Dante Alighieri: Todo sobre el amor

Por ELIZABETH LEV
05 de Junio de 2021
Actualizado: 05 de Junio de 2021

Cuando los Beatles entonaron “Love is all you need” en 1967, acuñaron un himno para la era del “flower power”, pero cuando Dante Alighieri compuso “El amor que mueve el sol y las demás estrellas”, creó el tema musical del Renacimiento y más allá.

En todo el mundo se está celebrando el 700 aniversario de la muerte de Dante Alighieri, el poeta filósofo italiano cuyas primeras cancioncillas amorosas darían paso a un poema épico capaz de unir a una nación fragmentada, inspirar a generaciones de artistas y reflejar una historia humana universal.

Dante Alighieri nació en Florencia, Italia, en 1265 y, como vástago de una casa distinguida, siguió el camino habitual de los jóvenes influyentes medievales: el servicio militar en algunas escaramuzas contra ciudades vecinas, el paso por la Universidad de Bolonia (que entonces sólo tenía un siglo de antigüedad) y la participación en la vida política pública. Pero ni la guerra ni la política atrajeron a Dante; su camino estaba en el arte de la poesía.

Influido por los trovadores cortesanos de Francia y Sicilia, pasó rápidamente de escribir en latín —todavía la lengua oficial de la península italiana— a la lengua vernácula italiana, el dialecto del pueblo. Dante pronto se sintió atraído por un grupo de jóvenes poetas pioneros en un “nuevo y dulce estilo” de verso popular que empleaba un lenguaje accesible, una métrica pegadiza y cantaba al amor, al amor, al amor.

Disfrutó de fama y fortuna hasta que las vicisitudes de la política medieval lo expulsaron de Florencia. Dante pasó los últimos 20 años de su vida en el exilio, dependiendo de benévolos benefactores y experimentando “el amargo sabor del pan ajeno”, hasta que se estableció en Rávena bajo la protección de Guido da Polenta, donde murió en 1321.

Fue durante este turbulento periodo de su vida cuando el poeta errante compuso la “Divina Comedia”, un poema de cien estrofas, llamadas cantos, dividido en tres libros, Inferno, Purgatorio y Paraíso. Desarrolló un sistema de rima llamado “terza rima”, un ritmo musical entrelazado que impulsaba a los lectores a través de un viaje imaginario por los horrores del infierno, los sufrimientos del purgatorio y las alegrías del cielo.

Escrita en lengua vernácula, la obra creó imágenes intemporales a partir de las palabras, elevando el italiano a lengua literaria, al tiempo que forjaba una lengua común para la población díscola de las numerosas ciudades-estado que jalonaban la península. Dante demostró que la belleza de las palabras podía unir a la gente, en lugar de causar dolor y distanciamiento.

La “Divina Comedia”, a pesar de ser una obra maestra de la Edad Media, se inspiró en las antiguas tradiciones literarias mediterráneas de Homero y Virgilio, este último —que escribió célebremente que “el amor lo vence todo”—, como guía para la primera parte del camino de Dante. Sin embargo, mientras que la “Eneida” narraba la historia del pueblo romano y la “Ilíada” la de los estados griegos, el poema de Dante transformaba la propia condición humana en un relato épico, proponiendo un heroísmo existencial que podía transmutarse de una época a otra. Ciertamente, el escaparate de la “Divina Comedia” presenta una buena cantidad de cotilleos medievales de puertas adentro, pero su viaje espiritual resonaría mucho más allá de sus propias fronteras.

Dante, creyente, se movió en una época de fe: sus héroes son santos y su marco cristiano, pero su historia capta el imaginario colectivo. Atrapado en las trampas de sus propias ambiciones y deseos, Dante se describe a sí mismo como solo “en un bosque oscuro, habiendo perdido el camino correcto”.

Paralizado por el miedo, acosado por los demonios personales, el poeta se desnuda de una manera con la que todo ser humano puede identificarse. La salvación de Dante llega a través del amor, no de los escarceos amorosos que cantaba de niño, sino del amor transformador que da sentido y propósito. La “Divina Comedia” es una canción de amor sobre un hombre que aprende a amar más que a sí mismo.

Dante como inspiración

Al igual que Dante pintó cuadros con palabras, los artistas encontraron inspiración en las imágenes evocadas por su poesía. Su terreno más fértil fue Florencia, donde un pueblo arrepentido corrió a abrazar a su hijo rechazado. Los frescos de la capilla reconstruyeron el “Infierno”, mientras que Botticelli volcó su genio en la ilustración de todo el poema. Miguel Ángel Buonarroti no solo se adentró en la poesía y se sabía la “Divina Comedia” de memoria, sino que hizo referencia a la obra varias veces en su obra maestra: “El Juicio Final”.

“El Juicio Final”, 1536-1541, de Miguel Ángel en la Capilla Sixtina. (Dominio público)

Pero, sorprendentemente, mucho después de que las luces se apagaran en el Renacimiento y la Reforma Protestante diera paso a la Ilustración, la obra de Dante continuó fermentando la sociedad secularizada. Francia, fascinada por el “Infierno”, como la mayoría de los neófitos de Dante, se apoderó de la historia romántica del Canto V de Paolo y Francesca, amantes adúlteros muertos en “flagrante delito” y azotados por toda la eternidad por los vientos de su pasión. La evidente simpatía de Dante por la pareja parece atenuar la gravedad de su pecado, que inspiró a los pintores franceses a representar desde el romance del primer beso furtivo hasta dos espíritus ágiles cuyo tormento eterno se representa como un elegante ballet.

En 1855, el grabador Gustave Doré asumió el hercúleo proyecto de ilustrar toda la obra. Al no encontrar un editor, asumió el gasto él mismo. Doré se sintió gratificado no solo por la entusiasta acogida del primer libro, sino por un telegrama de su editor que decía: “¡Éxito! ¡Venga rápido! Soy un burro”. Los 135 dibujos son, al día de hoy, las ilustraciones más reconocibles del poema, donde la pluma del grabador latía al ritmo perfecto de las palabras del poeta. Tallando las escenas del “Infierno” con pesados trazos oscuros, Doré evocó la naturaleza enmarañada y los demonios al acecho. Cuando Farinata degli Uberti emerge del abismo de los herejes en el Canto X, la altiva figura está rodeada de oscuridad, lo que subraya su opción de aislamiento orgulloso.

Dante y Virgilio entran en la ciudad infernal de Dis, donde Farinata Degli Uberti surge de las llamas. Una ilustración xilográfica de Gustave Doré del Canto X de “La Divina Comedia: El Infierno”. (Dominio público)

La luz aumenta en las imágenes del Purgatorio, que parpadea sobre trazos más enérgicos, subrayando el aspecto dinámico de las almas arrepentidas que persiguen una misma meta. Pero el Paraíso de Doré es una maravilla para la vista. Pequeñas líneas se agrupan para formar las exquisitas y etéreas figuras de santos y ángeles. La luz lo impregna todo. Doré capta la fuerza arrebatadora del amor, atrayendo a la contemplación del misterio, un matrimonio armonioso de poesía e imágenes.

Dante y Beatrice mirando al Empíreo, en el Canto XXXI del “Paraíso” de Dante, ilustrado por Gustave Doré. (Dominio público)

Gracias a “El Paraíso Perdido” de Milton, los ingleses conocieron la “Divina Comedia”, y la primera traducción completa del poema se realizó en 1802. A ésta le siguió una traducción de Henry Francis Cary, que sería ilustrada por William Blake, quien produjo 102 ilustraciones en acuarela antes de su muerte en 1827. Las imágenes de Blake destilan vitalidad con un colorido desbordante y figuras ingenuas, pero carecen de la majestuosidad de Doré. El movimiento prerrafaelista también dedicó muchos lienzos al tema, complementando los versos descriptivos de Dante con una profusa imaginería.

“Dante huyendo de las tres bestias”, de William Blake. En 1824, el artista John Linnell encargó a Blake que ilustrara la “Divina Comedia” de Dante. (Dominio público)

Gracias a Henry James Longfellow, Dante desembarcó en el Nuevo Mundo. Longfellow, que pasó muchos años en Europa, había empezado a traducir secciones de la “Divina Comedia” ya en 1839. Su admiración por la obra inspiró su propia obra de 1855, la “Canción de Hiawatha”, el primer poema épico de Estados Unidos. Al igual que Dante había tratado de unificar a los italianos a través de la lengua, Longfellow aspiraba a unir a los nuevos habitantes de Norteamérica y a sus pueblos indígenas componiendo una historia de amor ambientada entre las tribus nativas americanas con la belleza natural como telón de fondo.

“El amor, que en el corazón gentil se aprende rápidamente”, escribió Dante, proponiendo que nadie es inmune al poder del amor. Longfellow trasladó ese espíritu a la naciente literatura de Estados Unidos, además de abrir el acceso a los estudiantes estadounidenses a la lectura de la obra de Dante. Con innumerables traducciones en poesía o en prosa, y representaciones desde grabados hasta animaciones, el poema de Dante revela que, efectivamente, el amor es algo con muchos matices.

Elizabeth Lev es una historiadora del arte nacida en Estados Unidos que enseña, da conferencias y guía en Roma.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS