Corte Suprema de EE.UU. permite la aplicación total de la política de asilo de Trump para migrantes

Por Mimi Nguyen Ly
12 de Septiembre de 2019 Actualizado: 12 de Septiembre de 2019

La Corte Suprema de los Estados Unidos permitirá que se aplique una nueva norma de la administración Trump sobre los solicitantes de asilo en todo el país, mientras se impugna en los tribunales. La norma prohíbe a los migrantes solicitar asilo en los Estados Unidos si han viajado por otro país sin haber buscado protección allí.

El miércoles por la noche la Corte Suprema (pdf) ordenó que todas las medidas cautelares contra la norma de asilo se eliminen en todo el país. La medida permite que la política de la administración Trump surta efecto en toda la frontera entre Estados Unidos y México, mientras continúa el litigio en su contra.

La norma de asilo descalifica efectivamente a la mayoría de los migrantes que han estado solicitando asilo en la frontera sur, y es el último esfuerzo de la administración Trump para frenar la inmigración ilegal.

El presidente Donald Trump tuiteó sobre la medida el miércoles por la noche, diciendo que fue una “¡GRAN VICTORIA de la Corte Suprema de los Estados Unidos sobre el Asilo en la Frontera!”

Entre los nueve jueces de la corte, los jueces liberales Sonia Sotomayor y Ruth Bader Ginsburg discreparon.

“Una vez más, el Poder Ejecutivo emitió una regla que busca anular las prácticas de larga data con respecto a los refugiados que buscan amparo por persecución”, escribieron Sotomayor y Ginsburg.

Ocho días después de que la norma de asilo entró en vigencia en julio, el juez de distrito estadounidense designado por Obama, Jon Tigar, para el Distrito Norte de California emitió un mandato a nivel nacional para bloquearlo. La orden judicial de Tigar tuvo lugar después de que la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), el Centro de Derecho de la Pobreza del Sur y el Centro de Derechos Constitucionales presentaron una demanda federal en su tribunal de distrito para impugnar la nueva norma.

En agosto, un panel de tres jueces de la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito redujo la orden de Tigar para que se aplicara solo en los estados dentro de la jurisdicción del Noveno Circuito, a saber, los estados fronterizos de California y Arizona. Eso permitió a la administración Trump hacer cumplir la norma de asilo en los otros estados fronterizos: Nuevo México y Texas.

Pero el lunes, Tigar volvió a emitir un bloqueo nacional a la norma de asilo, lo que provocó la condena de la Casa Blanca.

“La política de inmigración y seguridad fronteriza no puede ser ejecutada por un solo juez de tribunal de distrito que decida emitir una orden judicial a nivel nacional”, dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Stephanie Grisham, en un comunicado. “Esta decisión es un regalo para los contrabandistas y traficantes de personas y socava el estado de derecho. Previamente le solicitamos a la Corte Suprema que anule la orden judicial de la corte de distrito en su totalidad, nuestra solicitud sigue pendiente con la Corte, y esperamos que dé curso a nuestra solicitud”.

La Corte de Apelaciones del Noveno Circuito volvió a limitar la orden de Tigar el martes para que solo entre en vigor en las jurisdicciones de ese circuito, que incluye los estados fronterizos de California y Arizona.

La última acción de la Corte Suprema ahora permite a la administración Trump hacer cumplir la política en todo el país, mientras continúa el caso de la corte de distrito en su contra.

La norma de asilo tiene como objetivo eliminar las falsas afirmaciones

La norma opera bajo la premisa de que aquellos que buscan asilo por persecución o tortura, en función de su raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un grupo social particular u opinión política, deben hacerlo en el primer país seguro al que lleguen.

“Es de sentido común que si realmente estuvieras en peligro, irías al primer país seguro”, dijo Jessica Vaughan, directora de estudios de políticas del Centro de Estudios de Inmigración, “[pero] algunas de estas personas viajan miles de kilómetros. Y así, solo aumenta la credulidad. No es factible que en realidad estén huyendo de la persecución”.

Según las viejas reglas, casi el 90 por ciento de aquellos que afirman tener miedo creíble al presentarse en la frontera pasan la evaluación inicial. Sin embargo, menos del 20 por ciento recibe ayuda de asilo por un juez de inmigración. Para los centroamericanos, ese número es inferior al 10 por ciento.

Las solicitudes de asilo se han disparado en los últimos años a medida que los grupos de contrabandistas y los migrantes económicos se han aprovechado de las lagunas legales y un sistema abrumado.

Solo el 25 por ciento de los cruces fronterizos ilegales actuales afirman tener un temor creíble de regresar a su país de origen, dijo el 12 de julio Kevin McAleenan, secretario interino del Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

En Yuma, Arizona, menos del 10 por ciento puede hacer el reclamo, dijo el jefe del sector, Anthony Porvaznik, el 17 de abril.

La Patrulla Fronteriza detiene a un grupo de extranjeros ilegales después de cruzar de México a Yuma, Arizona, el 12 de abril de 2019. (Charlotte Cuthbertson/La Gran Época)

“No podemos permitir que las personas que constituyen la mayoría de los solicitantes de asilo, que no están calificados, derriben el sistema y eviten que los solicitantes de asilo verdaderamente calificados tengan acceso a la protección”, dijo Vaughan. “Entonces, a la larga, esto realmente fortalecerá nuestro sistema de asilo”.

La acción conjunta del Departamento de Justicia y el DHS es la última de varios intentos de la administración para reducir la cantidad de solicitudes de asilo sin mérito. El atraso de la corte de inmigración es cercano a 1 millón de casos, con casos de asilo que se triplicaron entre 2013 y 2018.

Reuters, The Associated Press y la reportera de La Gran Época, Charlotte Cuthbertson, contribuyeron a este informe.

A continuación

¿Que hay detrás del empuje para eliminar fronteras?

TE RECOMENDAMOS