¿Cuál es el plan del Partido Comunista Chino para una guerra contra EE.UU.?

Por Wang He
03 de Septiembre de 2020
Actualizado: 03 de Septiembre de 2020

Opinión

¿Es que la nueva guerra fría entre Estados Unidos y China está a punto de desembocar en una guerra caliente? Esta es una preocupación importante y un tema central en el análisis de la directiva del régimen chino y el desarrollo de las pautas estratégicas internacionales. Este artículo discutirá dos puntos de vista.

Los dos objetivos centenarios del PCCh

La primera opinión sostiene que el Partido Comunista Chino (PCCh) no entrará en guerra fácilmente, pero espera posponer la batalla decisiva entre China y Estados Unidos hasta el año 2049.

El año 2020 es el primer año de una nueva guerra fría entre China y Estados Unidos, y la situación está cambiando con rapidez. Lo que no cambia en medio del siempre cambiante PCCh es que este todavía se adhiere a los objetivos de los “dos centenarios” y por el bien de estos objetivos, insiste en que todavía está en el “período de oportunidad estratégica”. Como todavía está en este período particular, el PCCh no se precipitará a una guerra con Estados Unidos.

Por supuesto, la enorme brecha entre China y Estados Unidos hoy en día es también un factor de fondo de la falta de voluntad del PCCh para iniciar una guerra. En la Segunda Guerra Mundial, Japón tenía cierta fuerza para especular estratégicamente y atacar a Pearl Harbor. En la actualidad, la marina del PCCh ni siquiera tiene la capacidad de atacar Pearl Harbor, pero esa no es la razón fundamental de su falta de voluntad para iniciar una guerra. Cuando el PCCh tomó el poder en China, era mucho más débil de lo que es ahora, pero contaba con el apoyo de la Unión Soviética, y se atrevió a luchar una guerra con Estados Unidos en Corea del Norte. En 1969, el PCCh protagonizó un conflicto fronterizo con la Unión Soviética por la isla Zhenbao (también conocida como Damansky). Estos ejemplos muestran que los intentos y la determinación del PCCh de luchar serían las razones fundamentales por las que el PCCh decidiera iniciar una guerra.

Hoy en día, el PCCh no se involucraría fácilmente en una guerra con Estados Unidos porque tiene mayores ambiciones y planes: El PCCh derrotará a Estados Unidos en una guerra en 2049 y el comunismo dominará el mundo. Esta es la esencia de los objetivos de los “dos centenarios” del PCCh.

En 1997, el informe de trabajo del 15º Congreso Nacional del Partido Comunista de China (PCCh) propuso por primera vez los objetivos de los “dos centenarios”, que se reiteraron en el 16º, 17º y 18º Congreso. Finalmente, durante el segundo mandato del líder del Partido, en 2017 Xi Jinping aclaró el calendario y la hoja de ruta en el 19º Congreso Nacional del PCCh: “Sobre la base de ‘construir una sociedad moderadamente próspera en todos los aspectos’ y realizar el primer objetivo de los Centenarios para 2021, debemos esforzarnos por otros 15 años, construyendo una China moderadamente próspera para 2035 y esforzarnos por otros 15 años en construir una nación avanzada, moderna y socialista para 2050”.

Luego está la diplomacia bajo la dirección de Xi: Al ejercer la diplomacia, China seguirá comprometida con la paz, el desarrollo y la cooperación beneficiosa para todos (…) preservará y ampliará el gran “período de oportunidad estratégica”(…) para allanar el camino hacia el logro de los objetivos de los “dos centenarios” y la realización del sueño chino de “renovación nacional”. De hecho, esta engañosa estrategia engañó a la comunidad internacional y dio casi 40 años de oportunidad a la “reforma y apertura” del PCCh hasta que Donald Trump se convirtió en el presidente de los Estados Unidos en 2017.

El período de “oportunidad estratégica” ya pasó

A partir de 2017, tras los drásticos cambios en la situación interna e internacional de China, el “período de oportunidad estratégica” del PCCh desapareció. Los objetivos de los “dos centenarios” están destinados a convertirse en una ilusión, y el PCCh ya ha sido sacudido por la inestabilidad.

Sin embargo, la naturaleza del PCCh dicta que nunca se dispersará voluntariamente, ni cederá, ni se mejorará, sino que seguirá adelante hasta que llegue a un callejón sin salida. Con el fin de mantener su poder el mayor tiempo posible, hará gala de su “determinación estratégica” y mantendrá la imagen de ser la segunda potencia económica del mundo. Abrazando esta ilusión, insiste en proceder con los objetivos de los “dos centenarios” retrasando la guerra con Estados Unidos lo más posible hasta el año 2049.

