Corte federal se niega a permitir a gobierno de Trump cumplir regla de ‘carga pública’ para migrantes

Por Janita Kan
08 de Enero de 2020
Actualizado: 08 de Enero de 2020

Un tribunal federal de apelaciones de Nueva York se ha negado a poner a un lado un bloqueo a nivel nacional sobre una nueva regla de “carga pública”, que restringe la elegibilidad de los nuevos inmigrantes que se considera que probablemente se conviertan en “cargas públicas” al obtener visas.

Un panel de tres jueces de la Corte de Apelaciones de Estados Unidos para el Segundo Circuito negó el miércoles una moción para suspender una orden judicial (pdf) emitida por un juez de distrito en Nueva York para detener la regla del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) mientras la apelación es escuchada en la corte. La decisión de la corte es la más reciente en la lucha de la administración Trump para hacer cumplir la ley de inmigración con el objetivo de ampliar la definición de “cargas públicas” en la Ley de Inmigración y Nacionalidad (INA).

“Carga pública” se refiere a un individuo que probablemente se convierta en principalmente dependiente del gobierno para su subsistencia, al recibir asistencia como cupones de alimentos o Medicaid. La nueva norma aclara los factores que se considerarán para determinar si es probable que alguien se convierta en una carga pública en algún momento del futuro.

La regla fue impugnada en varios estados, lo que condujo a requerimientos judiciales que impidieron que la regla entrara en vigor el 15 de octubre. Dos cortes federales de apelaciones—el Cuarto y Noveno Circuito—levantaron requerimientos similares el mes pasado. A pesar de las victorias parciales, la regla todavía no puede ser implementada porque la orden judicial de Nueva York continuará aplicándose en todo el país. La orden judicial de Nueva York cae bajo la jurisdicción del Segundo Circuito.

Los jueces —Amalya L. Kearse, Guido Calabresi, Susan L. Carney— todos nombrados por los presidentes demócratas, también dijeron en su orden (pdf) que la corte ha establecido un programa de información acelerada sobre los méritos de las apelaciones del gobierno, agregando que el último escrito debía presentarse el 14 de febrero.

“Los argumentos orales se programarán con prontitud a partir de entonces”, dijeron los jueces en la orden. “Como siempre, el panel de mérito tan pronto como se constituya tiene plena autoridad para considerar el alcance de la orden judicial existente”.

La Casa Blanca no respondió inmediatamente a nuestra solicitud de comentarios, mientras que el Departamento de Justicia se negó a hacer comentarios. Mientras tanto, la oficina de prensa de la fiscal general de Nueva York, Letitia James, que encabezó un grupo de estados que se opusieron a la regla en una demanda, no respondió inmediatamente a nuestra solicitud de comentarios.

En una publicación en Twitter después de la decisión del Segundo Circuito, James se comprometió a continuar luchando contra la regla mientras que calificó la regla de “peligrosa, perturbadora e ilegal”.

Junto con los estados, una coalición de organizaciones que luchan por los derechos de los inmigrantes también presentó una demanda por separado el año pasado sobre la norma. Los jueces abordaron ambos casos en su orden.

Fallo del Noveno Circuito

A principios de diciembre del año pasado, el fallo del Noveno Circuito suspendió dos interdictos preliminares, dictaminando 2-1 que el Congreso no proporcionó orientación sobre cómo debe interpretarse la frase “carga pública” y que el DHS tiene la discreción de hacerlo, dentro de su autoridad.

“El Congreso simplemente no se ha pronunciado sobre cómo debe definirse la ‘carga pública’. Debemos presumir que cuando el Congreso promulgó la versión actual de la INA en 1996, era consciente de las diversas interpretaciones históricas de ‘carga pública'”, escribieron los jueces Jay Bybee y Sandra Ikuta, ambos nombrados por George W. Bush, en la opinión de la mayoría (pdf).

“Sin embargo, el Congreso optó por no definir la ‘carga pública’ y, en su lugar, describió varios factores a considerar ‘como mínimo’, sin siquiera definir esos factores. Es evidente que el Congreso dejó al DHS y a otras agencias que aplican nuestras leyes de inmigración la flexibilidad de adaptar la definición de ‘carga pública’ según sea necesario”, añadieron.

El juez John Owens, designado por Obama, discrepó y dijo que dejaría las órdenes judiciales en su lugar mientras la corte de apelaciones revisa el caso, al tiempo que tomará en cuenta una serie de consideraciones como la “falta de daños irreparables para el gobierno en esta etapa temprana” y “opacidad de las cuestiones legales”.

Mientras tanto, Bybee escribió un razonamiento adicional, señalando que el Congreso no había cumplido con sus responsabilidades.

“Por diseño constitucional, la rama que está calificada para establecer la política de inmigración y controlar cualquier exceso en la implementación de esa política es el Congreso”, escribió Bybee.

“Y, hasta donde podemos decir por nuestra modesta posición en el Noveno Circuito, el Congreso no es un lugar para ser encontrado en estos debates. Hemos visto caso tras caso pasar por nuestras cortes, esfuerzos serios y genuinos, aún cuando son controversiales, para enfrentar los retos de inmigración de la nación”, continuó. “Sin embargo, hemos visto poco compromiso y ninguna legislación real del Congreso”.

“Es hora de que un Congreso irresponsable se siente a la mesa y se ocupe de estos temas”, añadió. “No dejes la mesa y esperes que limpiemos”.

Siga a Janita en Twitter: @janitakan

Video relacionado

Por qué los progresistas quieren más inmigración ilegal

TE RECOMENDAMOS