Contemplen la belleza: Alexander Hamilton y la humanidad de las estatuas cívicas

Por The Epoch Times
19 de Septiembre de 2020
Actualizado: 19 de Septiembre de 2020

Las estatuas nobles “enriquecen la belleza de la ciudad, en significado y en propósito”, escribió el autor Michael Curtis en su libro: “Arquitectura clásica y monumentos de Washington, D.C.: Una historia y guía”.

Curtis recuerda a los lectores que las esculturas son diferentes de las estatuas: Las esculturas “pueden contener cualquier idea grande, pequeña o insípida de cualquier cosa o no cosa o una tontería”, escribió. “Las estatuas están compuestas inteligentemente, resueltas estéticamente, son tributos hechos por expertos a los logros cívicos, militares y humanitarios”.

Tiene sentido que las estatuas estén impregnadas con las virtudes de tan gran gente, y en el caso de la estatuaria cívica, estas virtudes están en exhibición pública para que generación tras generación de ciudadanos aspiren a ellas.

Un buen ejemplo de este tipo de estatuas es la estatua de bronce de 10 pies de Alexander Hamilton del escultor estadounidense James Earle Fraser. Como primer secretario del Tesoro, Hamilton se encuentra en el lado sur del edificio del Tesoro.

Ceremonia de inauguración de la estatua de bronce de Alexander Hamilton en 1923 de James Earle Fraser en el lado sur del edificio del Tesoro en Washington. Biblioteca del Congreso, División de Impresiones y Fotografías. (Dominio Público)

El Hamilton de Fraser tiene una figura elegante, que aunque está fundida en bronce, está llena de sentimiento. Confiado en su pose, Hamilton parece como si estuviera listo para entrar en acción, tiene su pie izquierdo listo para impulsarlo a caminar. Su rostro irradia cierta seguridad con una débil pero encantadora sonrisa que distingue al hombre del monumento.

El 23 de febrero de 1775, Hamilton escribió en: “El granjero refutado: Los derechos sagrados de la humanidad no deben ser rebuscados, entre viejos pergaminos o registros mohosos. Están escritos, como con un rayo de sol, en todo el volumen de la naturaleza humana, por la mano de la propia divinidad; y nunca se pueden ser borrar u oscurecer por el poder mortal”.

Estatuas elaboradas por expertos, llenas de la luz de la humanidad, pueden recordarnos esos derechos sagrados. Hechas de esa manera y con tan nobles intenciones, pueden enriquecernos para siempre en belleza, significado y propósito.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


A continuación

Cómo el comunismo corrompió el pensamiento humano

Lee la serie completa Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo

TE RECOMENDAMOS