¿Qué cuidados debo tener al padecer diverticulosis?

09 de Mayo de 2017 Actualizado: 09 de Mayo de 2017

Por lo general, las personas que sufren esta patología no presentan síntomas. Si el divertículo se lesiona o infecta, debido a la acumulación de heces, es cuando se desarrolla diverticulitis y eso implicará cuadros de sangrado al defecar, inflamación abdominal o dolor.

La dieta cumple un rol elemental en el tratamiento de esta afección y en el momento agudo del proceso se debe dejar al intestino en reposo para luego implementar una alimentación carente de fibras.

Una vez superada esa fase, se incorporan alimentos ricos en fibra: al principio cocidos y en pequeñas porciones y, si la tolerancia es buena, después fibras de cereales integrales.

Siempre se deben evitar las semillas pequeñas porque pueden localizarse en los divertículos e inflamarlos. Otro elemento esencial es evitar la constipación.

[insert page=’probioticos-bacterias-y-nuestra-salud’ display=’template-relacionadas.php’]

Compartimos una lista de alimentos recomendados:

  • Lácteos: leche deslactosada, yogures y leches cultivadas enteras o descremadas.
  • Quesos: untables blancos, de pasta cremosa y bajos en grasa.
  • Huevo: tres veces por semana, evitando las frituras.
  • Carnes: vacuna magra -cortes como lomo, cuadrada, cuadril y peceto-, pollo sin piel ni grasa y pescados magros -brótola, merluza y abadejo-.
  • Hortalizas: preferentemente las de hoja debido a su alto contenido en fibra -espinaca, radicheta, achicoria, acelga, apio, hinojo, berro y lechuga-. También se puede incluir zanahoria, remolacha y cebolla, y en lo posible crudas. Las sugerencias son individuales y hay que tener en cuenta la tolerancia a cada uno de los referidos alimentos.
  • Frutas: ananá, banana, ciruela, cereza, damasco, durazno, manzana, naranja, pera, melón y pomelo. No consumir las que poseen semillas.
  • Cereales, derivados, y panificados: lo mejores son los integrales -avena de salvado, arroz integral y pastas-.
  • Azúcar y dulces: mermeladas de frutas sin semillas, azúcar blanca y miel.
  • Cuerpos grasos: aceites vegetales de girasol, maíz, canola y oliva.
  • Bebidas: agua sin gas y caldo de verduras o frutas.
  • Condimentos: sal y aromáticos -como orégano, tomillo, azafrán, salvia, estragón y laurel-.
  • Infusiones: té, café descafeinado, malva y manzanilla.
Diverticulitis, illustration.
Diverticulitis, illustration. (Foto: SEBASTIAN KAULITZKI / Getty Images)

Sugerencias generales

Se reitera que no se deben ingerir alimentos con semillas, tales como: frutilla, higo, uvas y kiwi. Además, las fibras se tienen que incluir en forma progresiva y en función de la tolerancia que se vaya experimentando.

A esto se suma la necesidad de consumir dos o tres litros diarios de los líquidos permitidos, y la alimentación tiene que estar fraccionada en seis o siete comidas al día para que sean ligeras y en pequeñas porciones con el fin de que no se acumulen los residuos y la evacuación sea más rápida. Asimismo, se recomienda masticar lentamente cada bocado evitando los alimentos muy calientes o fríos.

A todas estas sugerencias se le debe añadir la práctica de ejercicio físico para fortalecer los músculos abdominales. SUAT te recuerda que es primordial consultar con un especialista para contar con un asesoramiento personalizado.

Lic. Magela Mallada
Nutricionista de SUAT

Artículo original aquí.

TE RECOMENDAMOS