Cuatro muertos y dos heridos críticos en una colisión por exceso de velocidad

Por EFE
21 de Julio de 2018 Actualizado: 21 de Julio de 2018

Cuatro jóvenes gerundenses han muerto y otras dos personas se encuentran heridas en estado crítico, al colisionar frontalmente un turismo con una furgoneta en la carretera C-63 a su paso por Vidreres (Barcelona); en un accidente que, según las primeras investigaciones, se debe a un exceso de velocidad.

Según informó el Servicio Catalán de Tráfico (SCT), el accidente ocurrió hacia las 5,30 horas de esta mañana en un punto de la C-63 que da acceso a Costa Brava y conduce al municipio turístico de Lloret de Mar (Girona), cuando el coche en el que viajaban los jóvenes que fallecieron, invadió el carril contrario -al parecer a gran velocidad- y chocó contra una furgoneta en la que iba una pareja de alemanes.

A consecuencia del siniestro murieron el conductor y tres de los pasajeros del turismo, todos ellos jóvenes de localidades gerundenses: I.T.LL. de 29 años y vecina de Sils (Girona); I.G.G. de 26 y vecina de Salt (Girona); K.D.E.J. de 23 años oriunda de Vidreres y J.A.M. de 21 años, también residente en Vidreres.

Además se encuentran críticos: el quinto ocupante del turismo, que permanece ingresado en el Hospital Josep Trueta de Girona, y la mujer alemana que viajaba en la furgoneta, quien fue trasladada esta tarde al Hospital Vall d’Hebron de Barcelona con varias lesiones medulares.

El conductor de la furgoneta siniestrada, por su parte, sufrió heridas leves a raíz de la colisión y lo trasladaron al Hospital Josep Trueta de Girona.

En rueda de prensa, el jefe de la comisaría general de Movilidad de los Mossos d’Esquadra, Vicenç Gasulla, aseguró que las primeras investigaciones apuntan a que el accidente se produjo por el exceso de velocidad del coche en el que viajaban los jóvenes fallecidos.

De hecho, según detalló Gasulla, el choque frontal fue de tal violencia, que el conductor del turismo salió disparado unos 20 metros.

Los Mossos aseguran que ese tramo de la C-63, donde la velocidad máxima es de 60 kilómetros por hora, no es un punto negro de la red vial. No obstante, la carretera sigue un trazado muy “sinuoso”, con un tramo en el que los agentes de tráfico prestan “especial vigilancia”, admitió Gasulla.

La policía catalana, que continúa investigando para esclarecer todas las circunstancias del siniestro, asegura que el conductor de la furgoneta dió negativo en el test de alcoholemia.

Este es el accidente de tráfico más grave que tuvo lugar en Cataluña en lo que va de año, coincidiendo con un repunte del 42% en el número de víctimas mortales en las carreteras, lo que hace días llevó a la Generalitat a alertar de una situación de “emergencia vial”.

Con el accidente de hoy, el número total de víctimas mortales en las carreteras catalanas desde principios de año, es de 101 personas, según informara Gasulla.

Por su parte, el alcalde de Vidreres, Jordi Camps, hizo hoy un reclamo a la Generalitat para que instale un radar de tramo, entre la salida de Vidreres y el túnel de Lloret.

“Pedimos que no sea un radar fijo, porque si no, la gente frenará antes de llegar y después volverá a correr”, manifestó Camps.

TE RECOMENDAMOS