El análisis anterior se basa en la reunión del Politburó del PCCh el 30 de julio. El la reunión se determinó que: “en el presente y en el futuro, el desarrollo del país se encuentra todavía en un período de oportunidades estratégicas, pero hay nuevos desarrollos y cambios en las oportunidades y desafíos. El mundo de hoy está experimentando grandes cambios no vistos en un siglo. La paz y el desarrollo siguen siendo los temas de la época. Al mismo tiempo, el entorno internacional es cada vez más complejo, y la inestabilidad e incertidumbre. Al mismo tiempo, el entorno internacional es cada vez más complejo, y la inestabilidad e incertidumbre son obviamente cada vez mayores”, según la agencia de noticias Xinhua.

El Politburó presentará su informe de trabajo al Comité Central del PCCh durante la sesión plenaria, donde los asistentes también evaluarán las propuestas para formular el 14º Plan Quinquenal (2021-2025) para el Desarrollo Económico y Social y los objetivos futuros para 2035, según Xinhua. Esto significa que no hay una decisión estratégica en lugar de una guerra con Estados Unidos.

Fanfarronear en medio de nuevos escenarios y desafíos

La segunda opinión sostiene que el PCCh intensificó su enfrentamiento militar estratégico con Estados Unidos, con una ofensiva engañosa como medio para prepararse para la guerra.

En la reunión del Politburó del 30 de julio, si bien se proclamó que “todavía están en un período de oportunidades estratégicas”, pero que “hay nuevos acontecimientos y cambios en las oportunidades y los desafíos”, ¿cuál es la implicación en términos de la política?

La expansión militar de China ha sido agresiva durante la última década.

En los 40 años de “reforma y apertura”, la economía, la ciencia y la tecnología del PCCh han crecido significativamente y el ritmo de la expansión militar se ha acelerado enormemente.

En cuanto a la planificación, en 1997, con el fin de hacer frente a los objetivos de los “dos centenarios”, el PCCh también propuso los “tres pasos adelante” para la defensa nacional y la modernización militar: Establecer aproximadamente una base sólida para 2010; lograr básicamente la mecanización y la tecnología de la informática para 2020, y realizar la modernización de su defensa nacional y el ejército para 2050.

Sin embargo, en el 19º Congreso del Partido en 2017, el PCCh desplazó el tercer paso para que sea realizado en 2035.

Además, el gasto militar aumentó drásticamente. Las valoraciones de los gastos militares del PCCh son mucho más altas que los datos proporcionados por el régimen. Pero incluso los datos oficiales mostraron un crecimiento de dos dígitos de 2011 a 2015, que fueron de un 12.7 por ciento, 11.2 por ciento, 10.7 por ciento, 12.2 por ciento y 10.1 por ciento, respectivamente. De 2016 a 2019, los gastos militares fueron del 7.6, 7, 8.1 y 7.5 por ciento respectivamente, lo que es superior a la tasa de crecimiento del PIB de China. Incluso en 2020, con la pandemia en su apogeo, no existe un objetivo de crecimiento del PIB, pero la tasa de crecimiento de los gastos militares sigue alta, alcanzando el 6.6%.

Según datos del Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo (SIPRI), los gastos militares del PCCh son los segundos después de los de Estados Unidos, y representan alrededor del 14 por ciento del total de los gastos militares mundiales en 2019. China también tiene la segunda industria de armas más grande del mundo, lo que apoya y estimula enormemente las ambiciones globales del PCCh.

La agresiva expansión militar y la ambición global también se reflejaron en la charla del PCCh sobre la “Nueva Era”. Desde la “reforma y apertura”, “la principal contradicción” de la sociedad china se describió como la existente entre “las crecientes necesidades materiales y culturales del pueblo y el atraso a nivel socioproductivo”, según Xinhua.

Sin embargo, en el 19º Congreso del Partido, el PCCh actualizó esto: “Lo que enfrentamos ahora es la contradicción entre el desarrollo desequilibrado e inadecuado y las necesidades siempre crecientes de la gente para una vida mejor”.

Esta llamada evolución de “la contradicción principal” implica la inevitabilidad de la expansión militar y las ambiciones globales.

Es sobre esta base que el PCCh tomó acciones agresivas recientemente.

Se intensifican los enfrentamientos militares con EE.UU. en 2020

Los enfrentamientos militares estratégicos con Estados Unidos se intensificaron mucho en 2020.

El experto de China, Cheng Xiaonong, resumió tres operaciones militares llevadas a cabo por el PCCh este año.

  1. En febrero de este año, la flota del PCCh realizó ejercicios conjuntos con la Fuerza Aérea, las Fuerzas de Cohetes y las Fuerzas de Apoyo Estratégico cerca de la isla de Midway, una instalación aeronaval estadounidense situada a 7000 kilómetros de tierra firme, demostrando así su capacidad para acercarse a la postura de combate con Estados Unidos en las Islas Pearl.
  2. Después de ocupar las aguas altas del Mar de China Meridional, construyendo islas artificiales y bases militares, el PCCh declaró públicamente que había transformado las agitadas aguas cerca de Viet Nam y Filipinas en “fortalezas masivas” para los submarinos nucleares estratégicos que utilizan ojivas nucleares de misiles intercontinentales para atacar a Estados Unidos.
  3. Al completar el sistema mundial de navegación por satélite Beidou-3 el 31 de julio, se dio a conocer enérgicamente que la guerra espacial contra Estados Unidos está lista. “La finalización total del sistema Beidou también significa un aumento sustancial de la capacidad militar de China, así como la fuerza de la ‘guerra global’ y la ‘guerra de precisión'”, comunicó Duowei News, medio de propaganda internacional del PCCh.

Cheng considera las dos primeras acciones como “desafíos totalmente públicos contra el ejército estadounidense, comparables a la instalación de misiles nucleares de la Unión Soviética en Cuba en 1962 y dirigidos a Estados Unidos”. Si el desafío que representa la marina y los submarinos nucleares estratégicos del PCCh se consideran la antigua Guerra Fría contra Estados Unidos, la preparación del PCCh para la guerra espacial significa que la Guerra Fría se está acelerando oficialmente hacia el espacio y la competencia de alta tecnología contra los Estados Unidos está en la vía rápida.

En este punto, quiero mencionar una cuarta operación militar: El PCCh reforzó sus armamentos nucleares y se negó a participar en las negociaciones trilaterales de control de armas entre EE.UU., Rusia y China.

Según un informe de The National Interest, China está construyendo un dispositivo equivalente a la máquina Z de Estados Unidos, un dispositivo que reproduce las condiciones de una bomba nuclear y genera una energía 22 veces más fuerte que la fabricada en Estados Unidos.

Además, el PCCh está acelerando el desarrollo de su misil balístico lanzado por un submarino JL-3 de 12,000 kilómetros de alcance, que es capaz de alcanzar Estados Unidos con mayor precisión. El PCCh probó por primera vez el JL-3 con capacidad nuclear en noviembre de 2018 y por tercera vez en diciembre de 2019.

En conclusión, aunque el PCCh está realizando actualmente ejercicios militares en múltiples zonas marítimas, intensificando su amenaza de fuerza contra Taiwán y haciendo que Estados Unidos adopten contramedidas, la probabilidad de que el PCCh provoque incluso un conflicto accidental es muy pequeña, por no hablar de entrar en una guerra con Estados Unidos.

Aparte de las razones generales mencionadas anteriormente, hay tres razones más específicas.

En primer lugar, el PCCh espera que Trump pierda su reelección. Si China y Estados Unidos se involucran ahora en fricciones militares, ¿no ayudaría esto a la campaña de Trump? Por lo tanto, el PCCh ejercerá autocontrol y es poco probable que haga el primer disparo.

Después de las elecciones generales, ya sea que Trump sea reelegido o alguien más, el PCCh continuará observando. Después de todo, la iniciativa de la nueva guerra fría está en manos de Estados Unidos. El PCCh esperará tranquilamente y observará los movimientos de Estados Unidos antes de dar cualquier paso. Es poco probable que se apresure a actuar, como tomar a Taiwán por la fuerza.

En segundo lugar, el PCCh es muy consciente de la voluntad de Estados Unidos de luchar en una guerra y no se atreve a actuar precipitadamente. Después de la Guerra de Corea, el PCCh fue mucho menos entusiasta en la Guerra de Vietnam. El PCCh también aprendió una lección de la crisis de los misiles en Cuba en 1962 cuando Estados Unidos obligaron a la Unión Soviética a retirarse. La confianza del PCCh es mucho menor que la de la Unión Soviética para competir por la hegemonía con Estados Unidos. El PCCh se atrevió a participar en el conflicto de la isla de Zhenbao con la Unión Soviética, pero no se atrevió a intentarlo contra Estados Unidos.

En tercer lugar, el virus del PCCh (el nuevo coronavirus que causa el COVID-19) golpeó duramente a Estados Unidos. Miles estadounidenses han muerto a causa del virus, en comparación con las víctimas del 11 de septiembre y los ataques de Pearl Harbor. Estados Unidos está preparados para responsabilizar al PCCh por las muertes.

En resumen, la iniciativa de iniciar una nueva guerra fría está en manos de Estados Unidos, en cambio está en manos del PCCh iniciar una guerra caliente. En la situación actual, el PCCh está lejos del punto en el que iniciaría una guerra nuclear. Por lo tanto, en circunstancias normales, es poco probable que la guerra fría se convierta en una guerra de fuego. Por supuesto, se tomaron muchas decisiones irracionales en la historia del PCCh, y esa es una cuestión diferente.

Wang He tiene una maestría en derecho e historia, con un enfoque en el movimiento comunista internacional. Fue profesor universitario y ejecutivo de una gran empresa privada en China. Fue encarcelado en China dos veces por sus creencias. Wang vive ahora en Norteamérica y ha publicado comentarios sobre la actualidad y la política de China desde 2017.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Cómo el régimen comunista negó la responsabilidad de todas sus masacres

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS