Cuando las mamás no pueden lograrlo: cómo manejar el estrés cuando todo se está desmoronando

Por Barbara Danza
19 de Noviembre de 2019 Actualizado: 19 de Noviembre de 2019

Mamá, recuerda, antes de que te convirtieras en madre tu visión de ¿cómo sería la maternidad y qué tipo de madre serías? ¿Te imaginabas algo sacado directamente del catálogo de Pottery Barn Kids o de The Martha Stewart Show? Quizás June Cleaver o Mary Poppins te inspiraron.

Mientras que las aspiraciones pueden ser valiosas, llevarlas a un extremo puede resultar peligroso.

Las altas expectativas que las mamás tendemos a depositar en nosotras mismas, junto con la trampa de la comparación en la que algunas de nosotras caemos, especialmente con el auge de las redes sociales, pueden llevarnos a sentimientos de incomodidad y de ineptitud.

Cuando se siente que es demasiado y que no estamos a la altura de nuestro potencial como madres, como si ni siquiera pudiéramos salir de casa con zapatos a juego, es hora de respirar hondo y evaluar la situación.

Todo el mundo se siente así a veces

Primero, recuerde que no está solo.

Todas las madres que conozco se han preguntado en algún momento: “¿Qué me pasa? ¿Por qué no puedo hacerlo bien?”.

Ya sea porque llegas tarde a las citas, pierdes la paciencia con tus hijos, olvidas cosas o siempre llegas a una casa desordenada, la discordancia entre tu visión de la perfección y la realidad real puede engañarte.

Alexandra Fung, madre de tres niñas menores de 10 años en Chicago, dijo: “A menudo siento que no puedo arreglármelas”. Trabaja en marketing y trata de hacer ejercicio regularmente.

Ella comentó: “A diferencia de las madres refinadas de la parada del autobús, ¡a menudo me veo agotada! Olvido empacar los bocadillos de la escuela, ordené los boletos equivocados para la obra de mi hija y llevé los parches de Girl Scouts a la tintorería para que los cosieran por mí”.

¿Qué es lo que mamá no puede entender?

Desacelere

Tomarse un descanso de vez en cuando puede hacer una gran diferencia.

Cada mamá que conozco, en algún momento, se preguntó: ‘¿Qué me pasa? ¿Por qué no puedo hacerlo bien? (Pxhere/CCO)

Cuando Fung comete errores o se siente abrumada, intentará ir más despacio. “Trato de hacer tiempo para mí, ya sea una simple taza de café o una hora en una clase de yoga”, destacó Fung.

Muchas de las presiones que las madres tienden a sentir provienen de ellas mismas. Tómate un respiro, y recuerda donde realmente está lo importante, estás derribando a esta mamá del parque. Usted está amando, enseñando y protegiendo a sus hijos. Ese es su papel y lo están cumpliendo lo mejor que pueden.

Dese un espacio

Nuestro entorno físico refleja e impacta nuestro estado mental. Tener un espacio al que acudir en nuestros hogares cuando necesitamos un descanso puede ser terapéutico.

Holly Anderson de Provo, Utah, es madre de cuatro niños menores de 9 años, algunos con necesidades especiales. “Cuando se sienta perdida, cree un lugar feliz en su hogar, un lugar físico: una silla, una habitación o simplemente un rincón que sea lindo, organizado, inspirador, encantador, cálido, acogedor y que le sirva cuando haya estado sirviendo a todos los demás todo el día”, aconsejó Anderson.

¿Hay espacio en su casa que pueda servir como refugio cuando lo necesite?

Aléjese

A veces lo mejor es salir de casa.

“Cuando la sobrecarga y el estrés comienzan a desbordarse, primero reconozco los sentimientos y me alejo de lo que lo causa hasta que empiezo a sentirme en con los pies en la tierra de nuevo”, señaló Justina Murphy, madre de niños de 2 y 4 años de edad. “Alejarse puede incluir llevar a los niños al parque y dejar la casa hecha un desastre”.

El aire fresco y una perspectiva diferente pueden ser justo lo que usted necesita cuando todo se está desmoronando.

Descarga mental

Una manera poderosa de reducir la sensación de estar agobiada es tomar todas esas tareas, proyectos y recordatorios que están en tu cabeza, y ponerlos por escrito.

Murphy dice que una vez que se siente menos estresada, regresa y elabora un plan de acción para lo que necesita hacer.

“Este plan de acción siempre comienza con una descarga de ideas al escribir todo lo que está creando desorden mental y de allí crear una lista de cosas por hacer y redactar todo lo que se necesita completar”, enfatizó.

Para Morgan Wieboldt, una madre de dos hijos de Budd Lake, Nueva Jersey, una lista escrita también es clave.

Wieboldt expresó: “Cuando miro alrededor de mi casa y no veo nada más que el desorden de juguetes por todas partes, la lavandería se amontona muy alto, los platos en el fregadero, los billetes esparcidos en el mostrador, parece una tarea imposible. Tomo un pedazo de papel y hago una lista de todo, sí, de todo lo que hay que hacer. Luego organizo la lista en tareas que debo hacer y puedo esperar y recluto a mi familia para que me ayude”.

A menudo, el simple hecho de ver todo en papel le permite ver lo que es importante y lo que se puede posponer, o incluso eliminar de la lista. Es sorprendentemente calmante y liberador. Inténtelo.

Cuidado con las distracciones digitales

¿Alguna vez dio cuenta que está más irritable cuando usa el teléfono o la computadora? ¿Y que, durante esos momentos, las “interrupciones” de los miembros de su familia pueden hacer que usted reaccione mal?

Estos prácticos dispositivos digitales que hemos incluido en nuestros hogares son realmente adictivos. Por todas las comodidades que ofrecen, traen un alto costo y pueden afectar nuestros estados de ánimo y nuestra productividad.

Si se siente desbordada, compruebe sus hábitos digitales.

Para Sara Loy, una mamá con sede en Las Vegas, los días en los que la vida es más tranquila, ella despeja las distracciones mentales y físicas.

“Mentalmente, trato de salir de mi cabeza y no cuestionar demasiado el pasado o preocuparme por el futuro”, aseguró. “Es importante aprender rápidamente de los errores y seguir adelante. Físicamente, trato de no jugar en mi teléfono toda la noche o dejar que la electrónica haga de niñera”.

Dejar de comparar

No hay ninguna guía para ser una buena madre. Lo que es correcto para una familia puede que no funcione para otra. Es más, ese instinto maternal es la fuerza a tener en cuenta.

Sin embargo, las madres tienden a torturarse a sí mismas comparando sus peores días con los mejores días de otras personas.

“Definitivamente empecé el juego de comparación, que solo empeoró las cosas”, compartió Lauren Tingley, una madre que sufría de ansiedad postparto. “Miraba a las otras mamás y pensaba: ¿Por qué no están estresadas? ¿Por qué parecen tan felices cuando esto es tan difícil?”.

En ningún lugar es más evidente caer en la trampa de la comparación que en las redes sociales. Si te encuentras deprimida porque te estás comparando con otras, considera rápidamente a las redes sociales.

“Tomarse un descanso de las redes sociales ayuda”, afirmó Fung, “ya que me permite concentrarme en lo que está sucediendo con mi familia en este momento, y me impide comparar mi realidad con todos esos recuerdos perfectos que veo en mi teléfono”.

Mira hacia adentro

Aunque algunos días pueden parecerse a lo que usted había imaginado, habrá días que realmente no lo harán. Pregúntese qué tanto de sus sentimientos negativos provienen de sus propias expectativas que no coinciden con la realidad.

¿Podría dejar de lado las expectativas un poco para que pueda disfrutar de la vida que tiene? ¿Podría suavizar su dialogo interno negativo permitiéndose estar más presente con su familia?

“Un buen lugar para empezar sería examinar sus expectativas sobre sí misma y lo que significa ser una “buena madre”, declaró Morgan Cutlip, una madre de dos hijos con un doctorado en psicología. “A menudo tenemos expectativas tan elevadas para nosotras mismas como ‘madres’ que continuamente nos preparamos para sentirnos como una completa fracasada. Mira hacia adentro lo que es esto y ajústate más a la realidad”.

Pide ayuda

Muchas madres dudan en pedir ayuda. Para las mamás que no pueden encontrar alivio, se puede necesitar ayuda profesional o terapia.

Para la mayoría de las mamás, incluso pedir ayuda a su familia es difícil. “A veces, como madres, queremos pensar que podemos o tenemos que hacer todo por nosotras mismas. Esto no es cierto. Pedirle a tu pareja, a tus hijos, a tus padres o a tus suegros que te den una mano no te convierte en una mala madre, pero puede convertirte en una madre sana”, aconsejó Wieboldt.

Todas las mamás luchan

La maternidad es mágica y gratificante más allá de la mayoría de las otras experiencias de la vida, pero puede ser igual de desafiante y agotadora.

“Haz lo mejor que puedas ¡Ya es suficiente!” McBain dijo. “Recuerde que incluso si otras mamás se presentan como si lo tuvieran todo organizado en las redes sociales, en casa, en la escuela, etc., sepan que [todo el mundo] tiene problemas”.

Si te encuentras luchando, sintiéndote como una fracasada, y preguntándote por qué no puedes controlarte, consuela el hecho de saber que esto es parte del trabajo. Todas las madres se sienten así de vez en cuando. Ninguna madre es perfecta todo el tiempo y ninguna vida está libre de dificultades.

Sigue a Barbara en Twitter: @baradanza

Mira a continuación

Mujeres deprimidas y sin familia: el desastre del feminismo

TE RECOMENDAMOS