Dando un giro al guion del relato del aborto

Por The Epoch Times
13 de Enero de 2021
Actualizado: 13 de Enero de 2021

Cuando Ryan Bomberger tenía 13 años, todo lo que sabía sobre la historia de su nacimiento cambió.

Ya sabía que era adoptado, sus padres y hermanos adoptivos son blancos, y él es birracial, dijo con una sonrisa, pero todos los adoptados pasan por un proceso de preguntarse por qué los dieron en adopción. Cuando se enteró que su madre biológica no podía quedarse con él porque era producto de una violación, se sorprendió mucho.

“Fue devastador pensar en eso”, dijo Bomberger, un profesional creativo y cofundador de la organización sin fines de lucro provida The Radiance Foundation. “Uno reescribe la historia del origen hacia la forma más violenta de concebir, y eso fue muy difícil para mí”.

“Pero como mis padres me querían tanto, convertí ese dolor en algo muy constructivo”, dijo Bomberger.

Bomberger fue adoptado a las pocas semanas de nacer en una familia que demostraba su amor a través de acciones y servicios a la comunidad que los rodeaba. Fue el primero de los niños que adoptaron; prácticamente cada año después, durante los siguientes 12 años, sus padres adoptaban otro niño.

“Así que aunque fui concebido en una violación, fui adoptado por amor, y así crecí en una familia de 15, con 13 niños, de los cuales 10 fuimos adoptados”, dijo. “Somos blancos, y negros, y birraciales, y nativos americanos, vietnamitas, algunos con discapacidades físicas, otros con problemas de aprendizaje, pero todos adoptados y amados”.

El ejemplo de vida

La conmoción de Bomberger se convirtió en agradecimiento, no en amargura. “Ese ‘Wow, ella fue lo suficientemente valiente para pasar por esa, horrible experiencia y aún así darme la vida, aún así darme el regalo de la adopción'”, dijo Bomberger. Su educación amorosa le había dado la base para ver que la vida es un regalo, y que la vida tiene un propósito.

Unas semanas más tarde, para una tarea de discurso de orientación de octavo grado, él habló de su propia historia desde una posición provida.

“Me di cuenta que tenía una historia poderosa que contar”, dijo Bomberger. Su discurso recibió respuestas variadas, pero para algunos fue revelador e indeleble. “Casi nunca puedo olvidar lo que hace el aborto, no solo las vidas que destruye, sino las personas a las que borraría completamente de la vida de otras personas”.

“Yo soy en realidad el 1 por ciento que se usa el 100 por ciento del tiempo para justificar el aborto”, dijo Bomberger. “Mi madre biológica experimentó el horror y la violencia de la violación, así que soy uno de esos casos marginales, las excepciones”.

“Hay algo muy poderoso y reconfortante en mi propia historia, porque soy ese ejemplo marginal, que cada vez que se habla de aborto, se llega a esa pregunta: ‘Bueno, ¿y qué pasa con la violación?'”, dijo Bomberger. Él ha escuchado a gente que dice que son pro-vida y se resisten a esa pregunta también.

“Yo respondo a esa pregunta. Soy ese ejemplo tangible justo en frente de ellos, y sé que es en gran parte una parte poderosa de eso, porque quito lo abstracto. Es fácil rechazar algo en lo abstracto”.

Cuando se aborta a una vida, o no se aborta, hay un poderoso efecto dominó. Bomberger nunca ha conocido a su madre biológica, pero dice que si pudiera, le agradecería su valiente acto de vida y le mostraría ese efecto. Gracias a ella, se ha convertido en hermano, marido, escritor, conferencista, cantante y compositor, diseñador ganador de un Emmy y mucho más, y su historia ha conmovido muchas más vidas.

La raza y el aborto

Hace unos 10 años, Bomberger y su esposa Bethany fundaron la Fundación Radiance, y como una pequeña organización sin fines de lucro en crecimiento, decidieron hacer una campaña creativa al aire libre.

En Georgia, Atlanta, se pusieron 15 vallas publicitarias para TooManyAborted.com, que decían: “Los niños negros son una especie en peligro de extinción”.

Los carteles se colocaron en comunidades negras por la comercialización del aborto y las clínicas tienen una historia de décadas de dirigirse a las comunidades minoritarias, y el aborto ha tenido un efecto particularmente devastador en la población negra.

Según datos nacionales, las mujeres blancas tienen el 37% de los abortos y las mujeres negras el 36%, pero las mujeres negras constituyen el 13% de la población nacional (en comparación con los blancos no hispanos, que representan el 60%).

“Destacamos la historia de la eugenesia del pasado racista y el presente inalterado de Planned Parenthood”, dijo Bomberger. La respuesta fue polarizada, como se esperaba. Hubo una cobertura negativa y escéptica por parte de los medios de comunicación liberales y un fuerte apoyo por parte de las voces provida y algunos líderes de los derechos civiles.

Alveda King, la sobrina de Martin Luther King, Jr., entiende muy bien el relato del aborto. Ella abortó dos veces, y luego tuvo un aborto espontáneo y un divorcio. Más tarde se enteró que en la década de 1950, su madre quedó embarazada de ella cuando era estudiante universitaria y estaba a punto de hacerse un aborto, entonces ilegal, y un procedimiento exploratorio, pero fue detenida por su padre que vio a su nieta Alveda King en un sueño. Desde 1983, se ha convertido en una voz para defender a los no nacidos, y pronto prestó su apoyo al trabajo de la Fundación Radiance.

Alveda King (C), sobrina del Dr. Martin Luther King Jr., habla después de una reunión con el presidente Donald Trump y otros líderes religiosos de los barrios pobres de la ciudad en la Casa Blanca en Washington, D.C. el 29 de julio de 2019. (SAUL LOEB/AFP vía Getty Images)

“La cobertura fue masiva”, dijo Bomberger. De hecho, la respuesta coordinada de Planned Parenthood fue muy reveladora, agregó, porque se sintieron amenazados hasta el punto de convocar una conferencia de blogueros y periodistas nacionales en su sede “para tratar de averiguar cómo contrarrestar nuestro mensaje”.

“Lo que sucedió después de eso fue que Planned Parenthood produjo un documental de 20 minutos llamado “A Vital Service” (Un servicio vital) en respuesta directa a nuestra campaña”, dijo Bomberger. La película destacó la atención médica que las clínicas podían ofrecer a las mujeres negras, porque tienen tasas más altas de embarazo adolescente, enfermedades de transmisión sexual y cáncer de cuello uterino. Pero la nación ya estaba conmocionada por el asombroso número de abortos de mujeres negras.

Este objetivo racial de la industria del aborto no es nada nuevo y ha estado ocurriendo durante décadas, dijo Bomberger, pero más gente lo entiende ahora. “Hay líderes en la comunidad negra, donde el aborto es más difícil de sentir estadísticamente, que están despertando a esto; es una gran victoria”, dijo.

Hace unos años, el exjugador de la NFL, Ben Watson, pronunció un discurso citando las estadísticas que indican que se han abortado más bebés negros que los que nacen vivos en la ciudad de Nueva York, y eso fue objeto de titulares. Los investigadores recogieron la historia y encontraron que las estadísticas eran ciertas. La discrepancia aún no ha cambiado.

El aborto es un tema acalorado y divisorio en Estados Unidos. Watson recientemente hizo un documental, “Corazones divididos de Estados Unidos“, en el que habló abierta y honestamente con gente de ambos lados del tema.

Ben Watson en su documental “Corazones divididos de América”. (Cortesía de Divided Hearts of America)

La raza es innegablemente un tema en el debate sobre el aborto —los expertos ya han dado la alarma sobre las bajas tasas de natalidad registradas— y la población negra se encuentra en la posición más precaria, y un entrevistado citó estadísticas de que si esto continúa, la tendencia será irreversible para 2050.

Watson dijo que conoce desde hace mucho tiempo las estadísticas de cómo la población negra constituye de manera desproporcionada el número de abortos, y se ha visto impulsado a luchar contra las injusticias toda su vida. “Mi reacción ha sido entender por qué”, escribió Watson por correo electrónico. “Cuanto más he investigado y hablado con los directamente afectados, he encontrado que hay varios factores que contribuyen a este dilema”.

Watson encontró que los estadounidenses estaban profundamente divididos en el tema del aborto, pero no era para nada un asunto claro de izquierda contra derecha.

“Hay puntos de vista matizados que no salen al aire en las noticias de cable. He aprendido que el panorama actual, especialmente políticamente, es un desarrollo reciente”, dijo Watson. “Para abordar correctamente el presente, debemos entender cómo llegamos aquí y hacia dónde podemos dirigirnos”.

Watson habló con más de 30 expertos, legisladores, médicos, mujeres que han abortado, personas que han sobrevivido a abortos y padres afectados por abortos. “Nos afecta a todos de alguna manera”, dijo Watson.

Nuevas perspectivas

Cuando Bomberger comenzó a dar charlas, lo llevó a muchos campus universitarios prominentes, incluyendo escuelas de la Ivy League.

“Estoy pensando que no soy digno, esta es una escuela de la Ivy League, van a hacer estas preguntas profundamente intelectuales, incluso con citas. Y no fue así en absoluto”, dijo Bomberger. En cambio, en Harvard, la gente protestó contra él y los activistas le gritaron blasfemias. Fue un decepcionante y pobre reflejo de la escuela, dijo.

Pero lo que se reveló rápidamente, dijo Bomberger, fue lo poco que los estudiantes pro-aborto sabían realmente sobre el aborto, y las personas que asistieron a sus presentaciones se fueron con horizontes más amplios.

“Depende de la lente a través de la cual vea el mundo: Si los veo como mis enemigos, los trataré de la misma manera que algunos me tratan, pero no lo hago. Los veo como personas que son dignas de amor y dignas de dignidad y respeto, incluso cuando no dan nada de eso”, dijo Bomberger.

Admite que no es fácil estar ahí y sonreír cuando lo atacan, pero su fe en Dios es de donde proviene su creencia de que toda la vida tiene valor, y Bomberger vive de sus creencias.

“Toda vida es igual y tiene un valor irrevocable, eso es lo que nos impulsa a mí y a Bethany”, dijo.

Bomberger asiste a estas presentaciones preparado para hablar de cualquier tema —pobreza, Medicaid, tasas de encarcelamiento, raza— y responde a todas las preguntas durante las largas sesiones de preguntas y respuestas posteriores. El movimiento del aborto habla de la teoría crítica de la raza y de cosas como la interseccionalidad, de manera que muchos temas están inextricablemente vinculados, y Bomberger se alegra de poder abordarlos todos.

“Aquellos que se identificaban a sí mismos como pro-elección, en muchos casos sus mentes cambiaron. No estoy diciendo que todos los estudiantes que vienen, pero es obvio. He tenido estudiantes que se acercan después y dicen: ‘Quería odiarlo cuando entró, pero me dio una perspectiva que nunca había escuchado antes'”, dijo Bomberger.

“Tienen una perspectiva tan estrecha y singular en la mayoría de estos campus universitarios, que nunca tienen una perspectiva veraz. Harvard fue el ejemplo perfecto, el profesor que estaba debatiendo no sabía nada sobre (…) el impacto del aborto en la comunidad negra. Pero es por eso que hacemos lo que hacemos. Nuestros campus necesitan más verdad, no menos”.

Ryan Bomberger habla en Harvard. Él ha notado que a los estudiantes se les presenta una “perspectiva estrecha y singular” en la mayoría de los campus universitarios.

Además de las 50 presentaciones de los medios de comunicación al año, la fundación también crea hojas de datos, memes, videos y artículos. Los Bomberger también han escrito dos libros. Las campañas de carteles, con las que empezaron, encontraron más resistencia a lo largo de los años al tratar con empresas que ponen carteles pro-aborto (“El aborto es un valor familiar”) pero rechazaban su publicidad provida.

“Dijeron que nuestra campaña es ‘un anuncio de ataque'”, dijo Bomberger de su WhatAbortionReallyIs.com, por mensajes como “El aborto es la paternidad perdida”. Un cartel que decía “El aborto nos pone en peligro” que fue montado con una coalición de pastores negros también ha sido rechazado.

“Eso nos impide hacer lo que empezamos a hacer”, dijo Bomberger.

“Mi creatividad, en lo que a mí respecta, me la ha dado Dios”, dijo Bomberger. “Siempre es una afirmación de la vida, siempre ilumina, siempre es reveladora, esa es nuestra esperanza, que le revelemos algo diferente a alguien. Puede que hayan escuchado el mensaje mil veces, pero por la forma en que lo hemos creado o diseñado, lo ven y sienten de forma diferente”.

“Mi esposa y yo no podríamos hacer el trabajo que hacemos si no creyéramos que todos somos creados a imagen de Dios”.

La Fundación Radiance lleva el nombre de la hija de Ryan y Bethany, Radiance. Los dos se conocieron durante una reunión de planificación de un centro de embarazo -Ryan era el cantante del evento y Bethany trabajaba en el mercado- y Bethany era una madre soltera en ese momento, que tenía su propio embarazo no planificado. La pareja tiene ahora cuatro hijos, dos adoptados, y lo más importante que Bomberger dice que quiere transmitirles es lo que sus propios padres le inculcaron.

“Mis padres son cristianos, y lo más importante que nos enseñaron es a amarnos los unos a los otros, y los vimos llevar eso a cabo no solo en los 13 niños que amaron y cuidaron, sino en la gente que los rodea. Crecí viendo a mis padres servir a los necesitados. Y, por supuesto, nuestra familia también estaba necesitada, no éramos ricos, así que crecí viéndoles derramar amor por la gente”, dijo Bomberger. “Para mis hijos, eso es lo más importante, amarse los unos a los otros y amar a la gente que es difícil de amar, también”.

“Mano a mano, cuando se ama a Dios como lo hicieron mis padres, la salida natural de amar a Dios es amar a la gente”, dijo Bomberger. Puede que no sea fácil en nuestra cultura que ahora parece más propensa a odiar primero que a amar primero, añadió, pero el amor es lo que permite la reconciliación y la comunicación. “La gente es un poco más sensible al amor que al rechazo del odio”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.

Descubra

Esta chica solitaria y acosada recupera su autoestima al asistir a un evento que cambiaría su vida para siempre

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS