Corte Suprema escuchará testimonio de extranjero ilegal sobre su derecho a disputar la deportación

Por Matthew Vadum
22 de Octubre de 2019 Actualizado: 22 de Octubre de 2019

WASHINGTON—La Corte Suprema acordó en escuchar la apelación de la administración Trump de la decisión de un tribunal federal de apelaciones de que un solicitante de refugio de Sri Lanka goce del derecho constitucional de impugnar los procedimientos que conducen a su orden de expulsión acelerada.

El 18 de octubre, el tribunal superior anunció la decisión de escuchar el caso citado como Departamento de Seguridad Nacional v. Thuraissigiam. Los jueces no proporcionaron razones para su decisión, como es su costumbre.

Si el reclamante, Vijayakumar Thuraissigiam, tiene éxito ante la Corte Suprema, las puertas podrían abrirse a más solicitantes de asilo, en un momento en que la administración Trump ha estado tratando de frenar el flujo de dichas solicitudes a los Estados Unidos. Al mismo tiempo, algunos jueces federales han estado resistiendo el impulso de la administración para acelerar las deportaciones.

En su petición a la corte, el Departamento de Seguridad Nacional argumentó que la Corte Suprema ha distinguido repetidamente a los extranjeros que ingresan legalmente a los Estados Unidos y a aquellos como Thuraissigiam, quienes “ingresaron clandestinamente al país y han estado aquí por un período demasiado breve como para convertirse, en cualquier sentido real, parte de nuestra población”.

Permitir que Thuraissigiam busque el estatus de refugiado desde el interior de los Estados Unidos “crearía un incentivo perverso para que los extranjeros crucen la frontera subrepticiamente, en lugar de presentarse para la inspección en un puerto de entrada”, indica el documento.

Thuraissigiam, un miembro del grupo étnico tamil, que históricamente ha sufrido persecución en Sri Lanka, fue arrestado en 2017 a pocos metros al norte de la frontera entre Estados Unidos y México después de ingresar ilegalmente al país.

Presentó una solicitud de hábeas corpus buscando librarse de la detención después de que funcionarios del gobierno le informaron que, en su opinión, no había demostrado que tuviera un temor creíble de persecución en su país de origen.

Mientras intentaba demostrar que tenía un miedo tan creíble a la persecución, Thuraissigiam afirmó que había sufrido acoso por apoyar a un candidato político tamil y que en 2007 fue “detenido y golpeado” por oficiales del ejército de Sri Lanka por tomar esa posición política. Dijo que a pesar de la golpiza, continuó apoyando al candidato y en 2014, funcionarios del gobierno lo secuestraron y lo torturaron, según documentos judiciales.

El juez de la Corte de Distrito de los Estados Unidos, Anthony J. Battaglia, del Distrito Sur de California, desestimó la apelación de Thuraissigiam, afirmando que carecía de jurisdicción en la materia bajo la ley federal.

A instancias de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), un panel de tres jueces de la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito revocó por unanimidad el fallo de la corte de distrito el 7 de marzo, encontrando que el demandante tenía el derecho de impugnar su detención en una corte federal.

Citando un par de sentencias de la Corte Suprema, Boumediene v. Bush (2008) e INS v. St. Cyr (2001), el juez A. Wallace Tashima, escribiendo para el panel, declaró que la Cláusula de Suspensión de la Constitución requería que el demandante recibiera una “Oportunidad significativa para demostrar que está detenido de conformidad con ‘la aplicación o interpretación errónea’ de la ley pertinente”.

“El tribunal de distrito tiene jurisdicción y, en prisión preventiva, debe ejercer esa jurisdicción para considerar los desafíos legales de Thuraissigiam a los procedimientos que conducen a su orden de expulsión acelerada”, escribió Tashima.

El procurador general Noel Francisco había argumentado en un escrito presentado ante la Corte Suprema que el Noveno Circuito erró, según un informe del Servicio de Noticias del Palacio de Justicia.

El demandante “no cumplió ni siquiera con el estándar de detección de umbral”, escribió Francisco, y agregó que un informe del Servicio de Investigación del Congreso afirma que la Corte Suprema “ha sostenido repetidamente” que el gobierno de EE.UU. puede excluir a los inmigrantes “sin otorgarles las protecciones del debido proceso que tradicionalmente se aplican a personas físicamente presentes en los Estados Unidos”.

Lee Gelernt, subdirector del Proyecto de Derechos de los Inmigrantes de la ACLU, estaba disgustado por la acción de la Corte Suprema.

“Es un principio fundamental de nuestra Constitución que las personas privadas de libertad tengan acceso a un tribunal federal; esto incluye a los solicitantes de asilo cuyas vidas están en peligro”, dijo en un comunicado.

Gelernt había argumentado previamente ante el panel del Noveno Circuito que “la Corte Suprema nunca en la historia de este país permitió que alguien que había ingresado al país fuera removido sin revisar sus reclamos legales”.

A continuación

¿Que hay detrás del empuje para eliminar fronteras?

TE RECOMENDAMOS