DEA recupera un número récord de medicamentos recetados sin usar

Por Bowen Xiao, La Gran Época
09 de Mayo de 2018 Actualizado: 09 de Mayo de 2018

A medida que la crisis de los opiáceos alcanza nuevas alturas, los estadounidenses de todo el país se unen para devolver cantidades récord de píldoras sin usar.

La Administración para el Control de Drogas (DEA) de Estados Unidos, realizó su quinta colecta anual y destruyó cerca de 1 millón de libras (casi 475 toneladas) de medicamentos recetados vencidos, no utilizados y no deseados, que son potencialmente peligrosos, anunció el departamento el 4 de mayo.

La gran cantidad de píldoras recolectadas en cerca de 6.000 sitios en toda la nación, lo convierte en el evento más exitoso en la historia de la DEA y eleva la cantidad total acumulada por el departamento a 9.964.714 libras, o 4.982 toneladas, desde el otoño de 2010.

El presidente Donald Trump también dio su apoyo a la iniciativa.

“Los números del Día Nacional para Recuperación de Drogas de la DEA son otro récord: casi 1 millón de libras de píldoras Rx eliminadas!”, escribió Trump en Twitter. “¡América! Sigamos luchando contra esta epidemia de opiáceos”.

Cada día, más de 115 personas mueren en Estados Unidos por sobredosis de opiáceos, según el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas.

Trump mantiene la lucha contra la epidemia de opiáceos como una de sus principales prioridades. En octubre de 2017, definió a la epidemia como una crisis de salud pública a nivel nacional. Su gobierno dispuso un presupuesto de USD 4,6 mil millones en esfuerzos para combatir el problema, un aumento de USD 3 mil millones.

El 19 de marzo, el Presidente también lanzó una iniciativa para combatir la crisis. Su plan se basa en tres pilares que incluyen programas para reducir la demanda y excesiva prescripción, cortar el suministro de drogas ilegales y ayudar a quienes luchan contra la adicción.

El año pasado, el mismo Trump donó alrededor de USD$ 100.000 de su salario del tercer trimestre al Servicio de Salud y Recursos Humanos (HHS), para ayudar a combatir la epidemia.

“El presidente está personalmente dedicado a derrotar esta crisis porque la adicción afecta a muchos de nosotros”, dijo Eric Hargan, entonces secretario en funciones del HHS, en una conferencia de prensa el año pasado. “Ustedes lo escucharon compartir la historia en su discurso de opioides sobre cómo perdió a su propio hermano en el alcoholismo”.

Los eventos de DEA llamados Días Nacionales para Recuperación de Drogas apuntan a continuar eliminando cantidades cada vez mayores de opiáceos y otros medicamentos recetados de los hogares estadounidenses. Las pastillas que se dejan en los gabinetes caseros son muy susceptibles a un mal uso y abuso.

En 2012, se recetaron 259 millones de recetas de opiáceos, suficientes para dar a cada adulto estadounidense su propio frasco de píldoras, según la Sociedad Estadounidense de Medicina contra las Adicciones.

Memorial “Prescrito hasta la Muerte” en honor a las víctimas de drogas y opiáceos muestra 22.000 rostros de quienes perecieron por esta causa en 2015 (Consejo Nacional de Salud de EE.UU.

Las tasas de abuso de medicamentos recetados en los Estados Unidos es “alarmantemente alta”, según la DEA, así como el número de intoxicaciones accidentales y sobredosis por estas drogas.

“Hoy enfrentamos la peor crisis de drogas en la historia de Estados Unidos, con un estadounidense muriendo por sobredosis cada nueve minutos”, dijo el fiscal general Jeff Sessions, en un comunicado.

“Una crisis sin precedentes como esta exige una respuesta sin precedentes, y es por eso que el presidente Trump ha hecho de este tema una prioridad para esta administración. Los Días Nacionales para Recuperación de Drogas de la DEA son oportunidades importantes para que las personas entreguen drogas no deseadas y potencialmente adictivas sin cuestionamientos”, continuó.

La DEA lanzó por primera vez su programa de recuperación de medicamentos recetados en diciembre de 2009, cuando la Agencia de Protección Ambiental y la Administración de Alimentos y Medicamentos advirtieron al público sobre los riesgos de descargarlos y tirarlos a la basura.

TE RECOMENDAMOS