Crecen en Tijuana las protestas y el rechazo a los primeros migrantes de la caravana

Por Anastasia Gubin - La Gran Época
15 de Noviembre de 2018 Actualizado: 15 de Noviembre de 2018

Residentes mexicanos y migrantes centroamericanos se encararon junto al muro fronterizo la noche de este miércoles en la localidad de Playas de Tijuana.

“¡México primero“, gritaron los vecinos opositores según el medio Reforma el 14 de noviembre. Son los contrarios a la estadía de una caravana de al menos 5000 migrantes cuyos primeros representantes han estado llegando desde el domingo pasado.

“Hubo intercambio de manotazos e insultos, donde habría resultado golpeada una mujer”, afirmó Reforma.

Aproximadamente 800 migrantes centroamericanos llegaron a la fronteriza ciudad mexicana de Tijuana con el propósito de solicitar asilo en Estados Unidos, y para el viernes se espera la llegada de al menos 2.000 más en autobuses. EFE/Joebeth Terriquez

Las autoridades de Tijuana han advertido que lo más probable es que los miembros de la Caravana pidan asilo en la frontera de Estados Unidos, y este se les niegue por no cumplir con los requisitos. Esto significa que un gran número de migrantes podría permanecer un tiempo indeterminado en la región.

El alcalde Juan Manuel Gastélum Buenrostro, admitió que en Tijuana “no estamos preparados para recibirlos”, según El Mexicano, al citar una entrevista a fines de octubre. Estos dichos fueron confirmados el martes en una entrevista a El Universal.

Los migrantes llegan a México después de cruzar el río Suchiate desde Tecun Uman en Guatemala a Hidalgo en México, 29 de octubre de 2018. (Carlos Alonzo/AFP/Getty Images)

La autoridad tijuanense dijo que los migrantes “vienen haciendo desorden y molestando a la gente”, y después de rechazar los espacios custodiados del municipio se fueron caminando a la costa, donde se les vio tomando bebidas alcohólicas y consumiendo marihuana.

Además resaltó “el caos” que significó que 78 migrantes se instalaran en un Hotel sin dar aviso a las autoridades para tomar las medidas de protección a la comunidad local y dar asistencia médica.

“Aquí hay una situación muy especial, alguien está ganando, no es posible concebir que de repente se junten dos, tres, cuatro mil almas y decidan todos transitar hacia la frontera norte porque de repente se les ocurra”, señaló Gastélum, de acuerdo a El Mexicano. Tienen que estar en contacto con las colonias de hondureños, guatemaltecos, que hay en Los Ángeles, California y ellos son quienes los están llevando, añadió.

El alcalde destacó que la documentación de asilo o de entrada a Estados Unidos, se da en El Paso, Texas, no frente a Tijuana, en San Isidro, California, “entonces se nos hace muy incómodo”.

Migrantes salvadoreños caminan en dirección a Estados Unidos el 1 de noviembre de 2018. (MARVIN RECINOS/AFP/Getty Images)

“Haremos todo lo posible pero no esperen lo mejor. Esto está manejado a ciencia y paciencia por la autoridad federal”, dijo Gastélum Buenrostro. “El gobierno federal debió establecer estaciones de atención en la frontera sur para solventar la situación y no dejarlos pasar, así como lo hicieron”.

“Eso está manejado, les gusta crear problemáticas que no tienen sentido, crear animadversión con Estados Unidos y el nuevo gobierno que está por asumir el cargo”, concluyó.

Migrante salvadoreños caminan hacia Estados Unidos el 31 de octubre de 2018. (MARVIN RECINOS/AFP/Getty Images)

Gastélum Buenrostro hizo además un llamado a la comunidad de hondureños y guatemaltecos en Los Ángeles, California, para que atiendan ellos a su gente “porque estas personas no se juntaron de la noche a la mañana”.

Una residente de Tijuana, Emma de la Cabada Cortes organizó este miércoles una manifestación frente al Palacio Municipal a través de Facebook, y recolectó firmas a los transeuntes.

Pese a la poca participación ya que los grupos opositores estaban dispersos en diferentes lugares y otros no podían dejar sus trabajos, la mujer pidió que el gobierno “responda a las necesidades de los tijuanenses”, destacó El Sol de Tijuana el mismo miércoles.


De la Cabada Cortes pidió un censo y deportaciones para los migrantes que no se registren.

La manifestaciones se realizaron en diferentes puntos, cerrando el paso a los viajeros y exigiendo que estos vuelvan a su país, reportó Infobae.

Una de estas protestas se congregó cerca del albergue usado por el grupo de LGBTTTI, de unos 300 homosexuales, trans y lesbianas, que se adelantaron y separaron de la caravana principal llegando primero en autobús esta semana. Los residentes tijuanenses manifestaron su rechazo a los extranjeros y a la estructura que los alberga por no tener los permisos para ofrecerse como refugio, agregó Infobae.

Migrantes de países centroamericanos -en su mayoría hondureños- que se dirigen en una caravana a Estados Unidos a bordo de un camión en la ruta entre Ciudad de México y Puebla, el 5 de noviembre de 2018. (Rodrigo Arangua/AFP/Getty Images)

 

Los que ingresen ilegalmente a EE.UU no podrán pedir asilo

Los migrantes que intenten cruzar ilegalmente a Estados Unidos desde México no podrán solicitar asilo, dijo la Casa Blanca en una nueva regla.

El anuncio fue hecho por el Departamento de Justicia (DOJ) y el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) el 8 de noviembre. El Presidente Donald Trump firmó una proclamación emitiendo la regla hoy, viernes.

“Estados Unidos tiene una larga y orgullosa historia de ofrecer protección a los extranjeros que huyen de la persecución y la tortura y que califican bajo las normas articuladas en nuestras leyes de inmigración, incluyendo a través de nuestro sistema de asilo y del Programa de Admisión de Refugiados. Pero nuestro sistema se está viendo sobrepasado por la migración a través de nuestra frontera sur”, dijo Trump.

“Si no se toman medidas inmediatas para detener la migración masiva que Estados Unidos está experimentando y anticipando, solo se fomentará una migración ilegal masiva adicional y se sobrepasará aún más al sistema”.

Descubre a continuación

El Instituto Confucio es ‘peligroso’ y un ‘centro de espías’, dice un experto

TE RECOMENDAMOS