De tanto usar la cama solar estas mujeres terminaron con el rostro cubierto de agujeros y cráteres

Por Anastasia Gubin - La Gran Época
19 de Agosto de 2019 Actualizado: 19 de Agosto de 2019

El rostro de Tawny Willoughby, que en 2015 sensibilizó a una gran cantidad de usuarios en las redes sociales sobre los riesgos de tomar Sol o tenderse en una cama solar en exceso, sigue siendo una de las emblemáticas advertencias para tomar precauciones ahora mismo.

Tawny en ese momento tenía 27 años y lo que ha tenido que pasar desde entonces cambiando continuamente de tratamiento en busca de una cura mágica, lo relata su blog personal.

“Si alguien necesita un poco de motivación para no acostarse en una cama solar y al Sol aquí vamos”, escribió al publicar las fotos de su rostro en 2015, según la Organización Amor sin Límite.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que la incidencia anual de los cánceres de piel tipo no melanoma (basocelulares y espinocelulares) va en aumento y supera los 71.000 nuevos casos cada año,

Cada año se diagnostican en todo el mundo unos tres millones de casos de cáncer de piel no melanoma y unos 132.000 casos de melanoma, de acuerdo a un informe de junio de 2019 de Médicos y Pacientes, quienes aseguran que el 90 por ciento de los casos se puede predecir.

“El cáncer de piel es el único que, si se detecta a tiempo, tiene el cien por cien de posibilidades de curarse, por eso esta campaña y cualquier tipo de prevención y educación son tan importantes”, ha dicho el coordinador nacional de la Campaña Euromelanoma, Agustín Buendía Eisman.

Tawny dijo que tiene la forma más común de cáncer de piel, el carcinoma de células basales (CBC). Ella explica que, como la mayoría de sus amigos, tenía una cama solar artificial en su propia casa en Alabama, y durante la escuela secundaria había usado el dispositivo un promedio de cuatro a cinco veces por semana.

Su primer diagnóstico de cáncer de piel fue a los 21 años, y en los siguientes seis años tuvo cinco veces carcinoma de células basales y una vez carcinoma de células escamosas.

Cuando visitaba cada seis meses o al año su dermatólogo, por lo general le extirpaba un cáncer de piel en cada revisión.

Ella dijo que estaba agradecida por no haber tenido nunca un melanoma, el tipo más grave de cáncer de piel que se puede diseminar a otros órganos del cuerpo.

“Así es como se ve el tratamiento del cáncer de piel”, dijo. “Usa protector solar y consigue un spray bronceador. Sólo tienes una piel y deberías cuidarla. Aprende de los errores de los demás. No deje que el bronceado le impida ver crecer a sus hijos. Ese es mi mayor temor ahora que tengo un niño de dos años”, compartió la mujer.

Mucha gente que vio las imágenes de Tawny comentó que nunca volverían a usar la cama solar e incluso algunas personas de su ciudad dejaron de lado el equipo, escribió Amor Sin Límite.

Un agujero en la nariz

La historia de Tawny se repitió en la enfermera Jade Thrasher, que también tenía una cama solar en su casa y la comenzó a usar desde los 13 años.

Ella dijo que tomó tres sesiones de 20 minutos a la semana durante 11 años presionada por verse con la piel dorada, según The Sun.

En 2014, cuando cumplió 24 años todo cambió. Se dio cuenta de una mancha en la nariz que no dejaba de estallar y no sanaba. Las biopsias mostraron que tenía cáncer.

Su esposo Matthew y su familia estaban aterrorizados de que el cáncer pudiera matarla, reportó The Sun.

Los cirujanos tuvieron que extraerlo y cortar el tejido alrededor por lo que dejaron a Jade con un agujero del tamaño de una moneda de 5 peniques por encima de su fosa nasal derecha.

Los médicos rellenaron su nariz con tejido de su pecho, pero lo ocurrido fue difícil de superar.

“Quiero que los adolescentes vean la foto del agujero en mi nariz para que sepan lo que podría pasar”, dice Jade, que vive en Nashville, Tennessee, según The Sun.

***

A continuación

El lupus la tenía al borde del suicidio, pero tres palabras cambiaron su vida para siempre

[/epoch_video]

TE RECOMENDAMOS