Cuando los planetas explotan: los científicos exploran las grandes colisiones en el Sistema Solar

Por Tara MacIsaac
06 de Septiembre de 2022 4:10 PM Actualizado: 06 de Septiembre de 2022 4:12 PM

En un momento de la historia de la Tierra, las fuerzas elementales empujaron las grandes masas de tierra en dirección al ecuador. Este cambio fue tan colosal que fue como si Boston fuera arrastrado a latitud cero, una distancia de más de 1600 millas.

Este desplazamiento masivo se produjo hace 800 millones de años, explicó Adam Maloof, profesor asociado de geociencias de la Universidad de Princeton, en una entrevista con NPR. Su ritmo de unos 50 centímetros por día es una velocidad vertiginosa en geología. Eso es unas cinco veces más rápido que la velocidad a la que se mueve la corteza terrestre en la actualidad.

Dijo que el globo, al girar, desplaza su peso hacia el ecuador para mantener el equilibrio, mientras que la corteza se desliza lateralmente: “El núcleo de la Tierra, la parte exterior, es en realidad hierro fluido, y tiene aproximadamente la viscosidad del agua”.

Esto explica uno de los innumerables momentos en los que el universo hizo “boom”. Otros mucho más grandes ocurrieron más allá de nuestro reino terrestre.

(Dominio Público/PxHere)
(Dominio Público/PxHere)

En una escala más macro, los científicos descubrieron en los últimos años que el sistema solar era mucho menos estable desde su nacimiento de lo que se pensaba.

En 2006, la sonda espacial Stardust trajo a la Tierra materia fascinante recogida en el cometa Wild 2. Los científicos esperaban encontrar sustancias formadas lejos del sol, material “frío”, pero en cambio descubrieron que tenía materia forjada tanto cerca como lejos del sol.

Las sorprendentes implicaciones fueron que la materia se formó en abundancia en el sistema solar interior, pero salió disparada hacia el borde del sistema solar.

Y existen teorías aún más catastróficas que implican desastres planetarios.

Hipótesis del planeta explotado

El astrónomo Tom Van Flandern cuenta esos hallazgos de Wild 2 como evidencia que apoya lo que se llama la Hipótesis del Planeta Explotado. Según él, a lo largo de los 4600 millones de años de historia del sistema solar, algunos de sus planetas fueron destruidos en explosiones de gran magnitud.

Se trata de una hipótesis controvertida. Van Flandern recibió presiones de sus colegas para que la abandone. Llegó a apoyar esta teoría tras iniciar una investigación que pretendía desacreditarla. Doctorado en astronomía por Yale, trabajó durante 20 años en el Observatorio Naval de Estados Unidos, donde llegó a ser jefe de la rama de mecánica celeste, antes de iniciar una investigación independiente sobre sus temas más controvertidos.

(Dominio Público/PxHere)
(Dominio Público/PxHere)

En un artículo publicado en el International Journal of Astrobiology en 2007, titulado “The Challenge of the Exploded Planet Hypothesis” (El desafío de la hipótesis de los planetas explotados), enumeró algunas de las predicciones de esta hipótesis que se cumplieron, entre ellas “(1) satélites de asteroides; (2) satélites de cometas; (3) agua salada en los meteoritos; (4) “marcas de rodamiento” que conducen a rocas en los asteroides; (5) el tiempo y la tasa máxima de la tormenta de meteoros Leónidas de 1999; (6) las firmas de explosión de los asteroides; (7) el parámetro de energía fuertemente espigado para los nuevos cometas; (8) la distribución de material negro en cuerpos sin aire que giran lentamente; (9) las velocidades de división de los cometas”.

Algunas de las objeciones a esta teoría plantean que la masa de dichos planetas explotados falta en la figuración de la materia dentro de nuestro sistema solar. Van Flandern refuta esto, declarando: “Considere lo que sucedería si la Tierra explotara hoy. Las rocas de la superficie y de la corteza se romperían y fragmentarían, pero seguirían siendo rocas. Sin embargo, las rocas que se encuentran a más de 40 km de profundidad están sometidas a tanta presión y a una temperatura tan elevada que, si se liberaran repentinamente en el vacío, se vaporizarían. En consecuencia, más del 99 por ciento de la masa total de la Tierra se vaporizaría en una explosión, y sólo sobrevivirían sus capas de baja presión de la corteza y el manto superior.”

