Cuanto más se empeñó Israel en el COVID, peor fueron las cosas

Por Patricia Adams y Lawrence Solomon
18 de Septiembre de 2021
Actualizado: 18 de Septiembre de 2021

Comentario

“Nuestra tolerancia con la gente que no se vacuna se ha agotado”, declaró el domingo el primer ministro israelí, Naftali Bennett, exasperado porque su estrategia de vacunación —sin duda la más agresiva del mundo— no ha logrado frenar la variante delta que circula por el país.

En lugar de derrotar al virus, como había prometido durante semanas al imponer una tercera vacuna COVID a los israelíes, el número de israelíes en peligro aumentó constantemente: el domingo 246 fueron considerados como enfermos graves, 178 de ellos con respiradores; una semana antes las cifras eran 206 y 157, y dos semanas antes 203 y 153. Unos 400 israelíes han muerto en las dos últimas semanas, frente a los 300 de las dos semanas anteriores.

La alegría de algunos expertos médicos israelíes a principios de este mes, cuando expresaban su optimismo de que lo peor ya había pasado, ha desaparecido, y ha sido sustituida por los reportes sobre la saturación de los hospitales, el personal en un estado de pánico postraumático y el envío a casa apresurado de los pacientes que necesitaban atención, una situación que el Dr. Amir Neuberger, director de la sala de coronavirus del Rambam Health Care Campus, consideró “catastrófica” a principios de septiembre.

La semana pasada. a directora de la Unidad de Enfermedades Infecciosas del Centro Médico Sheba de Tel Hashomer, la profesora Galia Rahav, coincidió con esa opinión, diciendo que “la morbilidad por coronavirus aquí es insoportable. (…) Los pacientes a los que no se les dio la oportunidad de vivir mueren porque no hay suficientes camas ni personal en la UCI. Veo esto en muchos hospitales. Es desgarrador”.

La respuesta del gobierno al fracaso de sus políticas, en esta, su cuarta oleada, es culpar a los relativamente pocos que siguen sin vacunarse y redoblar las vacunas. Tres vacunas se están convirtiendo en obligatorias para poder obtener el pasaporte vacunal, y una cuarta está en camino, en previsión de futuras olas.

Acelerar el ritmo de vacunación tiene su lógica, al igual que los estrictos cierres de Israel y otras medidas para detener la propagación del virus: las vacunas parecen tener un beneficio a corto plazo al reducir las hospitalizaciones graves y las muertes. Un estudio (pdf) que Israel proclamó el mes pasado muestra que, después de al menos 12 días, los que recibieron la tercera dosis tenían 10 veces más protección que los que solo recibieron dos vacunas.

Pero el beneficio en curso no está tan claro, ya que las vacunas pierden eficacia al cabo de cinco o seis meses, como se ha visto en el éxito de delta en ser letal para los israelíes. También se teme que la vacuna no sirva para nada contra las nuevas mutaciones del virus: la Dirección de Inteligencia Militar de las Fuerzas de Defensa israelíes ya advirtió en enero que las vacunaciones masivas durante una pandemia podrían provocar la entrada de una mutación de este tipo en Israel, y muchos temen que la variante sudafricana C.1.2 le dé la razón. La respuesta del gobierno es mejorar la detección de virus en el aeropuerto internacional Ben Gurion de Israel, con la débil esperanza de que los futuros virus no puedan penetrar en las porosas fronteras de Israel y atacar a los indefensos residentes.

Israel tiene una historia de éxito con el COVID, que irónicamente ocurrió cuando su gobierno más falló en la implementación de sus políticas. A diferencia de la mayoría de la población israelí, sus ultraortodoxos evitaron en gran medida los cierres y la vacunación desde el principio, lo que dio lugar a una elevada tasa de infección natural, seguida de inmunidad natural y protección duradera (pdf). Los ultraortodoxos representaron el 4% de los casos de delta, según datos del Ministerio de Sanidad israelí de agosto. En general, los israelíes con inmunidad natural representan el 1% o menos de los casos de delta.

El mismo fenómeno de adquisición de inmunidad natural parece aplicarse también a Suecia, que adoptó políticas diametralmente opuestas a las de Israel: no hubo confinamientos, ni se paralizó la economía y hubo pocas restricciones. Como resultado, se cree que la población sueca adquirió una inmunidad de rebaño temprana, antes de que las vacunas estuvieran ampliamente disponibles, lo que llevó a un golpe modesto a su economía, cargas manejables en sus hospitales —el sistema hospitalario sueco nunca superó su capacidad— y, desde junio, un promedio de menos de una muerte por COVID al día.

Suecia está eliminando ahora las pocas restricciones que le quedan y su población naturalmente inmune puede estar bien posicionada para soportar futuros coronavirus, de la misma manera que soportó el delta. Israel, por el contrario, se encuentra asediado, sin saber cuándo disminuirá su cuarta ola ni cómo podrá soportar las olas venideras. No hace mucho tiempo, después de que Israel vacunara a una gran parte de su población y antes de que las vacunas tuvieran la oportunidad de debilitarse, Israel era el modelo de todo el mundo sobre cómo afrontar el COVID. A medida que el mundo se entera de la vulnerabilidad de Israel, puede ser un cuento con moraleja sobre permitir que la conveniencia a corto plazo se imponga a las políticas con visión de futuro.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS