Historias de la antigua China: “tumbado en el hielo por una carpa”

Por La Gran Época
28 de Agosto de 2020
Actualizado: 28 de Agosto de 2020

Un hombre llamado Wang Xiang vivió durante la dinastía Jin. Era conocido por su piedad filial. La madre de Wang Xiang murió cuando él era un niño. Su padre se volvió a casar y su madrastra lo odiaba. Ella lo golpeaba frecuentemente y lo culpaba por las cosas más pequeñas. Al poco tiempo, el padre de Wang Xiang también comenzó a regañarlo, y así no tuvo a nadie que lo defendiera.

La madrastra de Wang Xiang lo trataba como a un esclavo. Tenía que barrer el establo todos los días y hacer todas las tareas domésticas pesadas. Wang Xiang hizo lo que su madrastra le dijo que hiciera, sin una palabra de queja. Hizo todo con cuidado y sinceridad. A pesar del mal trato, demostró su piedad filial hacia sus dos padres.

Una ilustración de Utagawa Kuniyoshi representa la historia de Wang Xiang. (Dominio Público)

Un día, su madrastra se puso tan enferma que no pudo levantarse de la cama. Deseaba comer carpa, pero como era invierno y todos los ríos estaban congelados, ¿dónde podía Wang Xiang conseguir carpas para ella? Así que caminó hasta el río congelado. Se desvistió y se acostó en el hielo, esperando derretirlo con el calor de su cuerpo. Mientras yacía allí, pidió a los dioses que le ayudaran a cumplir con su deber filial. De repente, el hielo debajo de él se derritió, ¡y salió una carpa! La historia de la piedad filial de Wang Xiang, “Tumbado en el hielo por una carpa”, se ha transmitido en China de generación en generación.

En el último periodo de la dinastía Han, la nación quedó destrozada por la guerra. El padre de Wang Xiang murió. Para escapar del desastre, Wang Xiang trajo a su madrastra y a su hermanastro a Lujiang, lejos de la ciudad. Los protegió durante 30 años. Su piedad filial conmovió profundamente a Luqian Shi, el gobernador del Estado de Xu. El gobernador lo nombró funcionario del gobierno del Estado. Más tarde fue promovido al cargo de taibao y le asignaron la responsabilidad de ayudar al joven emperador a dirigir la nación. Posteriormente, se le concedió el título de señor de Suiling.

Todos decían que se ganó su alto cargo porque, a pesar de haber soportado tanto, siempre mantuvo su piedad filial.

Traducido por Dora Li al inglés. Esta historia se reimprime con permiso del libro “Cuentos atesorados de China”, Vol. 1, disponible en Amazon.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

Vivió 15 años con dolor y ahora viaja compartiendo el hallazgo que le cambió la vida

TE RECOMENDAMOS