Crean bolsas biodegradables hechas de mandioca que no contaminan y se pueden comer

Por Jesús de León – La Gran Época
22 de Enero de 2019 Actualizado: 22 de Enero de 2019

Para enfrentar el daño de la presencia del plástico en el medioambiente un joven indonesio creó bolsas hechas de mandioca que se deshacen en el agua.

Kevin Kumala, es un biólogo oriundo de Bali, una de las islas de Indonesia. Su invento radica en que están elaboradas a base de fibras de la planta de la yuca y resinas de origen natural.

La yuca, que un tubérculo comestible y barato, abundante en Indonesia, es muy rico en el almidón empleado para fabricar estas bolsas.

El resultado es un producto biodegradable que desaparece a los 100 días, y que no perjudica a los animales ni al medio ambiente. De hecho, su creador lo demuestra disolviendo una de estas bolsas en agua caliente y bebiéndola.

“Quería demostrar que este bioplástico es tan inofensivo para los animales marinos que un humano puede ingerirlo; no estaba nervioso (por tomarlo) porque había pasado pruebas de toxicidad”, dijo a CNN.

Kevin Kumala, después de 10 años estudiando en EE. UU., regresó a su natal de Indonesia, y encontró que sus amadas playas estaban sepultadas bajo una gran cantidad de basura.

La crisis inspiró al surfista y empresario local a encontrar una solución novedosa.

“Estaba con un amigo sentado fuera de un bar, y vimos a cientos de motociclistas usando ponchos de vinilo”, recordó. “Pensó en que estos asquerosos y tóxicos ponchos se usarían unas cuantas veces y luego se desecharían, pero no se descompondrían”.

El plástico es uno de los grandes enemigos del medio ambiente y la gran mayoría de estos residuos no llegan a reciclarse por lo que terminan en mares, ríos y océanos, y son la causa principal de la muerte de muchos anfibios.

Kumala estudio en el campo de los bioplásticos y se inspiró en los nuevos materiales basados en el almidón de maíz y soja. Elaboraron su propia receta utilizando almidón de mandioca, aceite vegetal y resinas orgánicas.

(Foto de BAY ISMOYO/AFP/Getty Images)

El material es “100% bio-degradable” y se descompone en la tierra o en el mar, o también instantáneamente en agua caliente.

Para generalizar su invento, Kumala creó una empresa en 2014 para vender ponchos plásticos de yuca.

Hoy en día, Avani Eco produce 4 toneladas de materia prima al día, que se utiliza para productos como bolsas de plástico, envases de alimentos y fundas para camas de hospital.

**************************************************************

A continuación:

Los practicantes de Falun Gong están siendo asesinados por sus órganos en China

TE RECOMENDAMOS