Contribuyentes de Nueva Jersey “están en la cuerda floja” por una deuda masiva: informe

Por Gregory Bresiger
08 de Diciembre de 2021
Actualizado: 08 de Diciembre de 2021

Nueva Jersey tiene unos niveles de deuda enormes, posiblemente peligrosos, según un nuevo informe, pero la mayoría de los funcionarios estatales no quieren hablar de ello.

Cada contribuyente del Garden State debe decenas de miles de dólares y se encuentra en un “sumidero” fiscal, pero también lo están muchos otros estadounidenses, según el informe.

Esto se debe a que los líderes de Nueva Jersey de ambos partidos han gastado en exceso y han utilizado “trucos” de contabilidad durante décadas.

“Nueva Jersey recibe un suspenso en finanzas”, dijo a The Epoch Times Bill Bergman, director de investigación de la organización sin ánimo de lucro Truth in Accounting (TIA).

Según el informe de la TIA, Nueva Jersey “disponía de 31,700 millones de dólares para pagar facturas por valor de 216,900 millones. El resultado fue un déficit de 185,200 millones de dólares”.

Como resultado, los contribuyentes del estado están “en el gancho de 58,300 dólares a partir del año fiscal 2020”.

El estado, concluye el informe, “sigue teniendo una salud fiscal pésima y no tiene dinero reservado para capear la crisis actual o cualquier otra futura”.

Los funcionarios de Nueva Jersey afirman que el estado tiene un presupuesto equilibrado.

“Si esto es cierto”, se pregunta Bergman, “¿cómo es que el estado tiene este enorme problema de deuda?”.

Los portavoces del gobernador de Nueva Jersey, Phil Murphy, y del interventor estatal en funciones, Kevin D. Walsh, no respondieron a las preguntas de The Epoch Times. El presidente de la legislatura de Nueva Jersey, Craig J. Coughlin, también declinó hacer comentarios.

Un portavoz de la minoría republicana de la legislatura de Nueva Jersey elogió el informe. No aceptar las conclusiones del informe “sería una locura”, dijo el asambleísta estatal Hal Wirths.

Wirths señaló que la TIA “señala los costos de las pensiones y los beneficios de salud como el problema financiero número uno de Nueva Jersey, y lo son”.

Dice que Nueva Jersey tiene la tercera deuda de bonos más alta de la nación —61,300 millones de dólares— y “mucho más per cápita que los dos estados más altos, California y Nueva York”.

Aún así, tres importantes agencias de calificación de bonos dijeron que la situación de Nueva Jersey no es tan mala como el informe de la TIA, pero dicen que es grave.

La calificación crediticia de Nueva Jersey recibió un golpe importante el año pasado, cuando la agencia de calificación S&P rebajó el estado a BBB+ por primera vez en su historia. Esta calificación, señala la directora y principal analista de S&P, Tiffany Tribbitt, es apenas un grado de inversión.

Tribbitt, en una entrevista con The Epoch Times, coincidió con TIA en que la calificación de los bonos de Nueva Jersey “es la segunda peor de los estados”. Illinois es el peor, dice.

Aun así, dijo que Nueva Jersey tiene los recursos necesarios para superar el problema.

Las calificaciones de Fitch y Moody’s también coinciden en que el estado tiene una deuda considerable a largo plazo, pero puede gestionarla.

No obstante, estos problemas de deuda estatal no se dan solo en el Garden State.

El informe de la TIA, titulado “Estado financiero de los estados, 2021”, califica a 39 estados como “sumideros”. Eso significa que las deudas son mayores que los activos.

El informe también dice que 11 estados son estados solventes, lo que significa que los activos son mayores que las obligaciones. Los cinco primeros son Alaska, Dakota del Norte, Wyoming, Utah y Dakota del Sur.

Los contribuyentes de Nueva Jersey, sin embargo, están casi en el pozo más profundo. Solo Connecticut está peor.

Bergman advierte que, a menos que se hagan cambios, se acerca el “día del juicio final” para Nueva Jersey y otros estados.

