Cura, Parte II /Paciente no vacunado es rescatado de la muerte en el hospital

21 de Enero de 2023 Signos Vitales

Bienvenidos a Signos Vitales

Vea aquí la primera parte de esta serie aquí.

Era el 3 de diciembre de 2021. Gail Seiler llevaba poco menos de una semana luchando contra una infección por COVID-19.

Se ordenó la medicación, pero no llegó lo suficientemente rápido. El nivel de oxígeno de Seiler estaba cayendo. Era un signo de neumonía por COVID. Si no se trataba, podía ser mortal.

El marido de Seiler, antiguo enfermero, decidió que era hora de ir al hospital. Pero querían un hospital que estuviera abierto a probar distintos tratamientos.

En la primera parte de esta serie, hablamos de un grupo de médicos, hombres y mujeres, que fueron más allá de las directrices de los NIH para crear protocolos de COVID-19 que salvaran vidas. Algunos de estos médicos afirman haber obtenido una tasa de éxito muy elevada utilizando fármacos baratos y reutilizados.

Estos métodos se conocen como los protocolos de los médicos de primera línea. La FDA aún no ha aprobado estos tratamientos para el COVID-19, pero Seiler y su marido decidieron que era el tratamiento adecuado para ellos. Así que imprimieron una copia del protocolo y encontraron un hospital cercano que, al parecer, realizaba estos protocolos.

Todo fue bien. La enfermera de urgencias aseguró a Seiler y a su marido que hacían estos protocolos. Pero todo cambió cuando los médicos descubrieron que Seiler no estaba vacunada.

—-

Aviso de responsabilidad médica:

Primera Línea de la Salud (el “Programa”), sus invitados y colaboradores ofrecen las últimas noticias sobre salud y descubrimientos médicos, y su finalidad es meramente informativa. El programa no proporciona consejo médico, diagnóstico, tratamiento, cura, mitigación o prevención de ningún tipo de enfermedad o condición médica. Del mismo modo, no está pensado para el autodiagnóstico o autotratamiento de ninguna afección relacionada con la salud.

La información del programa procede de fuentes acreditadas; sin embargo, ni Frontline Health ni The Epoch Times Association Inc. son responsables de errores u omisiones en la información o en la explicación y no serán responsables de ningún daño directo, indirecto, consecuente, especial, ejemplar o de otro tipo que se derive de ello.

Los pacientes deben consultar siempre a un médico u otro profesional sanitario para obtener asesoramiento médico o información sobre diagnóstico y tratamiento.