De un humilde refugio a Harvard: joven supera el bullying e inspira a otros a alcanzar sus sueños

Por La Gran Época
23 de Marzo de 2019 Actualizado: 23 de Marzo de 2019

Pasar de no tener hogar a ser estudiante de Harvard puede parecer imposible. Pero para un estudiante, las difíciles circunstancias de su familia lo motivaron a hacer lo mejor que pudo.

Richard Jenkins tiene 18 años y es de Filadelfia. El joven solía ser objeto de burlas cuando era niño porque siempre levantaba la mano en clase para hacerle preguntas al maestro. Los chicos abusivos lo apodaron “Harvard”.

“Era su manera de burlarse de mí, como, ‘Oh, crees que eres tan inteligente'”, le dijo a CNN. Ahora es quien ríe al último, ya que este joven graduado de la escuela secundaria se ha ganado un lugar en Harvard con una beca completa.

Sus años de infancia no estuvieron exentos de estrés, ya que la pobreza los golpeó poco después que su casa familiar fuera embargada. Junto con su madre y sus dos hermanos menores, se quedaron sin hogar durante dos años, habiéndose mudado a Tennessee y luego a Florida antes de regresar a Filadelfia.

Mientras vivía en un refugio con su familia en sexto grado, Richard se sorprendió al pensar que si se dedicaba a sus estudios, su familia podría salir de la pobreza y de la falta de hogar. “Eso fue lo que me hizo pensar que necesitaba perseguir algo”, dijo. “Pase lo que pase, no puedo permitirme pasar por eso nunca más. No puedo permitir que mis hermanos o mi madre pasen por eso cuando sean mayores”.

Su determinación de triunfar se vio impulsada por la difícil situación de su familia.

Richard recordó la vez que le dijo a un amigo que su familia vivía en una mansión porque le daba vergüenza decir lo contrario.

“En el sexto grado, una vez estaba caminando desde la escuela con mi amigo, y él me preguntaba dónde vivía”, dijo a la estación de radio WHYY. “El refugio parecía una casa grande, podría haber sido una mansión. Así que le dije: “Sí, ésa es mi casa”, porque me daba mucha vergüenza decir que vivía en un refugio”.

Dos años más tarde, su salud comenzó a empeorar cuando comenzó a sufrir de migrañas severas y debilitantes. “Había mucha presión para entrar a la escuela secundaria y tener éxito. Y luego mi padre tuvo un ataque al corazón. En el verano del octavo grado se puso muy mal. Me hospitalizaron; me dieron todos los medicamentos que tenían. Pero finalmente fui capaz de luchar y terminar mi trabajo, porque al final del día, eso era lo más importante para mí”, dijo.

Su arduo trabajo se hizo realidad cuando fue aceptado con una beca completa de la junta directiva de Girard College, una escuela secundaria para estudiantes de familias monoparentales. Con todas las notas de sobresaliente, fue nombrado su mejor estudiante de su clase.

Después de aplicar a varias universidades, fue rechazado por Yale pero aún estaba en la lista de espera de la Universidad de Pennsylvania. Harvard también estaba en su lista: “Revisé Yale y me negaron. Proyectándose pensaba: ‘Bueno, Harvard también me va a negar a mí'”, dijo.

Sintiéndose ligeramente derrotado, Richard abrió la pestaña de Harvard en su navegador web y no podía creer lo que veía: un enlace a un vídeo que decía: “Bienvenidos a la clase de 2022”.

“¡Estaba hablando con mi novia, tiré mi teléfono!”, añadió.

Richard planea especializarse en informática: “Quiero crear una Siri más intuitiva”.

Tiene algunas palabras de sabiduría para otros aspirantes a estudiantes: “Mantente concentrado y en el camino correcto. El camino correcto puede ser diferente para mucha gente, pero básicamente hacia dónde quieres trabajar, tienes que concentrarte en eso”.

Mira el video de este inspirador joven:

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

Mira el gran gesto de este niño que regala galletas a recolectores de basura

TE RECOMENDAMOS