Corte Suprema no acepta que los inmigrantes detenidos puedan demandar al gobierno

Por Matthew Vadum
13 de Junio de 2022 5:33 PM Actualizado: 13 de Junio de 2022 5:33 PM

En un par de fallos del 13 de junio, la Corte Suprema dificultó la posibilidad de que las personas detenidas por motivos de inmigración presenten recursos legales.

En el caso Johnson vs Arteaga-Martinez, expediente judicial 19-896, la jueza Sonia Sotomayor escribió (pdf) para un tribunal unánime que el gobierno federal no está obligado a realizar una audiencia de fianza para los no ciudadanos detenidos durante seis meses por motivos relacionados con la inmigración.

En el otro caso, Garland contra Aleman Gonzalez, expediente judicial 20-322, el tribunal dictaminó por 6-3 que la Ley de Inmigración y Nacionalidad (INA) no da a los tribunales federales de distrito jurisdicción para considerar la solicitud de medidas cautelares en las demandas colectivas por parte de los detenidos. La opinión (pdf) fue del juez Samuel Alito. Sotomayor y sus dos colegas liberales disintieron parcialmente del fallo.

La cuestión era si Zadvydas vs Davis, una sentencia de la Corte Suprema de 2001 que sostenía que la ley federal establece un límite de tiempo implícito de seis meses para la detención de inmigrantes cuando su expulsión no es “razonablemente previsible”, se aplica a los detenidos que han recibido una orden de expulsión del país.

sotomayor
La jueza asociada Sonia Sotomayor se sienta durante una fotografía de grupo de los jueces en la Corte Suprema en Washington el 23 de abril de 2021. (Erin Schaff/Pool/AFP vía Getty Images)

Dale L. Wilcox, director ejecutivo y consejero general del Instituto de Reforma de la Ley de Inmigración, celebró las nuevas decisiones del tribunal.

“La detención de extranjeros que pueden ser expulsados, ya sean extranjeros ilegales o delincuentes, es fundamentalmente diferente de la detención como condena por un delito”, dijo Wilcox a The Epoch Times por correo electrónico.

“Estados Unidos no los mantiene prisioneros contra su voluntad. Más bien, les permite permanecer en Estados Unidos mientras impugnan su deportación en los tribunales, y establece las condiciones para que permanezcan aquí. Si no les gustan esas condiciones, siempre pueden abandonar la detención y regresar a su tierra natal. Nos alegramos de que el Tribunal haya llegado al resultado correcto en este caso, y haya suprimido estas demandas”.

En el caso Johnson, el ciudadano mexicano Antonio Arteaga-Martinez era el demandado. Fue deportado de Estados Unidos en julio de 2012, pero volvió a entrar en el país dos meses después. El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE) emitió una orden de arresto en 2018.

El ICE restableció la orden de expulsión anterior y lo detuvo en virtud de la INA. Arteaga-Martinez solicitó el aplazamiento de la expulsión, lo que significa que, al concluir el proceso de adjudicación, un juez de inmigración firma una orden de deportación y luego informa al gobierno de que no puede ejecutarla. Se dice que la “aplazamiento” de la persona queda “suspendida”, dejando al individuo en una especie de limbo legal. En estos casos, el gobierno aún puede deportar a la persona a otro país si éste accede a aceptarla.

Arteaga-Martinez también solicitó ayuda en virtud de la Convención contra la Tortura, basándose en su temor a ser perseguido o torturado si era devuelto a México. Un funcionario encargado del asilo falló a su favor y el gobierno remitió el caso a un juez de inmigración para que iniciara un procedimiento de detención. Tras cuatro meses de detención, Arteaga-Martinez impugnó su detención.

Un tribunal federal de distrito ordenó al gobierno que celebrara una audiencia de fianza para Arteaga-Martinez y el Tribunal de Apelaciones de Estados Unidos para el Tercer Circuito confirmó la sentencia. En la audiencia de fianza que siguió, el juez de inmigración ordenó su puesta en libertad a la espera de que se resolviera su solicitud de aplazamiento de la expulsión, una decisión que el juez aún no ha tomado.

El 3er Circuito se equivocó, escribió Sotomayor para el tribunal.

La sección 1231 de la INA “no aborda ni siquiera insinúa” que el detenido tenga derecho a la ayuda que el 3er Circuito le concedió, escribió la jueza. La sección “solo establece que un no ciudadano al que se le haya ordenado la expulsión ‘puede ser detenido más allá del período de expulsión’ y si es liberado, ‘estará sujeto a [ciertos] términos de supervisión'”.

“A primera vista, el estatuto no dice nada sobre las audiencias de fianza ante los jueces de inmigración o la carga de la prueba, ni proporciona ninguna otra indicación de que tales procedimientos son necesarios”, escribió Sotomayor.

La sección “no puede ser leída para incorporar los procedimientos impuestos por los tribunales de abajo como una cuestión de mandato textual”.

En el fallo de Garland, Alito escribió extensamente sobre el significado de los términos legales involucrados en el caso y encontró que los tribunales federales de distrito “se excedieron en su jurisdicción” al permitir que el litigio procediera como una acción colectiva.

El tribunal revocó al tribunal de apelación y “devolvió el caso para que se realicen nuevos procedimientos coherentes con esta opinión”.

En la opinión disidente de Sotomayor, a la que se sumaron los jueces Stephen Breyer y Elena Kagan, lamentó que el tribunal concluyera “que los tribunales federales inferiores son impotentes para dictar medidas cautelares para un grupo contra la violación por parte del Poder Ejecutivo de los derechos de los no ciudadanos en virtud de varias disposiciones de la Ley de Inmigración y Nacionalidad (INA)”.

La Corte Suprema “llega a esta conclusión en una opinión supuestamente textualista que, en realidad, eleva las definiciones de diccionario poco sistemáticas y las preocupaciones políticas por encima del significado claro y el contexto. Disiento respetuosamente del análisis inflexible de la corte, que dejará a muchos no ciudadanos vulnerables sin poder proteger sus derechos”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.