Coronavirus expone desventaja de la globalización en medio de escasez de equipos de protección

Por Tom Ozimek
04 de Marzo de 2020
Actualizado: 04 de Marzo de 2020

Los expertos afirman que la escasez de equipo de protección personal en Estados Unidos revela niveles peligrosos de excesiva dependencia de las cadenas de suministro globalizadas.

“He estado predicando el mismo mensaje desde 2007”, dijo Mike Bowen, fundador de la Asociación de Suministro de Máscaras Seguras, una organización que durante años ha estado dando la alarma sobre el hecho de que Estados Unidos está a merced de las instalaciones controladas por gobiernos extranjeros de producción de equipos de protección personal, el cual es fundamental para luchar contra las epidemias.

“Durante catorce años, he advertido sobre el suministro de máscaras controlado por extranjeros en Estados Unidos”, dijo a The Epoch Times en un correo electrónico.

Bowen, que también dirige Prestige Ameritech, el mayor fabricante de mascarillas quirúrgicas del país, dijo que ha estado trabajando a toda máquina desde que el brote llegó a los titulares, tratando de cumplir los pedidos de mascarillas de protección del tipo en el que los servicios de primera línea y el personal médico confían cuando se trata de brotes virales como el COVID-19.

Advirtió que sin un suministro doméstico confiable de máscaras, “una campaña de ‘cubre tu tos’ será la única defensa”.

Profesionales de la desinfección que usan equipo de protección rocían solución antiséptica contra el coronavirus en un mercado tradicional en Seúl, Corea del Sur, el 26 de febrero de 2020. (Chung Sung-Jun/Getty Images)

“Potencial desafío de salud grave sin precedentes a nivel mundial”

El Secretario de Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés), Alex Azar, advirtió a los legisladores el 25 de febrero que Estados Unidos se enfrentaba a una escasez de mascarillas quirúrgicas y respiradores N95. Dijo que el país tiene una reserva de alrededor de 30 millones de mascarillas N95, pero podría necesitar hasta 300 millones durante el brote.

“Este es un potencial desafío de salud grave sin precedentes a nivel mundial”, dijo Azar.

Las compras por pánico y el acaparamiento de máscaras han exacerbado el problema.

“Los trabajadores de la salud confían en el equipo de protección personal para protegerse a sí mismos y a sus pacientes de ser infectados e infectar a otros”, dijo la Organización Mundial de la Salud (OMS) en un comunicado el martes. “Pero la escasez está dejando a los médicos, enfermeras y otros trabajadores de primera línea peligrosamente mal equipados para atender a los pacientes de COVID-19, debido al limitado acceso a suministros como guantes, máscaras médicas, respiradores, gafas, protectores faciales, batas y delantales”.

Máscaras faciales protectoras N-95 se encuentran sobre una mesa en una oficina en Washington, DC., 26 de febrero de 2020. (EVA HAMBACH/AFP vía Getty Images)

La organización culpó de la escasez al “aumento de la demanda, las compras por pánico, el acaparamiento y el uso indebido”, que según ella “está poniendo vidas en riesgo por el nuevo coronavirus y otras enfermedades infecciosas”.

La OMS ha pedido a la industria y a los gobiernos que aumenten la fabricación en un 40% para satisfacer la creciente demanda mundial en medio de la escasez de suministro.

“Sin cadenas de suministro seguras, el riesgo para los trabajadores de la salud en todo el mundo es real. La industria y los gobiernos deben actuar rápidamente para impulsar la provisión, aliviar las restricciones a la exportación y poner en marcha medidas para detener la especulación y el acaparamiento. No podemos detener el COVID-19 sin proteger primero a los trabajadores de la salud”, dijo el Director General de la OMS, Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus.

El Director General de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, asiste a una reunión informativa diaria para la prensa sobre el nuevo coronavirus en la sede de la OMS en Ginebra (Suiza), el 2 de marzo de 2020. (Fabrice Coffrini/AFP vía Getty Images)

La OMS estima que desde el inicio del brote de COVID-19, los precios de las mascarillas quirúrgicas han aumentado en un 600 por ciento, mientras que los de los respiradores N95 se han triplicado.

A raíz del pánico por la compra y el acaparamiento de equipos de protección personal como mascarillas y desinfectante de manos, algunos expertos sostienen que algunos de estos equipos son de utilidad limitada para el público en general.

“Necesitamos asegurarnos de que esas máscaras N95 estén disponibles para los médicos y enfermeras que van a cuidar a los individuos que tienen esta enfermedad”, dijo el director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), Robert Redfield, durante una audiencia de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes el 27 de febrero. “Y realmente me desagrada encontrar gente que sale con ellas, no hay ningún papel para estas máscaras en la comunidad”.

El Dr. James Robb, exprofesor de patología y uno de los primeros investigadores de los coronavirus, dijo en una nota ampliamente compartida en línea que las máscaras “no evitarán que el virus de un estornudo directo entre en la nariz o la boca”, pero que son útiles para evitar que las personas se toquen la cara, que es un importante mecanismo de transmisión.

“¡No al apretón de manos! Usen un golpe de puño, una ligera inclinación, un golpe de codo”, aconseja Robb en la parte superior de su lista de medidas preventivas.

La gente usa máscaras quirúrgicas cuando camina por la Avenida Grant del Barrio Chino en San Francisco, California, el 26 de febrero de 2020. (Justin Sullivan/Getty Images)

“Traer la manufactura de vuelta a América”

El presidente Donald Trump dijo el martes que el brote de coronavirus destaca la importancia de traer de vuelta a Estados Unidos las cadenas de suministro previamente deslocalizadas para las medicinas y equipos que tanto se necesitan.

En una reunión entre el Grupo de Trabajo sobre el Coronavirus de la administración Trump y los representantes de las empresas farmacéuticas y biotecnológicas en la Casa Blanca el martes, Trump dijo, “El coronavirus muestra la importancia de traer de vuelta la manufactura a Estados Unidos para que estemos produciendo, en casa, las medicinas y el equipo y todo lo demás que necesitamos para proteger la salud del público”.

“Queremos hacer ciertas cosas en casa. Queremos hacer nuestra fabricación en casa. No solo se hace en China; se hace en muchos otros lugares, incluyendo Irlanda, y muchos lugares fabrican nuestras diferentes medicinas y cosas que tanto necesitamos”, dijo Trump.

El presidente añadió que se estaban tomando medidas para mitigar el riesgo que suponía para la salud pública la dependencia de otros países en lo que respecta a medicamentos y equipo clave.

Dos funcionarios estadounidenses dijeron a Reuters que la administración está considerando la posibilidad de invocar poderes especiales a través de una ley llamada Ley de Producción de Defensa para expandir rápidamente la fabricación nacional de máscaras y ropa de protección para combatir el coronavirus. Reuters dijo que uno de los funcionarios era del Departamento de Seguridad Nacional, mientras que el otro era de la Casa Blanca, y que ambos solicitaron el anonimato para discutir el tema.

La ley otorga al presidente amplia autoridad para “agilizar y expandir el suministro de recursos de la base industrial estadounidense para apoyar los programas militares, energéticos, espaciales y de seguridad nacional”, según un resumen en el sitio web de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias.

“La llamada de atención más urgente posible”

El experto en comercio Alan Tonelson elogió los esfuerzos de la administración Trump para reorientar la capacidad de fabricación clave, calificando la dependencia de China para los suministros médicos de Estados Unidos como un fracaso político.

“Una economía estadounidense que depende en gran medida de medicamentos vitales y sus ingredientes de una China cada vez más hostil y secreta es una crítica grave a la política de seguridad nacional y salud pública anterior a Trump”, dijo Tonelson a The Epoch Times en un correo electrónico.

“Pero tampoco hay que pasar por alto los efectos puramente económicos, ya que los líderes globalistas también fomentaron el crecimiento de China como un enorme centro de fabricación mundial y, por lo tanto, expusieron a los estadounidenses al riesgo de escasez y otros riesgos de la cadena de suministro en una amplia variedad de productos críticos”.

“Todos los estadounidenses deberían exigir que el brote de coronavirus sea considerado por Washington como la llamada de atención más urgente posible”, añadió Tonelson.

Siga a Tom en Twitter: @OZImekTOM

A continuación

El desacoplamiento comercial de EE.UU. con China es evidente

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS