Davos 2020 muestra la división entre las posturas sobre el cambio climático y la sustentabilidad

Por Emel Akan
27 de Enero de 2020
Actualizado: 29 de Enero de 2020

WASHINGTON—La cumbre económica de Davos de la semana pasada se convirtió en una conferencia sobre el cambio climático, ya que tanto los líderes políticos como los empresariales sintieron una verdadera presión para tomar la crisis en serio en la reunión de este año en la villa alpina.

Sin embargo, la reunión anual terminó con poco consenso sobre la magnitud y la urgencia de la amenaza climática. Las diferencias de opinión sobre cómo salvar el planeta sin perturbar la economía se acentuaron aún más entre las élites empresariales y políticas mundiales.

El 21 de enero, en el primer día del Foro Económico Mundial (FEM) en Davos, Suiza, el presidente Donald Trump lanzó un ataque apenas disimulado contra los activistas climáticos, calificándolos de “profetas de la fatalidad”.

También mencionó las “virtualmente ilimitadas reservas de energía” de Estados Unidos de los combustibles fósiles, gas natural licuado, carbón limpio, energía nuclear y tecnologías de hidratos de gas.

“Mientras que muchos países europeos luchan con los paralizantes costos de la energía, la revolución energética estadounidense les ahorra a las familias estadounidenses 2500 dólares cada año”, señaló, y agregó que Estados Unidos ya no depende de la energía importada “de naciones hostiles”.

Durante su discurso, Trump criticó a los alarmistas climáticos sin nombrar directamente a ninguno de los notables activistas de Davos, incluyendo a la adolescente sueca Greta Thunberg.

Thunberg, una activista de 17 años, que ha alcanzado la fama recientemente, fue una de las asistentes más destacadas en la cumbre de este año.

“Ella me ganó en la revista Time”, expresó Trump, refiriéndose al hecho de que la publicación nombró a Thunberg como “Persona del Año” en 2019. También comentó que le habría “encantado” verla hablar.

Cuando se le preguntó en una conferencia de prensa si todavía pensaba que el cambio climático era un engaño, Trump exclamó: “No, no todo”.

Pero dudaba de la magnitud de la crisis.

“Creo que algunos aspectos de la misma lo son. Creo que algunas personas lo son, lo ponen a un nivel que es, ya sabes, poco realista, hasta un punto en el que no pueden vivir sus vidas”.

“Tenemos que hacer algo con respecto a otros continentes”, mencionó. “Tienes otro continente en el que los gases suben a niveles que no puedes creer, quiero decir, creo que Greta debería centrarse en esos lugares”.

Las empresas rechazan el cambio climático

En Davos, algunos banqueros se resistieron a la idea de que Wall Street tomara la delantera en la lucha contra el cambio climático.

“No quiero ser la punta de la lanza”, declaró Michael Corbat, director ejecutivo de Citigroup, en un panel en Davos. “No queremos ser la persona que dicte los ganadores y los perdedores”.

En un panel aparte, el director general de Goldman Sachs, David Solomon, afirmó que su empresa no dejará de recaudar dinero de una empresa de combustibles fósiles, sino que tratará de “asignar capital a empresas que ayuden a la transición hacia un mundo más neutral en cuanto a las emisiones de carbono”.

Algunos otros ejecutivos también afirmaron que las demandas de los activistas del medio ambiente ignoraban la importancia del crecimiento económico y la necesidad de seguir invirtiendo en combustibles fósiles, según un artículo del Wall Street Journal.

Sin embargo, Larry Fink, director general de BlackRock, el mayor gerente de activos del mundo, destacó en Davos que su compañía puso la sostenibilidad en el centro de su estrategia de inversión.

En una sesión de panel el 23 de enero, el ex vicepresidente de EE.UU. y antiguo activista del clima Al Gore comparó la escala de la crisis con famosas batallas de la historia, señalando que la crisis es “mucho peor” de lo que mucha gente se da cuenta.

Thunberg y otros jóvenes activistas climáticos que asistieron al foro pidieron a los líderes que dejaran de invertir en combustibles tradicionales. Han exigido a todas las empresas, bancos, instituciones y gobiernos que pongan fin de inmediato a las inversiones en curso en la exploración y extracción de combustibles fósiles. También han pedido que se ponga fin a los subsidios y que se despojen completamente de los combustibles fósiles.

En el último día de la cumbre, Thunberg reprendió a la multitud de Davos por no tomar en serio la crisis climática.

“Antes de venir aquí, teníamos algunas demandas para este FEM y, por supuesto, esas demandas fueron completamente ignoradas. No esperábamos nada menos”, declaró a los periodistas el 24 de enero, antes de marchar por las calles de Davos con decenas de jóvenes activistas.

Mnuchin critica a un joven activista

Mientras que Trump adoptó un enfoque indirecto al desafío climático en Davos, el secretario de Hacienda de Estados Unidos, Steven Mnuchin, lanzó un ataque directo contra la joven activista por sus comentarios sobre el cese de todo uso de combustibles fósiles.

“Después de que vaya y estudie economía en la universidad, puede volver y explicarnos eso”, manifestó el 23 de enero durante una sesión informativa para la prensa en Davos.

En respuesta a Mnuchin, Thunberg indicó en Twitter que “no se necesita un título universitario en economía” para entender que los actuales subsidios e inversiones en combustibles fósiles y el presupuesto restante de carbono “no tienen sentido”.

La transición a una red eléctrica estadounidense 100 por ciento renovable costaría hasta 4,5 billones de dólares en los próximos 10 a 20 años, según un informe de la empresa de consultoría e investigación energética Wood Mackenzie. La empresa calcula que se necesitarán unos 1600 gigavatios de nueva capacidad eólica y solar para reemplazar toda la generación de combustibles fósiles en Estados Unidos.

Si bien el cambio climático encabezó la agenda del foro de este año, nadie ha presentado planes para compensar los costos de la descarbonización en aquellos a los que más perjudicará, destacó Philip Stephens, comentarista político principal del Financial Times.

“Estos son los votantes a los que el Sr. Trump estaba hablando en Davos”, escribió el 24 de enero en su columna.

“Una gran franja de votantes miran las políticas verdes a través del mismo prisma que el Sr. Trump, algo que los globalistas ricos infligen a los pobres cuando no están saltando de un continente a otro en sus jets privados”.

Siga a Emel en Twitter: @mlakan

Descubra

Cambio climático: una campaña de desinformación magistral

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS