Corte Suprema mantiene ley de Kentucky que pide a los médicos mostrar ultrasonido antes de un aborto

Por Janita Kan
09 de Diciembre de 2019 Actualizado: 09 de Diciembre de 2019

La Corte Suprema de los Estados Unidos se negó a revisar una denuncia contra la ley de Kentucky que exige a los médicos mostrar y describir las imágenes del ultrasonido a una paciente antes de realizar un aborto.

Los jueces de la Corte Suprema se negaron el lunes (pdf) a evaluar la decisión de la corte de apelaciones que defiende la ley de aborto del estado, permitiendo efectivamente que la ley se mantenga. No presentaron ningún comentario o desacuerdo sobre la medida.

La ley de aborto de Kentucky, conocida como House Bill 2, requiere que un médico explique los detalles del ultrasonido mientras permite que la paciente escuche los latidos del corazón del feto, pero también establece que la mujer puede apartar la vista de la pantalla del ultrasonido y pedirle al médico que apague los sonidos. Si los médicos no cumplen la solicitud, podrían recibir una multa y ser remitidos a la junta de licencias médicas del estado. Esta ley fue aprobada en 2017.

El Centro Quirúrgico de Mujeres EMW, representado por la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), presentó una denuncia cuestionando la ley, argumentando que obliga a los médicos a entregar un “mensaje ideológico ordenado por el gobierno” a sus pacientes, infringiendo sus derechos de expresión de conformidad con la Primera Enmienda, al tiempo que causa daño a los pacientes, según la denuncia (pdf).

Los demandantes habían ganado en un tribunal inferior en 2017 y la ley quedó bloqueada para entrar en vigor. El estado apeló entonces.

Luego, en abril, los jueces de la Corte de Apelaciones del 6º Circuito de los Estados Unidos aprobaron la ley de Kentucky 2 a 1 (pdf), asegurando que no violaba los derechos de los médicos de la Primera Enmienda y que no hay nada sospechoso en requerir que un médico, antes de realizar un aborto, proporcione información veraz, no engañosa y objetiva que sea relevante para el proceso de la toma de decisión de la paciente.

En el caso de las apelaciones, el juez John Bush, quien fue designado por el presidente Donald Trump, dijo que la información transmitida por una imagen de ultrasonido es pertinente para la toma de decisión de una mujer, ya que le proporciona a la paciente un mayor conocimiento de la vida por nacer dentro de ella.

En la discrepancia, la jueza Bernice Bouie Donald, postulada por el expresidente Barack Obama, dijo que la “decisión de la mayoría abre las compuertas a los estados de este circuito” para influir en las conversaciones entre médicos y pacientes con mensajes ideológicos.

La ACLU presentó en septiembre de este año una petición (pdf) a la Corte Suprema pidiendo al juez de la corte superior que anulara la decisión de la corte de apelaciones.

Este caso es uno de los muchos que han surgido a lo largo de un diálogo nacional sobre el aborto, en el que el gobierno federal y muchos estados están promulgando o defendiendo sus leyes promulgadas en los tribunales sobre el tema.

La Corte Suprema escuchará los argumentos verbales de otro caso relacionado con el aborto, June Medical Services LLC v. Gee (pdf), en marzo del próximo año. En el caso se cuestiona una ley de Luisiana que exige que todos los médicos que realizan o inducen un aborto tengan privilegios de admisión en un hospital local.

***

Mira a continuación:

Cómo los médicos en China se convierten en asesinos

TE RECOMENDAMOS