¿De quién es la Luna?

25 de Noviembre de 2016 Actualizado: 11 de Octubre de 2017

Si usted está en la minería, la energía o el turismo, hay un montón de razones para explorar el espacio. Algunos “pioneros” creen incluso que la supervivencia de la humanidad depende de la colonización de los cuerpos celestes como la Luna y Marte, ambos, convirtiéndose en ejes centrales de nuestro lejano viaje en el cosmos. Vendedores de tierras lunares ya empezaron a hacer ofertas – una parcela de un 1,3 kilómetros puede ser suya por sólo £16.75 (unos 27 dólares).

Más en serio, las grandes corporaciones, empresarios ricos e incluso políticos estadounidenses están mirando a la luna y sus recursos sin explotar. Rusia tiene planes para una colonia tripulada para el 2030 y una empresa japonesa quiere construir un anillo de paneles solares alrededor de la Luna e irradiar energía a la Tierra.

Tenemos que ser claros sobre la validez jurídica de los bienes inmuebles extraterrestres como las mismas ideas que una vez se utilizaron para justificar el colonialismo que está siendo desplegado por los gobiernos y los empresarios galácticos. Sin una regulación adecuada, la Luna corre el riesgo de convertirse en un salvaje oeste extra-planetario.

Para averiguar si las leyes “terrestres” pueden ayudar a decidir quién es dueño de qué en el espacio – o si no se puede poseer nada en absoluto – primero debemos desenredar la soberanía de la propiedad. Ya en el siglo 17, los teóricos de la ley natural, como Hugo Grocio y John Locke argumentaron que los derechos de propiedad existen en virtud de la naturaleza humana, pero solo pueden tener fuerza legal cuando son reconocidos por un gobierno soberano. En el contexto del derecho espacial, la gran pregunta es si la soberanía alcanza el infinito – ¿qué tan alto debe ir para escapar de su país?

Patrimonio común galáctico

Cuando EE.UU. se enfrentó a esta consulta en la década de 1950, se ejerció presión para el reconocimiento del espacio ultraterrestre como un bien común global. La Unión Soviética era difícil de infiltrar para reunir información de inteligencia, por lo que el acceso abierto al espacio exterior soviético era crucial para EE.UU. durante la Guerra Fría. Percibir el espacio exterior como un bien común fue también otra manera de prevenir la soberanía nacional en el espacio. Pero ni la URSS ni EE.UU. estaba dispuesto a luchar la Guerra Fría en otro frente. La Geopolítica dictó la decisión de tratar el espacio exterior como no apropiable.

Este principio se puede encontrar de nuevo en el artículo II del Tratado sobre el espacio exterior de 1967, que prohíbe claramente “la apropiación nacional de reclamar soberanía, métodos de uso u ocupar por cualquier otro medio”. Ha sido ampliamente aceptado: nadie se queja de que los distintos alunizajes o satélites en el espacio han infringido su soberanía.

Sin embargo, los comentaristas legales no están de acuerdo sobre si esta prohibición se aplica también a la apropiación privada. Algunos abogados del espacio han argumentado por el reconocimiento de los derechos de propiedad real en la base de la jurisdicción en lugar de la soberanía territorial.

Los registros históricos de las negociaciones del Tratado del Espacio indican claramente que la gente estaba en contra de las apropiaciones privadas en ese momento, pero una prohibición explícita nunca fue hecha en el artículo II. Se han aprendido lecciones de esta omisión y la prohibición fue mucho más explícita en el acuerdo posterior sobre la Luna en 1979. Sin embargo sólo 16 países firmaron el acuerdo, ninguno de los cuales estuvieron involucrados en la exploración espacial tripulada, dejándola de alguna manera sin sentido como estándar internacional.

En consecuencia, empresarios espaciales, como Dennis Hope de la corporación de la Embajada Lunar, parecen pensar que hay un vacío legal en el artículo II, que permite a los ciudadanos privados reclamar propiedad en la Luna. Sin embargo, la mayoría de los abogados del espacio no están de acuerdo. Señalan que los estados asumen la responsabilidad internacional por las actividades en el espacio, ya sea por empresas nacionales o aventureros privados, y por lo tanto que la misma prohibición se extiende al sector privado.

Así que mientras que la idea de comprar algunos bienes raíces de la luna podría ser divertido, para que estas parcelas sean reconocidas como propiedad es necesario que haya un reconocimiento legal por una autoridad superior, como un Estado-nación. Como a los estados no se les permite reclamar derechos soberanos en el espacio exterior, los bienes raíces inmuebles en la luna y los planetas, con toda probabilidad serán prohibidos.

Comentaristas legales tienen la esperanza de que los estados seguirán siendo leales al tratado y se abstendrán de reconocer o apoyar un reclamo de propiedad privada. Si hay un precedente, este yace en el fondo del océano. En 1974, el gobierno de Estados Unidos se negó a reconocer los derechos exclusivos de explotación minera de Deepsea Ventures, en el fondo marino más allá de los límites de la jurisdicción nacional.

Toma de poder lunar

Pero todos estos argumentos son más bien teóricos. Si simplemente ocupa un lugar y nadie más puede acceder o utilizarlo, no es usted de hecho el dueño? Los abogados llaman a esto la posesión corporativa (possidendi corpus) y representa otro motivo por lo que la escritura de propiedad no puede ser una prueba legal de la propiedad lunar – nadie está físicamente allí. Para poseer algo, tanto la mente como el cuerpo deben participar en el proceso. La intención no es suficiente; la posesión también requiere un acto físico.

La dificultad de establecer físicamente un acto de posesión en la luna debe protegerla de un desarrollo privado, pero parece que la tecnología es más inteligente una vez más que la ley. Al volver a finales de 1990 la firma comercial SpaceDev intentó aterrizar exploradores robóticos en un asteroide para llevar a cabo experimentos y reclamarlo como propiedad privada. Finalmente, el proyecto se quedó sin fondos y fue dejado de lado, pero los defensores de dicha “teleposesión” apuntan a casos de empresas de salvamento que reclaman restos submarinos como propiedad después de explorar con robots. Después de todo, si una sonda submarina con una cámara de televisión fuera todo lo que se requiriera para tomar posesión de un (anterior propiedad terrenal) naufragio, ¿por qué una sonda espacial no debería ser suficiente para tomar posesión de una parcela sin dueño y sin reclamar de bienes raíces celestiales?

Aunque la propiedad legal de la Luna o Marte está prohibida, la apropiación de material es un asunto completamente diferente. Parece que los empresarios podrían reclamar algo así como “los derechos de la empresa” que les permite explorar y explotar los recursos naturales en el espacio exterior.

Me da la sensación incómoda de un déjà vu. ¿No fue la teoría de la propiedad de Locke que justifica la posesión sobre la naturaleza y la tierra vacante y finalmente llevó a la colonización de las Américas?

Esperemos que la comunidad internacional y los estados individuales entren en razón antes de que sea demasiado tarde y lleguen a firmar y ratificar el Acuerdo sobre la Luna que nos pueda dar un poco de esperanza de que podamos evitar otro movimiento adjunto.

Los conflictos recientes sobre Ucrania, el Mar Meridional de China o Siria han planteado hablar de una “nueva era en la geopolítica”. También pueden reavivar la conciencia de que el espacio exterior no debe convertirse en la próxima zona de juegos por conquistar.

Saskia Vermeylen es profesora titular en el Centro para el Medio Ambiente de Lancaster en la Universidad de Lancaster. Ella recibe fondos de los consejos de investigación.

Este vídeo te puede interesar:

TE RECOMENDAMOS