)

Dedicada y esmeradamente, plantó árboles después de terminar sus tareas matinales y entregas de leche.

Con el tiempo, sus esfuerzos comenzaron a dar fruto. Desde entonces, la barra de arena estéril se ha transformado en una floreciente selva de 5,6 km llamada Bosque de Molai, que lleva el nombre de su desinteresado benefactor.

(Crédito: bijitdutta.com/Shutterstock)

Hoy en día, la tierra baldía que antes estaba erosionada, ahora está cubierta de árboles, incluyendo bambú, valcol, arjun, algodoneros, Poinciana real, árboles de seda, moj, todos ellos plantados solo por Jadav en solitario.

El exuberante oasis es también hogar de muchos animales salvajes como los rinocerontes, ciervos, conejos, elefantes, tigres de Bengala, simios y numerosas variedades de aves, incluyendo buitres.

(Crédito: Cortesía de Jadav Payeng)

“La isla estaba cerca de mi casa y empecé a plantar bambú y plantas indígenas o no valiosas. Solo desde los últimos 15 años comencé a plantar árboles de alto valor como la teca”, en 2014.

“La naturaleza creado una cadena alimenticia. ¿Por qué no podemos mantenerla? ¿Quién protegería a estos animales si nosotros, como seres superiores, comenzamos a cazarlos?”, destacó Jadav.

La Tierra será un lugar mejor si aprendemos una o dos cosas de la devoción de este hombre a su hogar y su hábitat, sin mencionar los animales que encuentran refugio allí.

“Si a cada niño escolar se le da la responsabilidad de cultivar dos árboles, seguramente tendremos una India Verde”, expresó el hombre del bosque.

Elogiando la increíble dedicación del hombre del bosque, el Primer Ministro de Assam, Tarun Gogoi, Aljazeera, exclamó: “Jadav es un verdadero conservacionista que está trabajando generosamente en el tema demostrado lo que una persona común con buenos motivos y fuerza de voluntad puede hacer”.

Mira el Bosque de Molai en video:

Un hombre arriesga su vida por salvar a un perro en peligro

¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

TE RECOMENDAMOS