Cargas de responsabilidad

La TIA afirma que Nueva Jersey no es el único estado que está ocultando la magnitud de sus deudas. Esta dudosa práctica incluye no declarar con exactitud el importe de las prestaciones prometidas distintas de las pensiones, u otras prestaciones posteriores al empleo (OPEB).

Lo que está ocurriendo en Nueva Jersey, sostiene Bergman, está sucediendo en gran parte de Estados Unidos y podría requerir más rescates federales. Los estados pueden necesitar más pagos de alivio de COVID para seguir siendo solventes porque son incapaces de cumplir sus promesas a los contribuyentes y a los trabajadores.

“En el año fiscal 2020, el total de los pasivos de pensiones no financiados entre los 50 estados era de 926,300 millones de dólares. Por cada dólar de beneficios de pensiones prometidos, los 50 estados solo han reservado 64 centavos en promedio para financiar estas promesas”, según el informe de la TIA. “Además, en el año fiscal 2020, el total de pasivos OPEB no financiados entre los 50 estados era de 638,700 millones de dólares. Por cada dólar de beneficios de atención médica prometidos, los 50 estados solo han reservado 8 centavos en promedio para financiar estas promesas”.

Aun así, los responsables de S&P, aunque dicen que no quieren debatir el informe de la TIA, están de acuerdo en que las obligaciones de la deuda del Garden State son considerables y peores que las de la mayoría de los estados.

“Nueva Jersey”, escribe S&P en un informe del 12 de abril, “tiene elevados costos de salud para los jubilados, en particular para los maestros jubilados de los distritos escolares locales, de los que el estado es responsable. A finales del año fiscal 2020, la parte del estado de los pasivos netos no financiados de OPEB ascendió a 65,500 millones de dólares, o 7370 dólares per cápita, una reducción del año anterior tras los nuevos acuerdos laborales. A finales del año fiscal 2019, los pasivos netos no financiados de OPEB de Nueva Jersey ascendieron a 75,900 millones de dólares, o 8548 dólares per cápita, en comparación con un promedio de 1971 dólares en nuestro estudio más reciente de 50 estados”.

Los funcionarios del S&P señalan que Nueva Jersey está empezando a pagar sus deudas. Esto se debe, en parte, a que sus inversiones se han comportado muy bien recientemente. Sin embargo, algunos de sus supuestos actuariales son sospechosos, dicen los críticos. Los funcionarios del S&P afirman que están asumiendo una tasa de rendimiento de las inversiones del 7 por ciento, cuando la tasa asumida debería ser del 6 por ciento.

Wirths cree que los funcionarios estatales siguen utilizando malas prácticas contables.

“Nueva Jersey se sale con la suya con demasiados trucos y depende demasiado de los ingresos de una sola vez, que son casi 5000 millones de dólares este año”, dijo Wirths. “Los demócratas utilizaron 4150 millones de dólares del superávit inesperado del año pasado, más 800 millones de dólares de fuentes no recurrentes para equilibrar el presupuesto. Eso no puede sostenerse”.

El informe del S&P también da a Nueva Jersey una baja calificación en cuanto a las prácticas de endeudamiento.

“En nuestra escala de ‘1.0’ a ‘4.0’, donde ‘1.0’ es la puntuación más fuerte y ‘4.0’ la más débil, hemos asignado una puntuación compuesta de ‘3.7’ al perfil de deuda y pasivo de Nueva Jersey”, según S&P.

Moody’s, en su informe del 14 de julio, otorgó a Nueva Jersey una calificación A3 para sus bonos de obligación general (GO), una calificación baja. Pero elogió los recientes esfuerzos del gobernador Murphy para resolver los problemas de la deuda a largo plazo.

“El estado ha respondido a un panorama de ingresos y liquidez más brillante con varias acciones que reflejan un compromiso reciente para abordar más agresivamente sus cargas de responsabilidad, demostrando una mejor gobernanza y gestión fiscal. Estas acciones incluyen la reducción de la deuda y la evitación y aceleración de las contribuciones a las pensiones”.

Moody’s cambió su perspectiva de “estable a positiva”. Eso significa que la agencia de calificación podría elevar la calificación de los bonos del Estado en los próximos uno o tres años. Si la mejora se produce, significaría que los tipos de interés de los bonos de Nueva Jersey podrían disminuir, ahorrando a los contribuyentes decenas de millones de dólares en los gastos de los préstamos. Si ocurre lo contrario, los contribuyentes deberán pagar más. Este es el peligro de cualquier persona o institución que utilice mucho dinero prestado.

Aun así, la conclusión de Moody’s es mixta, ya que reconoce los problemas de la deuda a largo plazo y las malas prácticas del pasado, pero dice que pueden solucionarse.

“La calificación”, según el informe, “refleja la economía grande, diversa y rica del estado, compensada por los grandes y crecientes pasivos a largo plazo y la carga de unas contribuciones a las pensiones muy grandes, que son el resultado de una sustancial infrafinanciación histórica de las pensiones”.

Nueva Jersey, dice Moody’s, sigue siendo “vulnerable a los riesgos presupuestarios en un período de incertidumbre continua y puede poner en tela de juicio la capacidad del estado para mantener su trayectoria de mejora”.

Fitch Ratings, en su informe del 13 de abril, otorga a Nueva Jersey una calificación de A-. Dice que su calificación refleja la “adecuada resistencia financiera de Nueva Jersey”. Pero también dijo que su estado no es tan bueno como el de la mayoría de los estados y que despierta algunos fantasmas problemáticos.

La posición más débil de Nueva Jersey, dijo Fitch, “es el legado de décadas de desajustes presupuestarios estructurales y pasivos crecientes que solo se habían abordado parcialmente cuando la pandemia de coronavirus se desarrolló con el estado como epicentro inicial”.

Fitch continuó diciendo que “el rendimiento de los ingresos, mejor de lo esperado, ha compensado algunas de las preocupaciones crediticias iniciales de Fitch, pero los riesgos persisten, incluso con la importante ayuda federal única procedente de la Ley del Plan de Rescate Estadounidense (ARPA) de marzo de 2021”.

Según las agencias de calificación de bonos, una calificación triple BBB o A- significa que el estado o la ciudad tiene una capacidad adecuada para cumplir su compromiso financiero en la actualidad. Sin embargo, en economías difíciles, digamos un periodo de mercado bajista en el que las inversiones pierden en lugar de ganar dinero, los críticos como Bergman dicen que los estados con estas calificaciones y una considerable deuda a largo plazo podrían estar en problemas. Podrían tener que subir los impuestos o recortar programas para pagar sus facturas.

Aun así, ninguna de las agencias de calificación es tan crítica con las prácticas de Nueva Jersey como TIA.

¿Por qué la disparidad?

Bergman sostiene que las agencias de calificación están comprometidas por las relaciones con los estados y las ciudades. Así que no pueden, añade, evaluar eficazmente las condiciones fiscales, su capacidad para pagar las facturas, ni siquiera sumar adecuadamente las deudas, muchas de las cuales se financian a través de bonos.

“No trabajamos para los tenedores de bonos como las agencias de calificación crediticia”, dice Bergman. Anteriormente trabajó como economista y analista de políticas en la Reserva Federal de Chicago.

Las agencias de calificación crediticia, añade, forman parte de un sistema que “pone dinero en la máquina que anticipa el día del juicio final que está cada vez más cerca. Puede adoptar varias formas, incluido un rescate federal, en el que estamos inmersos. Treinta y nueve de los 50 estados están hundidos”.

Sin embargo, el director senior de S&P Global, David Hitchcock, con 41 años en el negocio de la calificación, dice que nadie le ha presionado para que dé una mejor calificación y así poder vender los bonos.

Según Bergman, la cuestión en estos 41 estados es cómo se contabilizan los activos y los pasivos. Esto incluye el debate sobre la contabilidad de acumulación o de caja. Advierte que los estados mal gestionados suelen utilizar la contabilidad de caja.

Pero el experto del S&P dice que “muchos expertos en contabilidad” no están de acuerdo con las normas de la TIA. Dice que los estados están utilizando una forma de normas de acumulación, así como los principios de contabilidad generalmente aceptados.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS