Corte Suprema de EE.UU. analiza si padres de mexicano asesinado por CBP en México pueden hacer juicio

Por MATTHEW VADUM
13 de Noviembre de 2019 Actualizado: 13 de Noviembre de 2019

WASHINGTON-La Corte Suprema consideró por segunda vez si los padres de un extranjero asesinado fuera del país, en este caso México, por un oficial de la ley de Estados Unidos pueden presentar una demanda por daños y perjuicios contra el oficial.

Durante los argumentos orales de esta semana, algunos de los jueces argumentaron que permitir que la demanda prosiga podría tener graves consecuencias para la política exterior, una preocupación que fue compartida por la administración Trump.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos presentó un escrito en apoyo al funcionario que expresó su preocupación por la posible interrupción de las conversaciones diplomáticas por una demanda que podría “socavar directamente la credibilidad de la rama ejecutiva al trabajar con un gobierno extranjero”.

En el caso citado como Hernández v. Mesa, los jueces escucharon argumentos que giraban en torno a algo que los abogados llaman una acción de Bivens, una especie de demanda por daños y perjuicios que se puede presentar cuando un agente federal, actuando bajo autoridad federal, viola un derecho protegido constitucionalmente. La doctrina legal fue establecida en la decisión de la Corte Suprema de 1971 conocida como Bivens v. Seis agentes nombrados desconocidos. Las demandas civiles contra funcionarios del gobierno generalmente no están permitidas cuando los funcionarios han actuado de buena fe en el cumplimiento de sus deberes.

El agente de la Patrulla Fronteriza estadounidense, Jesús Mesa, disparó y mató al ciudadano mexicano Sergio Hernández, de 15 años, el 7 de junio de 2010. Hernández había estado jugando con sus amigos en el lado mexicano de una alcantarilla de concreto que marca el límite entre Ciudad Juárez, México, y El Paso, Texas. El juego consistía en correr por un empinado terraplén hasta la valla fronteriza en el lado de Estados Unidos, tocar la valla y luego correr de regreso al lado mexicano.

Una investigación del FBI determinó que un grupo de jóvenes comenzó a lanzar piedras contra Mesa, quien agarró a uno de los jóvenes y, mientras lo sostenía, apuntó a los demás y disparó dos veces, matando a Hernández a varios metros de distancia en territorio mexicano. Aunque la evidencia en video no corroboró la afirmación de Mesa sobre el lanzamiento de piedras, el Departamento de Justicia de EE.UU. encontró que él no había violado las políticas de la Patrulla Fronteriza y se negó a procesarlo.

Las autoridades mexicanas acusaron a Mesa del asesinato, pero Estados Unidos se ha negado a extraditarlo.

“Estados Unidos y México tienen un desacuerdo activo sobre lo que ocurrió aquí”, dijo Jeffrey B. Wall, de la Oficina del Procurador General de Estados Unidos, a la Suprema Corte durante los alegatos orales del 12 de noviembre.

La Corte de Apelaciones del 5to. Circuito dictaminó que la familia del difunto no podía reclamar que los derechos constitucionales del joven fueron violados porque Hernández, que carecía de lazos familiares o de otro tipo con los Estados Unidos, era un ciudadano mexicano presente en suelo mexicano en el momento del tiroteo.

La familia apeló ante el Tribunal Supremo, que a su vez devolvió el caso al 5º Circuito en 2017 para su reconsideración a la luz de la ley Ziglar v. Abbasi, una decisión del mismo año en que el Tribunal Supremo limitó drásticamente la aplicación de la doctrina Bivens. En el caso Ziglar, la Corte Suprema encontró que los extranjeros ilegales arrestados después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, no podían demandar a los funcionarios federales por las condiciones de su confinamiento.

El 19 de marzo, el 5to. Circuito confirmó la desestimación del caso por parte de los tribunales inferiores y se negó a ampliar la capacidad de los demandantes para demandar a Mesa. El 28 de mayo, la Corte Suprema acordó considerar el caso nuevamente para determinar si los demandantes, que afirman que Mesa era un agente de la ley federal deshonesto, pueden demandarlo por daños y perjuicios.

Durante los argumentos orales, el Presidente de la Corte Suprema, John Roberts, le dijo al abogado de la familia Hernández, Stephen Vladeck, que le preocupaba permitir que la demanda siguiera adelante a pesar de las conclusiones oficiales de que Mesa no violó la política de la Patrulla Fronteriza.

“Al menos con respecto a las relaciones exteriores, pensé que el país debía hablar con una sola voz”, dijo Roberts.

El juez Neil Gorsuch sugirió que, si la demanda procedía, el personal militar y diplomático de Estados Unidos en el extranjero podría estar sujeto a responsabilidad.

Vladeck, profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de Texas, argumentó que los derechos constitucionales de Estados Unidos no deberían terminar en las fronteras internacionales.

No debería haber un “interruptor de encendido y apagado categórico en la frontera”, dijo.

Vladeck dijo que la familia del difunto necesitaba tener una manera de responsabilizar al oficial en el caso por el uso excesivo de la fuerza.

“El acusado no solo estaba parado en suelo estadounidense cuando apretó el gatillo, sino que no podía haber sabido en ese instante dónde iba a caer la bala, por no hablar de la nacionalidad de cualquier persona a la que pudiera golpear”, dijo, añadiendo que “para los demandantes aquí es Bivens o nada”.

La jueza Ruth Bader Ginsburg presionó al abogado de Mesa, Randolph J. Ortega, quien dijo que permitir la demanda podría poner en peligro la seguridad fronteriza.

“Tenemos a un oficial corrupto que actúa en violación de las instrucciones de la propia agencia, usando fuerza excesiva para matar a un niño en el juego”, dijo.

 

Te puede interesar

Este hombre ayuda a 100 millones de personas a mejorar su salud y elevar su estándar moral asimilándose a los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia

 

TE RECOMENDAMOS