Copa Libertadores busca estadio fuera de Argentina, Boca se niega y pide el título

Por EFE
28 de Noviembre de 2018 Actualizado: 28 de Noviembre de 2018

La Conmebol anunció este martes que el partido de vuelta de la final de la Copa Libertadores se jugará el 8 o 9 de diciembre fuera de Argentina y de inmediato al menos cinco países han aparecido como opciones, pese al rechazo tajante de Boca Juniors y la amenaza de sus directivos de llevar el caso al TAS.

El presidente de Boca Juniors, Daniel Angelici, pidió a la Conmebol que el partido no se juegue, que el River Plate sea desclasificado y, por tanto, que el título sea adjudicado a su club.

“La violencia no es parte del fútbol, esto se resuelve con goles”, afirmó el presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), el paraguayo Alejandro Domínguez, tras la reunión con los directivos de River Plate y Boca Juniors para definir las soluciones al desenlace de la Copa Libertadores.

Un hombre sostiene una bandera del club de fútbol argentino Boca Juniors en el restaurante Ribera Sur en el barrio de La Boca en Buenos Aires el 27 de noviembre de 2018. (LUDOVIC MARIN / AFP / Getty Images)

La Conmebol descartó que se juegue en Argentina el partido de vuelta por el título de la Libertadores, que debió cancelarse el sábado pasado por el ataque de fanáticos al autobús que conducía a la plantilla de Boca Juniors al estado Monumental de River Plate.

La entidad consideró que el país no cumple con las condiciones de seguridad para celebrarlo.

“No aceptamos en el día de la fecha jugar ningún partido hasta que se pronuncie” el Tribunal Disciplinario de la Conmebol, expresó Angelici al término de la reunión en Luque, sede de la entidad, con su colega de River Plate, Rodolfo D’Onofrio, y Domínguez.

Los fanáticos de River Plate esperan la confirmación de la suspensión del juego durante el partido de ida de la final de la Copa CONMEBOL Libertadores 2018 entre River Plate y Boca Juniors en el Estadio Monumental Antonio Vespucio Liberti el 24 de noviembre de 2018 Buenos Aires, Argentina. (Foto por Getty Images)

Durante la cita Angelici y los abogados del club pidieron la suspensión definitiva del partido, la descalificación de River Plate y su proclamación como campeón.

Los fanáticos de River Plate abandonan el estadio durante el partido final de la segunda etapa de la Copa CONMEBOL Libertadores 2018 entre River Plate y Boca Juniors en el Estadio Monumental Antonio Vespucio Liberti el 24 de noviembre de 2018 en Buenos Aires, Argentina. El partido fue suspendido debido a jugadores lesionados de Boca Juniors luego de que los fanáticos apedrearan el autobús del equipo y fueron afectados por gases lacrimógenos. (Foto por Demian Alday / Getty Images)

Invocaron el inciso 1 del artículo 18 del Reglamento Disciplinario de la Conmebol, alusivo a manifestaciones violentas que ponen en riesgo la integridad del equipo rival.

Tras escuchar los alegatos de Boca Juniors y River Plate, la Conmebol ha resuelto que el partido decisivo, que correspondía jugarse el sábado pasado en el estadio Monumental de River Plate, se cumplirá fuera del país, del 8 al 9 de diciembre”.

Tras el anuncio, el presidente de Boca, Daniel Angelici, afirmó tajante: “No aceptamos jugar ningún partido“.

Enseguida añadió que se apegará al reglamento para ganar la Copa Libertadores sin jugar. “Vamos a agotar todas las vías que tenemos dentro de la Conmebol. Una vez terminada, si tenemos que ir al TAS (Tribunal de Arbitraje Deportivo), también vamos a ir”.

Darío Benedetto, de Boca Juniors, participa de un entrenamiento abierto en el estadio La Bombonera de Buenos Aires, el 22 de noviembre de 2018, en vísperas de la final de la Copa Libertadores contra River Plate. (Foto de JUAN MABROMATA/AFP/Getty Images)

Los violentos altercados registrados el sábado pasado como consecuencia del ataque a piedras y botellas contra el autobús de Boca obligaron al cambio de horario del comienzo del partido el mismo día, y luego a su aplazamiento para el domingo, pero horas antes la decisión fue cancelarlo sin nueva fecha y convocar la reunión celebrada hoy en la capital paraguaya.

Integrantes de la prefectura y gendarmería argentina custodian en las inmediaciones del estadio Monumental antes del partido vuelta de la final de la Copa Libertadores en Buenos Aires (Argentina). EFE/ Matías Napoli

Miami, Catar, cuya selección fue invitada por la Conmebol a la Copa América de 2019 en Brasil, y Asunción se insinúan como opciones para recibir el partido de vuelta de la Copa Libertadores entre River Plate y Boca Juniors, admitieron poco después de la reunión fuentes de la entidad y autoridades paraguayas.

Walter Vázquez, comandante de la Policía Nacional paraguaya, admitió hoy que fue consultado sobre la posibilidad de que la final de la Libertadores se dispute en Asunción el domingo 9 de diciembre.

Los jugadores de River Plate celebran un gol durante su partido de ida de la final de la Copa Libertadores, en el estadio La Bombonera de Buenos Aires, el 11 de noviembre de 2018. (Foto de ALEJANDRO PAGNI/AFP/Getty Images)

“Estamos trabajando en la organización para ver cómo será el operativo. Sería el 9 de diciembre en Asunción”, dijo Vázquez a la radio 730 AM.

No obstante, fuentes de la Conmebol manifestaron que la entidad evalúa otras opciones.

El delantero de Boca Juniors, Carlos Tévez. (ALEJANDRO PAGNI/AFP/Getty Images)
El delantero de Boca Juniors, Carlos Tévez. (ALEJANDRO PAGNI/AFP/Getty Images)

Miami ha sido sede de partidos amistosos de casi todas las diez selecciones que componen la Conmebol, Catar y Asunción a su vez seducen a la Conmebol, pero tras la reunión cumplida hoy en territorio paraguayo con los presidentes de Boca Juniors y River Plate se han recibido las ofertas de autoridades de Belo Horizonte y Medellín.

El estadio Mineirao de la ciudad brasileña de Belo Horizonte fue ofrecido como plaza neutral para el partido de vuelta de la final de la Libertadores por la Administración del coliseo.

En forma casi simultánea el alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, ofreció este martes el Atanasio Girardot de esa ciudad colombiana.

¿Sabías?

El libro chino más traducido en la historia se lee en 40 idiomas pero está prohibido en China

TE RECOMENDAMOS