Cuando la política puede potencialmente dividir a la familia

Consejos para tratar temas delicados
Por Querida June
07 de Octubre de 2020
Actualizado: 08 de Octubre de 2020

Querida June:

Mi hija de 32 años, educada en la universidad, y yo tenemos una maravillosa y amorosa relación. Sin embargo, ella asistió a la Universidad de la Ivy League de la costa este y fue influenciada significativamente hacia una filosofía extremadamente liberal y progresista. Se describe como una guerrera de la justicia social. Soy una mujer de fe y conservadora, también con educación universitaria y exitosa en mi vida profesional. Durante los últimos 10 años, hemos evitado todas las discusiones políticas para proteger el amor que nos tenemos. Sin embargo, a la luz de los movimientos radicalizados que amenazan con destruir nuestra forma de vida estadounidenses, no puedo permanecer más tiempo en silencio. ¿Hay alguna forma de entablar una conversación con mi hija que sea respetuosa y honesta? Temo que pueda crear una división significativa entre nosotras, pero también temo que ella se involucre en algunos de estos movimientos. Apreciaría su opinión.

Sinceramente,

Brenda V., Arizona.

Querida Brenda:

Anteriormente, aconsejé no permitir que los asuntos políticos dividan a las familias, pero por supuesto hay maneras de tener estas conversaciones sensibles y momentos en los que es importante hablar.

Empezaría escuchándola profundamente para que pueda entender lo que su hija piensa y siente sobre esos temas. Podrías empezar haciéndole preguntas y escuchando sin juzgarla.

Cuando responda, le recomendaría hacerlo por escrito, por tres razones:

Primero, será menos emocional y podrá mantener mejor una cálida conversación.

Segundo, la escritura permite un mayor nivel de precisión porque puede citar directamente e incluir enlaces con fuentes relevantes.

Tercero, puede hacer preguntas muy puntuales que requieren que sus respuestas sean precisas. Esto es importante porque los argumentos de muchas de estas cuestiones se desintegran tan pronto como se forma una definición clara. Y yo abordaría solo una pequeña parte de una cuestión a la vez porque esto permite una mayor especificidad.

También, a medida que se involucre, tenga en cuenta que, dentro de cada uno de estos temas, hay un grano de verdad, pero es como si la gente estuviera mirando este grano bajo un microscopio y olvidara que es solo una pequeña parte de este vasto y complicado mundo. Una vez que uno se aleja del microscopio, puede apreciar que hay una imagen mucho más grande. Pero algunas personas nunca dan un paso atrás, y se consumen con su pequeña perspectiva. Sin embargo, al reconocer primero la legitimidad del grano de la verdad, demostrará que entiende su perspectiva, aunque con un punto de vista diferente, en lugar de estar completamente opuesto a sus ideas. Desde este punto de vista común, puede señalar sus preocupaciones sobre los extremos a los que conducen estos puntos de vistas miopes.

Siempre que sea posible, plantee sus preocupaciones con empatía por todas las partes, ya que esto demuestra que los puntos de vista más conservadores no son intrínsecamente desagradables; una de las reivindicaciones morales de la justicia social es que los que suscriben sus puntos de vista son más compasivos. (Sin embargo, no intentaría señalar esto a menos que tenga ejemplos realmente fuertes que piense que resuenen con ella. Solo muestre su compasión).

También puede ayudar a enmarcar la conversación como una ecuación de pérdida y ganancia. Por ejemplo, si hacemos que las universidades sean realmente inclusivas, ¿significará esto la pérdida de la meritocracia como el actual estándar de oro? ¿Valdría la pena esta pérdida? (Pero primero, por supuesto, definir lo que significan inclusión y meritocracia).

Por último, sea sensible a lo que ella siente para no alejarla, y adapte la conversación para que se centre en lo que ella puede estar cuestionando o en los temas que usted cree que tienen más probabilidades de abrirse paso hasta ella.

Sinceramente,

June.

___________

Querida June:

Soy una estudiante universitaria en California y tengo una pregunta que me gustaría hacerte acerca de tratar de encontrar una vida tradicional en un lugar donde la tradición es rutinariamente derribada. Soy tanto religiosa como conservadora, y recientemente me he dado cuenta cada vez más de que el futuro que quiero es tradicional. He estado luchando por encontrar gente que sienta lo mismo, especialmente en un campus universitario. En el pasado, creo que había una expectativa y un estándar social de cómo conocer gente, cómo se esperaba que actuaras y salieras con esa persona, pero ahora se siente como una gran libertad para todos que solo perjudica a todos los involucrados. ¿Qué puedo hacer?

I.K., California

Querida I.K.,

Sí, en el pasado había protocolos de citas mucho más claros, muchos de los cuales fueron dejados de lado. Pero puedes establecer tus límites personales con confianza porque los hombres respetan a las mujeres que consideran virtuosas.

Sin embargo, ya que la política y la fe la tiene una minoría en el campus de una universidad de California, puedo imaginar que puede tomar algún tiempo encontrar almas gemelas.

Unas cuantas ideas para conocer gente: Ver si tu campus tiene una sección de Turning Point USA. Turning Point es una organización conservadora, sin fines de lucro ,centrada en la política y la economía. Si aún no lo has hecho, encontrar un lugar de culto local puede ser también una forma de conectar con gente que comparte tu fe y tus valores. Además, mantente atenta a los eventos que puedan ofrecer la oportunidad de conocer gente con ideas afines, incluyendo talleres en áreas tradicionalmente femeninas como la costura y la cocina, donde podrías encontrar amistades femeninas. Tal vez también tengas conexiones previas, viejos amigos o incluso familiares, con los que puedas cultivar lazos más estrechos.

Y si bien es cierto que hay un gran beneficio intelectual al estar en un ambiente de aprendizaje donde se tiene una perspectiva minoritaria, si las circunstancias lo permiten, también podrías considerar cambiarte a una universidad con estudiantes más afines. Sin embargo, no me apresuraría a tomar una decisión así, ya que las circunstancias difíciles sacan a la luz lo mejor de nosotros. Y ciertamente no es bueno para la sociedad si nuestras instituciones de enseñanza superior se segregan en base a la política y la religión.

Sinceramente,
June.

¿Tiene alguna pregunta sobre familia o relaciones para nuestra columnista de consejos, Querida June? Envíela a DearJune@EpochTimes.com o a la atención de: Dear June, The Epoch Times, 229 W. 28th St., Floor 7, New York, NY 10001.

June Kellum es una madre casada con dos hijos y periodista de Epoch Times que desde hace mucho tiempo cubre temas de familia, relaciones y salud.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

“¡Despierten todos los ciudadanos de China!”

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS