Corte Federal de apelaciones bloquea la retención de fondos para jurisdicciones santuario

Por Matthew Vadum
26 de Marzo de 2020 Actualizado: 27 de Marzo de 2020

Una corte federal de apelaciones ha desestimado una política de la administración Trump que retiene millones de dólares en subsidios para la aplicación de la ley de los llamados estados santuarios como parte de una campaña para presionarlos a cooperar con las autoridades de inmigración, que es una responsabilidad federal.

Ponerse duro con la inmigración ilegal ha sido el tema principal del presidente Donald Trump.

En 2017, la administración comenzó a exigir que se concediera a los funcionarios de inmigración de Estados Unidos el acceso a las cárceles y que se notificara por adelantado al Servicio de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE) antes de que las autoridades locales pusieran en libertad a un inmigrante ilegal buscado por ICE.

Casi de inmediato, los estados y ciudades que albergan a inmigrantes ilegales comenzaron a resistirse a la directiva.

En el caso en cuestión, dos distritos de Rhode Island, Providence y Central Falls, demandaron al gobierno federal después de que el Departamento de Justicia de Estados Unidos (DOJ) retuviera las subvenciones en virtud del Programa Edward Byrne Memorial Justice Assistance Grant (JAG). El programa, creado por el Congreso en 2005, lleva el nombre de un oficial de policía de Nueva York asesinado en cumplimiento de su deber en 1988 a la edad de 22 años.

Las subvenciones se distribuyen en función de, entre otros factores, la población de la jurisdicción receptora y las tasas de delitos violentos.

El fallo de la corte de apelaciones del primer circuito con sede en Boston en el caso conocido como ciudad de Providence v. Barr, se produjo el 24 de marzo. El exjuez asociado de la Corte Suprema de Estados Unidos, David Souter, participó en la decisión, dictaminando en contra de la administración Trump. Los exmagistrados pueden sentarse en las cortes federales de apelaciones después de abandonar la Corte Suprema.

En este caso, la corte de distrito de EE.UU., que escuchó por primera vez la demanda se puso del lado de los dos municipios, y el DOJ apeló.

La opinión del 1er Circuito, escrita por el juez Bruce Selya, se burló del Departamento de Justicia por su “fregadero de cocina lleno de argumentos legales inteligentes”, dictaminando que la agencia “carecía de la autoridad para imponer condiciones impugnadas”.

“Cuando el gobierno federal trata con los gobiernos estatales y locales, debe comportarse con dignidad. Aquí, el Departamento de Justicia tomó un atajo inadmisible cuando intentó imponer las condiciones impugnadas en las subvenciones de Byrne JAG de las ciudades para el año fiscal 2017 —condiciones que el Congreso no le había conferido al Departamento de Justicia autoridad para imponer ”, declaró la corte.

La corte señaló que ahora hay lo que los abogados llaman una “división de circuito” porque los diversos circuitos de la corte de apelaciones de Estados Unidos no están de acuerdo sobre cómo manejar este problema legal específico. Los jueces de las cortes de apelaciones de los circuitos tercero, séptimo y noveno se han pronunciado en contra de la administración Trump sobre este tema. El desacuerdo podría ser resuelto por la Corte Suprema en la capital de la nación.

Cuando se escucharon los argumentos orales, tres cortes de apelaciones “se habían negado a hacer cumplir algunas o todas las condiciones impugnadas”, pero entre entonces y el 24 de marzo, el 2do Circuito confirmó esas condiciones impugnadas, creando una división del circuito, escribió Selya.

En el fallo unánime de la corte de apelaciones del segundo circuito con sede en Nueva York a favor de la administración, la jueza Reena Raggi reconoció que, como problemas, las jurisdicciones santuario y la aplicación de la inmigración han tenido un efecto polarizador en la sociedad.

“El caso implica varios de los problemas más divisivos que enfrenta nuestro país y, en consecuencia, llena los titulares de las noticias diarias: política nacional de inmigración, la aplicación de las leyes de inmigración, el estado de los inmigrantes ilegales en este país y la capacidad de los estados y localidades para adoptar políticas sobre tales asuntos contrarios o en desacuerdo con los del gobierno federal”.

Al mismo tiempo, Raggi rechazó el argumento de los estados santuario de que atribuir condiciones a las subvenciones federales inconstitucionalmente “se entromete en los poderes reservados a los Estados”. En ese momento, un portavoz del Departamento de Justicia alabó la decisión y dijo que “legítimamente reconoce la autoridad legal del fiscal general para garantizar que los beneficiarios de las subvenciones del Departamento de Justicia no estén frustrando al mismo tiempo las prioridades federales de aplicación de la ley”.

“El Departamento de Justicia rechaza hacer comentarios”, dijo Alexei Woltornist, un oficial de asuntos públicos del departamento, por correo electrónico, en respuesta a una solicitud de comentarios de The Epoch Times

Descubra:

El virus del PCCh sigue los vínculos con la China comunista

TE RECOMENDAMOS