Cuidadora uniformada en Reino Unido cae en lágrimas cuando compradora la acusa de “propagar gérmenes”

Por Louise Bevan
28 de Mayo de 2020
Actualizado: 28 de Mayo de 2020

Una trabajadora de cuidados uniformada que compraba en un supermercado británico fue abatida en lágrimas por un enfrentamiento con una compradora. Una mujer preocupada la acusó de “propagar gérmenes”, afirmando, sin embargo, que no tenía nada que ver con la pandemia de COVID-19.

La trabajadora de cuidados Kimberley Simpson, de Burton-upon-Trent, en Staffordshire, Inglaterra, filmó la inquietante interacción, y su historia llegó a los titulares nacionales el 25 de mayo de 2020.

“Sé que soy una llorona fea”, Kimberley publicó en Facebook, como se cita en el Daily Mail, “pero esta señora acaba de seguirme por B&M gritándome que no puedo entrar en la tienda porque llevo uniforme”.

Kimberly sostuvo que la mujer la siguió con su carrito de compras durante 10 minutos, protestando verbalmente por la presencia de la cuidadora en la tienda. “Aparentemente no se me permite comprar artículos no esenciales”, escribió Kimberley. “¿Cómo sabe ella que no estoy haciendo las compras de un cliente?”.

Kimberly también compartió su grabación del altercado, afirmando que se sentía “disgustada” por el juicio de su compañera de compras y la amenaza de que denunciaría la supuesta mala conducta de Kimberley al gerente.

En la grabación, se puede oír a Kimberly diciéndole a la iracunda compradora, “Me estás molestando por comprar cosas. Acabas de decir que estoy comprando cosas que no son esenciales”.

“Eres absolutamente ridícula”, continuó Kimberly, “no deberías haberte acercado a mí de forma tan agresiva diciendo que estoy propagando gérmenes cuando no los estoy propagando”.

La compradora protestó que no estaba siendo agresiva, añadiendo, “Todavía estás propagando gérmenes… no estoy hablando de COVID”.

Kimberly afirmó que no había personal que la ayudara y que su único apoyo provenía de una pareja polaca que simpatizaba con ella y le dijo que no llorara. Para Kimberly, sin embargo, el altercado fue muy difícil de manejar.

La trabajadora de cuidados compartió su cara llena de lágrimas en las redes sociales después de refugiarse en su coche. “Acabo de hablar con [mi gerente]”, Kimberley publicó en Facebook, según citó The Sun, “y me dijeron que no estoy haciendo nada malo”.

“Hemos trabajado tan duro, ningún cliente tiene COVID, así que claramente estamos haciendo algo bien”.

Hasta la fecha, el video de Kimberley ha sido visto más de 2 millones de veces en las redes sociales.

Los clientes compran artículos de jardinería en una tienda B&M Home Store & Garden Centre en Leytonstone el 9 de mayo de 2020, en Londres, Inglaterra. (Hollie Adams/Getty Images)

En respuesta a la cobertura de The Sun en Facebook, miles de internautas dejaron comentarios apoyando a la cuidadora, cuestionando la legitimidad de la queja de la compradora y reconociendo a los profesionales de la salud por su incansable trabajo.

“¿Cómo sabe la compradora si esta cuidadora ha empezado su día y ha estado cerca de algún paciente?”, se preguntó un ciudadano, “su uniforme podría haber estado limpio antes de entrar en la tienda… Yo no lloraría, estaría furiosa”.

“Debo admitir que soy una cuidadora y no iría de compras con mi uniforme”, escribió otro, “pero qué le importa a los demás… puede estar comprando para un cliente”.

“Me pregunto si los comentarios ociosos natos serían los mismos si los cuidadores dejaran a las personas vulnerables sin artículos esenciales porque ‘no deberían estar en tiendas con uniforme'”, se aventuró alguien.

“Piensa que muchos no se dan cuenta de lo mucho que los trabajadores clave están haciendo por el país en este momento”, escribió otro. “Al final del día, estamos trabajando cuando otros no lo hacen y manteniendo el país en marcha. La mujer que le grita no tiene ni idea de lo difícil que es en este momento”.

Según la guía de los empleadores del NHS de Inglaterra, publicada el 2 de abril de 2020, “no hay evidencia de que el uso de uniformes fuera del trabajo aumente los riesgos de infección”. Sin embargo, el documento añadía que “las actitudes del público indican que es una buena práctica que el personal se cambie en el trabajo o se cubra los uniformes al ir y volver del trabajo”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Esta chica solitaria y acosada recupera su autoestima al asistir a un evento que cambiaría su vida para siempre

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS