Corte de FISA escoge crítico del memorándum de Nunes para ayudar en la reforma del FBI

Por Petr Svab
13 de Enero de 2020 Actualizado: 13 de Enero de 2020

Un exfuncionario del Departamento de Justicia (DOJ), David Kris, fue elegido por el tribunal de vigilancia de FISA para ayudar a evaluar las reformas de la vigilancia del FBI iniciadas después de que el inspector general del DOJ reveló numerosos problemas con una orden de FISA obtenida contra el exayudante de la campaña presidencial Trump 2016, Carter Page.

Kris se desempeñó en la administración Obama como jefe de la División de Seguridad Nacional del DOJ, que supervisa la recopilación de inteligencia en virtud de la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISA). Ha sido un franco partidario de la desacreditación del presidente Donald Trump y ha criticado repetidamente al representante Devin Nunes (R-N.C.) por un memorándum de 2018 que alegaba el abuso de FISA por parte del FBI en relación con la orden de Page.

En respuesta al informe del Inspector General Michael Horowitz, el tribunal de FISA ordenó al FBI el 17 de diciembre de 2019 que explicara lo que el FBI ha hecho o hará “para garantizar la exactitud y la integridad” de sus solicitudes de FISA.

El FBI “proporcionó información falsa” y “retuvo información material” del Departamento de Justicia, según el informe, y agregó que cuando el personal del FBI lo hace, “también engaña” al tribunal de FISA (pdf).

El director del FBI, Christopher Wray, respondió el 10 de enero (pdf), expresando su pesar por los problemas con la orden judicial de Page y se comprometió a una serie de cambios de proceso.

Ese día, el juez presidente de FISA, James Boasberg, designó a Kris para que “sirva como amicus curiae… para ayudar al tribunal a evaluar la respuesta del gobierno a la orden del 17 de diciembre de 2019”.

“Se invita a los amicus curiae a presentar por escrito sus opiniones sobre la presentación del gobierno antes del 31 de enero de 2020”, señaló Boasberg.

Crítica al memorándum de Nunes

Nunes destacó varios problemas con la orden FISA para vigilar a Page, en su memorándum del 18 de enero de 2018, incluyendo que la orden se basaba en gran medida en el expediente de Steele, una colección de afirmaciones sin fundamento acerca de la colusión entre Trump y Rusia, elaborada por el ex espía británico Christopher Steele. Nunes señaló que el FBI en su mayoría no corroboró o no pudo corroborar el expediente y la orden no mencionaba que Steele fue pagado por su trabajo, a través de intermediarios, por el Comité Nacional Demócrata (DNC) y la campaña de la entonces opositora a la presidencia de Trump, la ex secretaria de Estado Hillary Clinton (pdf).

Kris calificó de “deshonesto” el memorándum de Nunes en un ensayo en Lawfare del 1 de marzo de 2018, un blog operado por el Instituto Brookings, en el que Kris es editor colaborador y uno de los directores.

Él indicó que la solicitud de FISA reveló en una larga nota al pie de página que Steele fue pagado por “una persona conocida de Estados Unidos” (Glenn Simpson, cofundador de la firma de investigación de la oposición Fusion GPS), quien a su vez fue pagado por un “bufete de abogados de Estados Unidos” (Perkins Coie).

En la solicitud también se indicaba:

“El FBI especula que [Simpson] probablemente buscaba información que pudiera ser usada para desacreditar la campaña [de Trump]”.

El memorándum de Nunes dejó fuera que el FBI había mencionado esto.

“Si el FBI hubiera hecho en sus solicitudes de FISA lo que Nunes hizo en su memorándum, habrían rodado cabezas en la avenida Pennsylvania”, escribió Kris, pidiendo “consecuencias” para Nunes.

Kris argumentó que lo que la orden judicial reveló “satisface ampliamente los requisitos” y “permitió al tribunal tomar la información de Steele con un grano de sal”.

El exfuncionario del DOJ no abordó por qué la orden judicial omitió el hecho de que Perkins Coie fue pagado por la campaña de Clinton y el DNC o por lo menos el hecho de que Perkins Coie ha sido conocido por estar estrechamente entrelazado con el Partido Demócrata.

El hecho de que la orden judicial omitiera que “el informe de Steele iba a la campaña presidencial de Clinton” fue enumerado por el informe del GI como parte de uno de los “errores significativos” de la orden judicial.

En su ensayo de Lawfare del 23 de diciembre de 2019, Kris se redobló su crítica a lo que llamó “la afirmación central” de Nunes, pero reconoció que Nunes estaba en lo cierto en algunos de sus otros puntos.

En el ensayo, aunque reconoció que los problemas con la orden judicial de Page eran “serios”, se centró en el hecho de que el IG no encontró “evidencia documental o testimonial” de que el FBI inició su investigación de la campaña Trump y la subsiguiente vigilancia de Page y otros por parcialidad.

En su testimonio ante el Congreso, Horowitz dejó en claro que no descartaba parcialidad cuando lo interrogó el senador Mike Crapo ( R-Idaho).

Crapo: Si alguien caracterizara lo que usted nos está diciendo que sea, que nos está diciendo que no hay parcialidad, ¿eso no es lo que nos está diciendo?

Horowitz: Eso no es lo que les estoy diciendo, en cuanto a la operación de estos FISAs.

Kris no respondió a la solicitud de comentarios del Epoch Times que le enviaron a su firma de abogados Culper Partners.

Sigue a Petr en Twitter: @petrsvab

***

A continuación

Abogado galardonado defiende prisioneros de conciencia y un régimen brutal lo tortura en prisión

 

TE RECOMENDAMOS