Crean ropa futurista con bacterias vivas para evitar el mal olor que provoca el sudor

Por Jesús de León
18 de Agosto de 2019 Actualizado: 18 de Agosto de 2019

Rosie Broadhead, graduada de Central Saint Martins de Londres, integró bacterias vivas en las fibras de la ropa que reducen el olor corporal, estimulan la renovación celular y mejoran el sistema inmunológico cuando son activadas por el sudor.

El Skin II, es un atuendo gris claro con mangas largas parecido a un leotardo, que contiene bacterias probióticas saludables, lo que reduce el olor, y con el cual se espera crear una nueva interacción entre el tejido y la piel mediante el uso de tecnología probiótica, según el medio especializado en diseño dezeen.com.

“Invisibles a simple vista, nuestros cuerpos albergan millones de microorganismos”, explicó la diseñadora Broadhead. “Las condiciones óptimas de la piel dependen de los microbios probióticos que viven en nuestros cuerpos”.

En la prenda se colocaron las bacterias probióticas en los puntos que típicamente producen más sudor y que se beneficiarían de la introducción de las bacterias, tales como las axilas, los antebrazos, debajo del área del pecho y los lados del torso.

Estas áreas de la prenda se activan cuando entran en contacto con la humedad de la piel del usuario. Esto permite que las bacterias dominen a otras menos beneficiosas que ya están presentes en la piel.

Como explicó Broadhead, nuestra piel actúa como defensa primaria contra los gérmenes y es el hogar de cientos de millones de microorganismos que trabajan para mantenernos sanos.

Ver esta publicación en Instagram

Thank you to everyone who made it to the show 😘🌸✨ #materialfutures 🤘

Una publicación compartida de Rosie Broadhead (@rosiebrdhd) el

Según la diseñadora no es el sudor en el cuerpo lo que causa el olor corporal, sino las bacterias. Así que la nueva prenda incorpora bacterias saludables en los textiles para permitir un microbioma saludable que ayudará a reducir el olor corporal.

“Este nuevo enfoque del diseño difiere de mi educación previa en la industria de la moda”, explicó a la revista Vogue. “La atención se centra menos en la colección de prendas de vestir que en la comprensión de dónde y cómo se han fabricado los materiales y cómo se utilizarán eficazmente en el futuro”.

Broadhead dijo que la sustentabilidad de la prenda era otro de sus beneficios. Reducir el olor corporal disminuye la necesidad de lavar el traje con tanta frecuencia. Las pruebas mostraron que las bacterias podían sobrevivir a un lavado de 30 grados.

Además, partió haciendo una estudio del desarrollo de la ropa deportiva, y le preocupaba el uso extensivo de productos químicos en la fabricación y el acabado de estas telas, así  como los efectos nocivos tanto para el cuerpo como para el medio ambiente. Los tejidos hidrófugos, por ejemplo, se tratan a menudo con fluoro carbonos, a pesar de que se trata de sustancias muy tóxicas.

La diseñadora Rosie Broadhead partió haciendo un estudio del desarrollo de la ropa deportiva, y le preocupaba el uso extensivo de productos químicos en la fabricación y el acabado de estas telas, y los efectos nocivos para el cuerpo y para el medio ambiente. Foto de Thearon W. Henderson/Getty Images.

Al darse cuenta de que la ropa que usamos puede afectar directamente a nuestra salud debido a la conectividad entre la piel y el material, se sentió motivada para trabajar con esta idea en su proyecto.

De ahí surgió su nueva prenda Skin II con el que buscaba crear un diseño que no sólo fuera funcional sino que también ayudara a mantener nuestra salud.

Ver esta publicación en Instagram

Last months @materialfutures WIP Exhibition 🔬🧫🛠 #materialfutures

Una publicación compartida de Rosie Broadhead (@rosiebrdhd) el

La diseñadora trabajó con el microbiólogo belga Chris Callewaert de la Universidad de Ghent para desarrollar el Skin II.

El científico aportó las bacterias probióticas saludables que se encuentran comúnmente en la piel y él mismo realizó una investigación exhaustiva sobre las causas del olor corporal.

Ambos planean comercializar ‘Skin II’, y Broadhead espera diseñar una gama de ropa deportiva con la misma tecnología.

Chris Callewaert contó que lo que lo llevó a convertirse en un estudioso del microbioma de las axilas en la Universidad de Gante, en Bélgica, fue durante descubrir durante sus años de pubertad cuando sufrió del mal olor corporal.

Foto ilustrativa de Alterio Felines en Pixabay.

En la actualidad, Callewaert es investigador postdoctoral conjunto de la Universidad de Gante y la Universidad de California en San Diego, y está probando nuevas teorías sobre cómo deshacerse de los malos olores corporales para siempre, según Kpbs, de la universidad de San Diego.

***

Te puede interesar:

Cómo un exitoso empresario encuentra alivio al estrés y un significado más profundo para la vida

TE RECOMENDAMOS