Cumbre Climática de la ONU cierra sin consensos mientras Estados principales rechazan propuestas

Por Tom Ozimek
15 de Diciembre de 2019 Actualizado: 15 de Diciembre de 2019

Un puñado de Estados importantes resistieron la presión del 15 de diciembre para que se intensificaran los esfuerzos para combatir el calentamiento global como punto final de una cumbre climática de la ONU.

Las pláticas de la cumbre de Madrid, apodada COP25, fueron vistas como una prueba de la voluntad colectiva de los gobiernos para reducir más agresivamente las emisiones de gases de efecto invernadero. Pero la conferencia, en su declaración final, solo aprobó una modesta declaración sobre la “necesidad urgente” de cerrar la brecha entre las promesas de emisiones existentes y los objetivos de temperatura del pacto climático de París de 2015.

Brasil, China, Australia, Arabia Saudita y Estados Unidos han liderado la resistencia hacia acciones más intensas, dijeron los delegados a Reuters.

En una sesión de balance a medianoche del 15 de diciembre, Carolina Schmidt, ministra de Medio Ambiente de Chile, quien presidió las conversaciones, hizo un llamado al consenso.

“Les pido toda su fuerza para llegar a un acuerdo ambicioso. Cuento con ustedes para llegar a un consenso”, dijo.

Ministra española de Transición Ecológica, Teresa Ribera
Ministra española de Transición Ecológica, Teresa Ribera, habla con los medios de comunicación antes de la conferencia climática de la COP25 de la CMNUCC el 30 de noviembre de 2019 en Madrid, España. (Foto de Sean Gallup/Getty Images)

Anteriormente, Andrés Landerretche, Coordinador de la Presidencia de la COP25, elevó las expectativas, diciendo en una conferencia de prensa que su estado de ánimo era de “optimismo general moderado” y que esperaba que las contribuciones finales de los delegados se “cristalizaran en un resultado muy bueno”.

Resultó que las conversaciones de Madrid se vieron envueltas en disputas sobre las reglas que deberían regir el comercio internacional de carbón. Brasil y Australia estuvieron entre los principales rezagados, dijeron los delegados, y la cumbre aplazó las grandes decisiones sobre los mercados del carbón para más adelante.

“Tenemos emociones encontradas”, dijo Schmidt después de que se tomaron las decisiones finales.

El Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, dijo en un tweet que estaba “decepcionado con los resultados”. Añadió que el resultado de la cumbre, en su opinión, significaba que “la comunidad internacional perdió una oportunidad importante para mostrar una mayor ambición en la mitigación, adaptación y financiación para hacer frente a la crisis climática”.

Contraconferencia busca inyectar “dosis de realidad” en el debate climático

Mientras tanto, el Heartland Institute organizó una contraconferencia en Madrid durante la cual los expertos cuestionaron la narrativa de la emergencia climática.

“Estamos aquí para presentar una dosis de realidad y ciencia sólida, en contraposición a lo que escuchamos de las Naciones Unidas”, dijo James Taylor, director del Centro Arthur B. Robinson para el Clima y la Política Ambiental del Heartland Institute.

Los oradores en el evento incluyeron a Will Happer, exasesor científico del presidente Donald Trump. Happer argumentó en apoyo de la postura de que las emisiones humanas de gases de efecto invernadero están teniendo un impacto significativamente menor en las temperaturas globales de lo que algunos afirman.

H. Sterling Burnett, que trabaja como investigador principal de Heartland en política ambiental, dijo en un informe de la conferencia que la presentación de Happer demostró que los efectos humanos sobre el clima eran mucho más benignos de lo que “predijo la teoría climática alarmista y ciertamente no están causando una crisis climática”.

“Happer describió los muchos efectos beneficiosos de los niveles más altos de dióxido de carbono en la atmósfera, incluyendo un dramático enverdecimiento de la Tierra a medida que más dióxido de carbono sirve como fertilizante aéreo para los cultivos y la vegetación”, dijo Burnett.

Heartland reorganizó su evento, llamado el Foro de la Realidad Climática, después de que la cumbre climática de las Naciones Unidas se trasladara debido a disturbios sociales.

“La COP 25 tuvo que cambiar de lugar, de Chile a España con muy poco tiempo de anticipación (después de que ya había cambiado de lugar de Brasil a Chile), después de que se produjeran disturbios en todo el país en protesta por las subidas de los precios de la energía para pagar los programas de cambio climático de Chile, lo que obligó al presidente chileno, Sebastián Piñera, a poner a las tropas en las calles y a cancelar sus planes de ser anfitrión de la COP 25”, señaló Burnett.

El meteorólogo Anthony Watts, investigador principal del Heartland Institute, dijo que los algoritmos en los que confían los alarmistas climáticos para predecir el calentamiento global a nivel de crisis incorporan “datos erróneos”, como los sensores de temperatura cercanos a fuentes de calor artificiales como los edificios. Watts dijo que al no descartar datos corruptos, los modelos muestran más calentamiento del que se mide con globos meteorológicos e instrumentos satelitales globales.

La personalidad alemana de YouTube, Naomi Seibt, a la que algunos llaman el “antídoto contra Greta Thunberg”, habló de cómo dejó de creer en la existencia de una crisis climática.

“Es importante que sigamos cuestionando la narrativa que está ahí fuera en lugar de promoverla”, dijo Seibt.

“Hoy en día, la ciencia del cambio climático realmente no es ciencia en absoluto (…) Sacan sus conclusiones incluso antes de probar sus hipótesis, y basan sus suposiciones en modelos completamente incoherentes, lo que no es más que un insulto a la propia ciencia”, dijo Seibt.

El asesor político de Heartland, Ronald Stein, señaló la falta de pruebas sólidas que apoyen las afirmaciones sobre la crisis climática.

“Los pronosticadores del fin del mundo se están aferrando a nuevos nombres para renombrar el movimiento. Lo que una vez fue el calentamiento global, ahora es el cambio climático, el desastre climático, el derretimiento global, el colapso climático, la tierra quemada, la emergencia climática, y el último movimiento,’no tenemos tiempo’. Como las predicciones iniciales de Gore, todos los tweets carecen de fundamento para sus sombrías proyecciones”, escribió Stein en un artículo de opinión.

“Los tweets están vacíos de cualquier hecho sobre lo que va a causar esta inminente muerte. Ellos twittean preguntas retóricas y declaraciones emocionales, y los millones de seguidores a los que están lavando el cerebro con dogmas alarmistas se lo tragan, y el ambientalismo se ha convertido en la nueva religión”, escribió Stein.

El geólogo Gregory Wrightstone, autor de “Hechos inconvenientes: La ciencia que Al Gore no quiere que sepas”, dijo a The Epoch Times que un cambio radical de los combustibles fósiles a fuentes de energía no probadas y poco confiables causaría no solo una contracción económica, sino miseria humana.

“Nos dicen: ‘No, no usen nuestros recursos para mejorar a la humanidad. Hay que dejar de usar combustibles fósiles que en realidad están sacando a la gente de la pobreza generacional'”, argumentó Wrightstone.

“Se estima que hay unos 4000 millones de personas en todo el mundo que viven en la pobreza energética. Hay 4 millones de muertes al año por enfermedades pulmonares causadas por personas que cocinan en sus casas con leña, muchas de ellas con estiércol seco. Ellos podrían beneficiarse de más electricidad, propano, gas natural comprimido, así no tendrán que morir antes de tiempo”.

“Lo que están haciendo estas personas que están impulsando el Nuevo Pacto Verde y el Acuerdo sobre el Clima de París, es destinar a miles de millones de personas en todo el mundo a la continua pobreza generacional”, dijo Wrightstone. “Hemos estado sacando a la gente de la pobreza mediante el uso de combustibles fósiles, proporcionando energía abundante, asequible y fiable, y ninguna de esas tres palabras está asociada con la energía eólica o solar”.

Con información de Reuters.

Sigue a Tom en Twitter: @OZImekTOM

***

Descubra

Cambio climático: una campaña de desinformación magistral

TE RECOMENDAMOS