“Más del 99 por ciento de la masa total de la Tierra se vaporizaría en una explosión, sobreviviendo solo sus capas de baja presión de la corteza y el manto superior”.
— - Tom Van Flandern, astrónomo

Aunque algunas explicaciones sobre cómo se produjeron exactamente estas explosiones no están claras, Van Flandern señala que no estamos más seguros de cómo se produjo el fenómeno ampliamente aceptado del “bombardeo pesado tardío”. Lo que nos lleva a nuestro próximo gran cataclismo.

Bombardeo pesado tardío

Se cree que poco después de que se formaran los principales planetas, un número inesperado de asteroides colisionó con los planetas terrestres, incluida la Tierra.

Paul Weissman, del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, escribió en su artículo “The Impact History of the Solar System: Implicaciones para el origen de las atmósferas” que “una explicación plausible para el bombardeo pesado tardío sigue siendo un misterio”.

Representación artística de la Luna durante el bombardeo pesado tardío. (Tim Wetherell/Australian National University/CC BY-SA 3.0)
Representación artística de la Luna durante el bombardeo pesado tardío. (Tim Wetherell/Australian National University/CC BY-SA 3.0)

Van Flandern afirma: “El bombardeo pesado tardío, un evento real del sistema solar, suena como un evento de explosión planetaria temprana”.

Según la NASA, esa migración planetaria puede haber causado el fuerte bombardeo tardío.

Los planetas se mueven

Según la NASA: “Un modelo para nuestro propio sistema solar sugiere que las órbitas de nuestros planetas gigantes cambiaron dramáticamente al principio de la historia del sistema solar, con la órbita de Júpiter migrando ligeramente hacia el interior del sol, y las de Saturno, Neptuno y Urano expandiéndose más lejos del sol. Estos dramáticos movimientos nos dieron el orden de los planetas y cuerpos menores que conocemos hoy en día, y provocaron la dispersión de muchos cuerpos menores (como los cometas).”

Una foto de Neptuno y su luna, Tritón, tomada por el Voyager 2. La órbita de Tritón acabará llevándola dentro del límite de Roche de Neptuno, desgarrándola y formando potencialmente un nuevo sistema de anillos. (NASA)
Una foto de Neptuno y su luna, Tritón, tomada por el Voyager 2. La órbita de Tritón acabará llevándola dentro del límite de Roche de Neptuno, desgarrándola y formando potencialmente un nuevo sistema de anillos. (NASA)
El cráter del meteorito en Arizona, creado hace 50,000 años por un impactador de solo 50 metros de diámetro, demuestra que la acreción del sistema solar no terminó. (D. Roddy/U.S. Geological Survey)
El cráter del meteorito en Arizona, creado hace 50,000 años por un impactador de solo 50 metros de diámetro, demuestra que la acreción del sistema solar no terminó. (D. Roddy/U.S. Geological Survey)

Las fuerzas de atracción de los cuerpos cósmicos más allá de nuestro sistema solar siguen provocando cambios en la alineación de los planetas, por muy lentos y diminutos que nos parezcan.

Los científicos siguen explorando y revelando la accidentada historia de nuestro planeta, nuestra luna y nuestro sistema solar. ¿Se formaron los planetas inicialmente en sus ubicaciones actuales, o se desplazaron de forma espectacular a lo largo de la historia? ¿Algunos incluso explotaron? Los misterios que encierran estas increíbles fuerzas cósmicas y su historia impulsan la imaginación hacia el futuro. ¿Podría haber más y mayores explosiones aún por venir? ¿Cambios en las masas de tierra? ¿Quizás planetas en tránsito por el sistema solar? Sólo el tiempo lo dirá.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.