Continúan las medidas extremas de confinamiento en el foco epidémico de China

Por Alex Wu
11 de Febrero de 2021
Actualizado: 11 de Febrero de 2021

El nivel de riesgo de la ciudad de Nangong, uno de los focos epidémicos del COVID-19 en la provincia china de Hebei, se redujo el 8 de febrero. Sin embargo, las medidas extremas de cierre continúan implementándose y los residentes luchan por hacer frente a la situación.

The Epoch Times se enteró por los residentes de Nangong de que todos los hogares están bajo cuarentena, y el último aviso del gobierno dice que las medidas continuarán hasta fin de mes. Esto significa que los residentes pasarán el Año Nuevo chino, que comienza el 12 de febrero, confinados en casa.

El 6 de febrero se realizó una prueba masiva de COVID-19 en toda la ciudad, que es la décima prueba de ácido nucleico que todos los residentes de Nangong se han realizado, según los medios de comunicación chinos.

Familia con un recién nacido que lucha bajo confinamiento

El padre de un recién nacido en Nangong compartió la terrible experiencia de su familia bajo confinamiento el mes pasado con The Epoch Times.

Luego de que el cierre total en la ciudad comenzara el mes pasado, la esposa de Chen Yu (alias) estaba en trabajo de parto. Él dijo: “A finales de enero, Nangong era un área de alto riesgo. Los hospitales de la ciudad estaban cerrados, excepto el Centro de Salud de la Mujer y el Niño y el Hospital de Medicina Tradicional China. Sin embargo, el centro de salud no admitió a mi esposa porque había un caso sospechoso en nuestra área, ¡A pesar de decirles que mi esposa estaba a punto de dar a luz!”.

Chen dijo que después de llamar a muchos niveles de gobierno desde la línea directa de la ciudad local, como la ciudad de Xingtai (Nantong es una ciudad a nivel de condado bajo la jurisdicción de Xingtai), la ciudad de Shijiazhuang (capital provincial) y el gobierno provincial de Hebei, su esposa finalmente fue admitida en un hospital y dio a luz a un niño por cesárea.

Luego, cuando regresaron a casa del hospital, fue difícil obtener la fórmula infantil mientras estaban confinados en casa. Chen dijo: “Debido a que mi esposa no tenía leche materna, tuvimos que llamar al funcionario que está a cargo del cierre de nuestra área y pedirle que nos ayude a comprar fórmula para bebés. No pudo ayudarme y dijo que ‘El (sitio web) del gobierno de la ciudad no tiene este artículo y no puedo conseguírselo’”.

El 5 de febrero, el bebé recién nacido de Chen se enfermó de diarrea. El padre dijo: “Traté de salir y comprar un medicamento para mi bebé, pero no se me permitió hacerlo. Tan pronto como salí, la Policía Especial de Xingtai me atrapó. Luego fui a la oficina de la comunidad para obtener una carta de permiso oficial para salir. Pero solo pude sacar al bebé del puesto de control de nuestra comunidad y las autoridades me detuvieron en otro punto de control. Hice llamadas a las líneas directas del gobierno para pedir ayuda, pero no sirvió de nada. Al final, tuve que hacer una escena en el puesto de control, y finalmente nos dejaron pasar para ir al Centro de Salud para Mujeres y Niños a conseguir recetas y medicamentos para mi bebé”.

Chen dijo que su esposa aún se está recuperando y necesita alimentos nutritivos, pero la comida racionada que le proporciona el gobierno es de mala calidad y muy cara, “Algunas verduras están podridas, las cebollas ya se han puesto negras y parte de la carne está podrida”.

Captura de pantalla de una publicación en las redes sociales de vegetales racionados proporcionados por el gobierno de Nangong a los residentes. (Proporcionado a The Epoch Times por el entrevistado)

Chen dijo que, para decirlo sin rodeos, el gobierno ahora es “vago” y “no toma ninguna medida”. “Ellos (los funcionarios chinos) solo quieren mantener sus puestos y no les importa si la gente muere. No les importa cómo sobrevive la gente. Su lema para unirse al Partido [Comunista] es “servir al pueblo”, pero ellos no “sirven al pueblo” en absoluto. Legalmente hablando, ellos no pueden hacerlo [imponer el confinamiento], restringiendo la libertad personal del pueblo”.

Empleado del gobierno encerrado dentro de hospital de cabina móvil

El Sr. Sun es un trabajador del gobierno en la ciudad de Nangong. Él le dijo a The Epoch Times que estaba asignado a realizar pruebas de ácido nucleico en los residentes de la comunidad de Feifeng, donde se informaron casos de infección. Posteriormente, fue enviado a un hospital de cabina móvil para ser puesto en cuarentena el 1 de febrero, a pesar de que no estaba infectado ni había tenido contacto con alguien que dio positivo por el virus del PCCh, comúnmente conocido como nuevo coronavirus.

Dentro de una sala de aislamiento en un hospital de cabina móvil en Nangong. (Proporcionado a The Epoch Times por el entrevistado)

El Sr. Sun se quejó de que el inodoro, el lavabo y la cama están en una habitación pequeña sin mamparas. No se permite bañarse ni ducharse. La puerta de cada habitación está cerrada con un sello y hay guardias que vigilan el sello. Solo el personal quita los precintos al entregar las comidas y se los vuelve a poner después de la entrega.

Puertas selladas dentro de un hospital de cabina móvil en Nangong. (Proporcionado a The Epoch Times por el entrevistado)

Sun reveló que hay muy poco personal en el hospital móvil, sin embargo, hay más de 2600 habitaciones, todas las cuales han sido ocupadas. Las personas que están en cuarentena allí deben someterse a una prueba de ácido nucleico todos los días o cada dos días, según Sun.

The Epoch Times también obtuvo un video que muestra al personal trabajando dentro del hospital móvil.

A principios de febrero, The Epoch Times obtuvo exclusivamente documentos internos del gobierno de Hebei que mostraban que la ciudad de Nangong comenzó a implementar estrictas medidas de cierre el 16 de enero. Todos los residentes están encerrados dentro de sus comunidades residenciales, haciendo cuarentena en sus casas y no se les permite salir. Todos los trabajadores esenciales tienen que comer y permanecer en sus unidades de trabajo y tienen prohibido regresar a casa durante el período de confinamiento. A algunas personas no se les permitió ir al hospital para recibir tratamiento por enfermedades graves como cáncer, enfermedades cardíacas, insuficiencia renal, y murieron en casa.

Con información de Hu Yuanzhen, Gu Xiaohua y Zhang Yujie.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS