“Cuties” es solo la punta del iceberg de la explotación infantil

Por Wesley J. Smith
14 de Septiembre de 2020
Actualizado: 14 de Septiembre de 2020

Comentario

De repente, todo el mundo odia a Netflix. Y por una razón justa. El servicio de súper transmisión trajo a nuestras pantallas de televisión una película francesa llamada “Cuties”, sobre una niña musulmana de 11 años que desafía su estricta cultura uniéndose a sus compañeras de clase para participar en un concurso de baile “twerking”.

Para los desinformados, el twerking es un movimiento de baile en el que quien lo realiza saca su trasero y lo sacude de una manera muy sexualizada, claramente inapropiada para niños pequeños. Pero no se lo digas a los ejecutivos de Netflix. No solo trajeron la película a Estados Unidos, sino que el trailer y las fotos del póster de la película muestran vívidamente a cuatro niñas que no han alcanzado la pubertad escasamente vestidas haciendo twerking —y también agarrándose la entrepierna con las piernas abiertas mientras las coquetas gatitas sexuales miran hacia la audiencia. ¿En qué estaban pensando?

Gente enfurecida de todo el país comenzó una campaña de Twitter #CancelNetflix. El senador Ted Cruz (R-Texas) saltó furioso, pidiendo una investigación del Departamento de Justicia sobre si la distribución de la película viola las leyes federales contra la producción y distribución de pornografía infantil.

Desde el otro lado del pasillo político, la excandidata presidencial, la representante Tulsi Gabbard (D-Hawaii), dijo que la película “ciertamente abrirá el apetito de los pedófilos y ayudará a alimentar el comercio del tráfico sexual de niños”. Ouch.

Netflix y algunos medios de comunicación han defendido la película como una exposición sobre cómo las redes sociales y la cultura moderna explotan y sexualizan a los niños. BIEN. Pero seguramente, la solución a la crisis social de la explotación sexual de los niños no es más de lo mismo.

Como el Centro Nacional de Explotación Sexual (NCOSE, por sus siglas en inglés) dijo, “Netflix no se pueden hacer varias cosas a la vez: está respaldando una historia de madurez de una mujer de color, lo que es loable, pero ha dado un hogar a una película que muestra la sobrexualización de los niños de una manera que se suma al problema de la explotación sexual infantil”.

La explotación de los niños

Sin embargo, no puedo dejar de preguntarme por qué “Cuties” ha provocado una conflagración social tan candente entre los blancos cuando no solo se celebran ejemplos mucho más atroces de explotación de niños o de tratarlos de otra manera como si fueran adultos, sino que en algunos casos se consideran un derecho civil.

Tomemos el aborto. En muchos estados, como California, Alaska, Nevada y Connecticut, las menores de edad no solo pueden abortar sin el consentimiento de sus padres, sino incluso sin que se notifique a sus padres. De hecho, los votantes de California votaron dos veces para asegurarse de que no se informara a los padres de que sus hijas menores estaban embarazadas y se habían sometido a un aborto quirúrgico o químico.

Mientras tanto, Planned Parenthood postea felizmente una lista estado por estado en la que se indica a las menores de edad cómo pueden abortar a escondidas.

Y hablando de sexualizar a los niños, Planned Parenthood también promueve el control de la natalidad para las menores de edad, asegurándoles que “Muchos estados tienen leyes especiales de consentimiento paterno que protegen tu derecho a obtener servicios de salud sexual en privado, incluso si eres menor de 18 años”.

El sitio web de la PP va más allá de la mera información para abogar abiertamente por el control de la natalidad, diciendo que éste “puede tener muchos otros beneficios” además de la prevención del embarazo. “Algunos tipos de anticonceptivos hormonales… pueden hacer cosas como aliviar los cólicos y el síndrome premenstrual, y hacer que tu período sea más ligero. La píldora, el parche y el anillo también pueden ayudar con el acné y hacer que tus períodos sean más regulares. Casi todo el mundo usa anticonceptivos en algún momento”. En otras palabras, Planned Parenthood alienta a las niñas a poner fuertes hormonas en sus cuerpos sin que los padres tengan la menor idea.

Vale la pena señalar aquí que algunas de las niñas que obtienen abortos y anticonceptivos sin el aviso o consentimiento de los padres están teniendo relaciones sexuales con adultos o están siendo abusadas sexualmente de alguna otra manera, no es que a Planned Parenthood parezca importarle.

También hay que tener en cuenta que a estas mismas niñas no se les permite tatuarse o comprar un auto, ambos son mucho menos relevantes que la extinción de un feto o tomar decisiones sobre su vida sexual que deberían estar reservadas a los adultos.

Mientras tanto, California acaba de aprobar una ley que reduce las sanciones penales para los adultos homosexuales que abusan sexualmente de niños. Específicamente, la ley elimina el registro automático de delincuentes sexuales para los adultos que tienen relaciones sexuales homosexuales con menores de 14 a 17 años si el delincuente es menos de diez años mayor que la víctima.

¿Por qué hacer eso? El patrocinador de la ley y los defensores de los medios de comunicación afirman que el cambio era necesario para eliminar la discriminación contra los homosexuales, ya que esa ya es la norma legal para los adultos que tienen relaciones heterosexuales “consentidas” con niños.

Santo cielo, seguramente la respuesta a esa dicotomía no fue reducir las penas por depredación sexual homosexual, sino aumentarlas para la explotación sexual heterosexual. En cualquier caso, si un joven de 24 años tiene relaciones sexuales con un joven de 14 años en California, puede que no tenga que registrarse como delincuente sexual. Pero si un joven de 25 años lo hace, lo hará. Eso no tiene ningún sentido a menos que el objetivo de la ley sea fomentar la normalización del sexo entre adultos y niños.

“Derecho a la transición”

El sexo no es la única área en la que la sociedad tiende a dejar a los niños las decisiones de los adultos con posibles consecuencias para toda la vida. ¿De qué otra forma se puede describir la presión para permitir que los niños pequeños diagnosticados con disforia de género vean bloqueada su pubertad natural —una intervención específicamente avalada por la Academia Americana de Pediatría, a pesar de que admite que “las investigaciones sobre los riesgos para la salud a largo plazo” (como el metabolismo óseo y la fertilidad) “son actualmente limitadas y ofrecen resultados variados”. En otras palabras, estos niños están siendo sometidos a experimentos humanos no éticos.

En nombre de la prevención de la discriminación basada en la identidad sexual, algunos niños están siendo sometidos a cirugías de mutilación. Por ejemplo, niñas biológicas de tan solo 13 años que se identifican como varones han sido sometidas a mastectomías, llamadas eufemísticamente “cirugía torácica” en un artículo de la JAMA Pediatrics que aprueba la práctica “basada en la necesidad individual y no en la edad cronológica”.

Incluso se aboga por crear un nuevo “derecho de transición”. Si se sigue, se permitiría a los médicos proporcionar a los niños estas intervenciones de profundo impacto, también sin el consentimiento de los padres, como a menudo ya se hace con el aborto.

Claramente, los líderes de la sociedad ya no creen que los niños deban ser tratados siempre como niños cuando se trata de algunas de las decisiones y acciones de mayor impacto en la vida que uno puede imaginar. Así que, perdónenme si no estoy demasiado angustiada por “Cuties”. Una película que muestra a niñas bailando sugestivamente debería ser condenada, y me uno totalmente a la crítica.

Pero centrar nuestra rabia en una película inapropiada es como preocuparse de que una parrillada en el patio trasero se caliente demasiado mientras el bosque de alrededor está en llamas.

El galardonado autor, Wesley J. Smith, es el presidente del Centro de Excepcionalismo Humano del Discovery Center. Su más reciente libro es “Culture of Death: The Age of ‘Do Harm’ Medicine”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

El PCCh controla la población con herramientas inteligentes

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS