Conozca a la única niña nacida y criada en la zona de exclusión de Chernóbil

Por Jack Phillips - La Gran Época
10 de Junio de 2019 Actualizado: 10 de Junio de 2019

La única niña que nació dentro de la zona de exclusión de Chernóbil tras el desastre nuclear tiene ahora casi 20 años.

Mariyka Sovenko, cuyo apellido no se reveló, nació y creció en la zona de exclusión extremadamente contaminada de Ucrania, según el Daily Mail, que aseguró se trata de la única niña conocida que nació allí.

Nació alrededor de una década después de la catástrofe de 1986, que vuelve a despertar el interés tras el popular programa de HBO, “Chernobyl”.

Sus padres, Mikhail y Lydia, se negaron a abandonar la zona porque la Unión Soviética no les ofreció alojamiento.

Lydia no se dio cuenta de que estaba embarazada hasta que dio a luz. Su esposo, Mikhail, ayudó en el parto, cortando el cordón umbilical de la niña antes de lavar al recién nacido.

Después de que la noticia se difundiera a finales de la década de 1990, Lydia y Mikhail fueron tratados “como criminales” por dar a luz, según el Mail.

Sin embargo, siguieron criando a Mariyka en la zona e ignoraron las advertencias del gobierno ucraniano de que pondrían al niño en peligro de exposición a la radiación.

Lydia también dijo que los rumores comenzaron a difundirse cuando la niña cumplió 5 años.

“Si la gente piensa que es una mutante, o que tiene dos cabezas, están muy equivocados”, dijo al periódico. “Es una niña encantadora que está absolutamente sana hasta donde podemos ver”.

En 2006, en una entrevista, la madre también dijo que le gustaría que “solo hubiera otra niña aquí. Le mostraría mi casa y el pueblo, y nos divertíamos mucho juntas”.

Además, en una entrevista reciente, Mariyka dijo al Sunday Express esta semana que actualmente está “bien”.

“Estoy trabajando. Me mantengo a mí misma. Eso es todo”, dijo.

Se están haciendo reparaciones a la central nuclear dañada de Chernobyl el 5 de agosto de 1986, después de que uno de los cuatro reactores de la central explotara el 26 de abril de ese año. (Zufarov/AFP/Getty Images)

Según el Express, creció bebiendo leche de vacas que comían en los pastos irradiados alrededor de Chernobyl.

“A ella no le importa ser única por haber nacido en Chernóbil. De hecho, saber que es la única niña que nació aquí después de la explosión, y que creció en Chernóbil, es bastante doloroso para ella. Ella lo ve como un estigma”, dijo su madre.

La madre también contó: “La gente aquí cree que Mariyka es un símbolo del renacimiento de Chernóbil, un signo de Dios que interpretan como una bendición para vivir aquí, y que la vida está regresando a este lugar maldito”.

Respuesta al desastre

Según el Washington Post, la Unión Soviética, que controlaba Ucrania en ese momento, intentó restar importancia a la catástrofe, considerada por muchos como el peor desastre nuclear de la historia.

Restos de un aula abandonada en una guardería de la ciudad desierta de Pripyat el 25 de enero de 2006 (Daniel Berehulak/Getty Images)

“Cuando Suecia se puso en contacto con la Junta de Inspección de Energía Atómica de la Unión Soviética, Moscú negó que se hubiera producido un accidente. Sin embargo, como Suecia, Dinamarca, Finlandia y Noruega reportaron niveles inusualmente altos de radiactividad, Moscú se vio obligado a anunciar oficialmente el accidente”, escribió Julie Vitkovskaya del Post en 2016.

En ese momento, los funcionarios de la embajada soviética afirmaron que a pesar de los altos niveles de radiación, “el problema está mejorando. No está fuera de control. Está mejorando. Pero desafortunadamente, aún no ha terminado”.

Vista general de la central nuclear de Chernóbil tomada en la ciudad fantasma de Prypyat el 8 de abril de 2016. (SERGEI SUPINSKY/AFP/Getty Images)

El silencio del Kremlin llevó al expresidente Ronald Reagan a emitir una misiva, diciendo que “los soviéticos le deben al mundo una explicación”.

“La manera en que los soviéticos manejaron este incidente manifiesta un desprecio por las preocupaciones legítimas de la gente en todas partes”, dijo Reagan. “Un accidente nuclear que resulta en la contaminación de varios países con material radioactivo no es simplemente un asunto interno”.

Después de tres décadas, como informa Live Science, el número de personas que murieron como resultado de la exposición a la radiación podría llegar a 93.000, y 270.000 personas en Ucrania, Rusia y Bielorrusia podrían haber desarrollado “cánceres que de otro modo no lo habrían hecho”.

Por otra parte, la Organización Mundial de la Salud dijo que no ha habido “ninguna muerte ni casos de enfermedad por radiación directamente relacionados con el desastre de Fukushima en Japón”, que fue desencadenado por un terremoto masivo en marzo de 2011.

*****

A continuación:

Conoce a uno de “Los Valientes”, un investigador que logró comprobar la sustracción forzada de órganos a prisioneros de conciencia en China

TE RECOMENDAMOS